Coronavirus

Gobernadores se preparan para reforzar controles a pedido de Alberto, pero no ven posible una vuelta a la "fase 1"

Trabajan para hacer frente a una "segunda o tercera ola", tal como se refieren a la situación que va escalando en países vecinos como Brasil y Paraguay.
por Nicolás Poggi | 23 de mar de 2021 - 23:31
Alberto Fernández

Alberto Fernández, en videoconferencia por los incendios en la Patagonia. (Foto: archivo) 

Si bien todavía no está claro si habrá un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Alberto Fernández para pedir a las provincias que extremen los cuidados, los gobernadores se preparan para un escenario de mayores controles, en especial en los distritos ubicados en la frontera con los países comprometidos con las nuevas cepas del Covid-19. Eso sí: tienen en claro que no hay margen para reinstaurar puertas adentro una cuarentena de fase 1 como la que se ordenó en marzo del año pasado.

La preocupación entre los gobernadores pasa por mantener domada la fiera de la pandemia. Por eso trabajan para hacer frente a una “segunda o tercera ola”, tal como se refieren a la situación que va escalando en países vecinos como Brasil y Paraguay. No están seguros de que haya un DNU específico de Presidencia, pero de todos modos preparan las condiciones en sus distritos.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se reunió este martes de forma separada con los mandatarios Raúl Jalil (Catamarca) y Ricardo Quintela (La Rioja), mientras Alberto afinaba las medidas para restringir los vuelos desde Brasil. Pero fue el gobernador riojano el que agregó un condimento extra e hizo un pedido abierto para suspender las PASO: “Nos va a distraer de la vacunación y podría provocar un rebrote que no queremos”, alegó en diálogo con radio El Destape. Otra preocupación adicional en las provincias.

Ricardo Quintela, Gobernador de La Rioja
Ricardo Quintela, gobernador de La Rioja, preocupado por una eventual cuarentena (Foto: archivo)

Ricardo Quintela, gobernador de La Rioja, preocupado por una eventual cuarentena (Foto: archivo)

En los cálculos del mandamás del norte, si se mantuvieran las PASO -tal como están oficializadas en el calendario electoral-, el mes que viene tanto el peronismo como la oposición deberían empezar a desempolvar la maquinaria de campaña: el 27 de abril es el cierre del padrón provisorio, el 9 de junio es la fecha límite para inscribir las alianzas y, por último, el 19 de junio es el cierre de listas.

Por eso tanto los gobernadores del Frente de Todos como los de Juntos por el Cambio coinciden en suspender las primarias por única vez. Si bien el Presidente está de acuerdo (el primero que abrió el debate, en su nombre, fue el sanjuanino Sergio Uñac), el oficialismo no hizo hasta ahora demasiados esfuerzos en el Congreso para alcanzar un consenso con la oposición.

La (no) cuarentena que viene

Mientras tanto, en los distritos se trabaja a contrarreloj. “Nos enfocamos en que no exploten los hospitales como pasa en los países vecinos, y con ese objetivo triplicamos la cantidad de terapias intensivas con respirador”, señalaron ante A24.com desde el gobierno de Santa Fe, donde aseguran que una eventual vuelta a la fase 1 “no le serviría a nadie”.

En tanto, en Córdoba -que suele tener una relación tirante con la Casa Rosada- se preparan para acompañar eventuales medidas que proponga la Nación, siempre y cuando no se trate de imposiciones que afecten la paz social y la gobernabilidad. “Hemos sido obedientes y cuidadosos. Fuimos los primeros que abrimos y no tuvimos problemas en retroceder y volver a cerrar”, reseñaron ante este portal cerca del gobernador Juan Schiaretti. “Acatamos muchas cosas y otras no, pero no ha habido confrontación por la pandemia, al contrario”, resaltaron.

Schiaretti.jpg
Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba.

Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba.

Desde el schiarettismo aclararon que la Nación “no puede obligar a las provincias”, por lo que cualquier pedido “será evaluado”. De todos modos, admitieron, “si se baja una línea, ningún distrito va a decir que no”. En todo caso -matizan- habrá que ser cuidadoso con las economías regionales.

En tanto, desde una de las provincias cordilleranas aseguraron a A24.com que si bien la situación está “controlada”, se están tomando medidas para “extremar los cuidados y volver con los mismos mensajes" ante la posibilidad concreta de una segunda ola. Como una canción que se repite.

Menos margen

Hay provincias que, por su situación particular, no tienen la misma holgura para encarar eventuales urgencias. Es el caso de la región patagónica, que atraviesa una coyuntura particularmente compleja. En Tierra del Fuego, que en un momento tuvo la cantidad más alta de contagios cada 100 mil habitantes, están preparando la asistencia después de varios reveses como haber restablecido las clases para volver a suspenderlas por contagios.

Quizás para darle un espaldarazo al gobernador aliado Gustavo Melella, la Casa Rosada prepara una visita de Alberto a la provincia para la vigilia del 2 de abril, día en que se conmemora a los caídos en la Guerra de Malvinas. Según pudo saber A24.com, el equipo de protocolo de Presidencia ya está ajustando los detalles con el gobierno provincial. También podría anunciarse, en esa visita, la extensión de la ley que establece un régimen especial fiscal y aduanero para Tierra del Fuego.

Invierno y elecciones

El cuidado de las economías regionales no es la única variable que el Gobierno tendrá que calibrar: por ser año electoral, cualquier disposición que restrinja actividades (o la circulación misma) traerá un malestar que nadie quiere afrontar antes de ir a las urnas. Al menos ese cálculo está en la cabeza de los gobernadores, aunque saben que “no va a haber una cuarentena como la del año pasado”.

Una preocupación extra es la posibilidad cierta de que el invierno traiga más gripe y, por consiguiente, más contagios, por lo que los hospitales estarán más apremiados. Resuena, sobre todo en las especulaciones del norte, el caso Formosa, que todavía está pagando con descrédito el endurecimiento de sus medidas sanitarias.

Alberto y Gildo.jpg
Alberto Fernández y Gildo Insfrán, gobernador de Formosa. (Foto: captura de pantalla)

Alberto Fernández y Gildo Insfrán, gobernador de Formosa. (Foto: captura de pantalla)

Mientras tanto, la Casa Rosada avanza para obligar a los argentinos que ingresen desde el exterior a que paguen ellos mismos los testeos, como un modo de desalentar la circulación. Como medida complementaria se endurecerán las restricciones para los que ingresen de “zonas calientes” como Brasil. Estas normas se pondrían en práctica desde el próximo fin de semana para impactar especialmente durante el receso de Semana Santa.

A las provincias, en tanto, les pedirán que hagan un "seguimiento exhaustivo" de los ciudadanos que ingresen a su territorio con el positivo de Covid, para que cumplan a rajatabla la cuarentena. ¿Posibilidades de un nuevo confinamiento general? Entre los colaboradores del Gobierno suele repetirse una certeza que se le atribuye al ministro de Economía, Martín Guzmán: “Hay cero opción de volver a una fase 1”.