Enojo

Cómo se entrena Mauricio Macri para el debate: entusiasmo, cruces más “sencillos” y algún efecto sorpresa

Cómo se entrena Mauricio Macri para el debate: entusiasmo, cruces más “sencillos” y algún efecto sorpresa

Consideraciones al margen, Macri es el político argentino que más debates por televisión hizo. Por eso para él, aún peleando de abajo, este escenario de debate sin cruces obligados es mucho más sencillo que los que vivió en otras oportunidades.

Claro que es la primera vez que va a debatir siendo presidente, lo cual tiene una complejidad. Esta vez todos van a intentar increparlo a él, cuando la última vez las mayores criticas eran para Scioli.

“Es otro formato porque no hay minutos libres”, explican a A24.com en el entorno que está asesorando a Macri. Es básicamente el staff que lo acompaña hace años encabezado por Marcos Peña; el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis; su vocero, Iván Pavlovsky; y Jorge Grecco, su secretario de comunicación. A diferencia de otros debates no lo acompañan ni Miguel De Godoy (virtualmente retirado), ni Marcelo Nachón y Federico Suárez hoy a cargo de la comunicación de ciudad y provincia, respectivamente.

“Está tan tabulado todo que es más sencillo. No está tan librado a lo que pueda hacer el otro, podés estar más focalizado en lo que querés decir”, explican sus asesores. Otra variable importante es que al no haber tiempo de debate libre ni interrupciones no se tienen que preocupar por cuánto tiempo habla el candidato. Tampoco puede haber sorpresas de golpes de efectos como pancartas, utilería u otro cotillón.

¿Tiene ganas de ir Macri? “Fue el que implemento que se haga el debate obligatorio, lo impulsó él. ¿Cómo no va a querer ir”, explican en su entorno.

Macri va a llegar a Santa Fe en el avión presidencial el mismo día. No se va a alojar en la ciudad y solo va a estar para el evento.

¿Para qué va a usar su “tiempo extra”? “Es parte del efecto sorpresa”, contestan sus allegados. Dejan entrever que Macri guarda un as bajo la manga.

s