Elecciones 2021

Guerra total en el radicalismo por la conducción del partido y por la candidatura presidencial de 2023

Gerardo Morales, Martín Lousteau, Facundo Manes y Alfredo Cornejo pelean a tres puntas para intentar liderar el partido centenario y enfrentarse al PRO en las PASO presidenciales 2023.
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
Facundo Manes

Facundo Manes, Gerardo Morales y Martín Lousteau protagonizan la pelea interna en el radicalismo 

Luego del triunfo de Juntos por el Cambio en las PASO de septiembre, se desató una pelea interna en el radicalismo entre las dos alas más importantes, que tendrá como primera batalla en diciembre próximo la pelea por la conducción del comité nacional de la UCR entre el senador Martín Lousteau y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Las dos facciones comenzaron a velar sus armas.

La segunda contienda será por definir al candidato presidencial que presentará la UCR dentro de las PASO de Juntos por el Cambio en 2023. También aparecen allí como potenciales precandidatos Lousteau y el diputado Alfredo Cornejo por un sector. Y del otro lado Morales y el neurocirujano Facundo Manes, que es la esperanza blanca de esa facción.

Algunos dirigentes dicen que Morales propone definir al precandidato radical en una elección interna en 2022 a la vieja usanza partidaria dentro del radicalismo y entre los afiliados para que lo voten. Es decir que sería una interna entre pre-precandidatos, en una suerte previa a las PASO.

“Está decidido que en 2023, habrá un precandidato presidencial radical. Lo que hay que definir es quién y como se elige”, señaló a A24.com una alta fuente de la conducción nacional del partido.

Hoy el radicalismo está dividido en dos grandes alas:

*Una la conforman Lousteau, Emiliano Yacobitti, Enrique Nosiglia, Cornejo y Gustavo Posse, por nombrar a los principales referentes.

*La otra, la encarnan Morales, Gustavo Valdes, gobernador de Corrientes, Ernesto Sanz, Jesús Rodríguez, Mario Negri, Maximiliano Abad y Walter Ceballos, entre otros.

Curiosamente, el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, no se enrola en ninguno de los dos frentes y mantiene una gestión muy valorada en el radicalismo, pero fuera de la interna partidaria.

En marzo último, este último sector impulsó a Abad, legislador bonaerense, como candidato a presidente de la UCR provincial y le ganó a Gustavo Posse, que fue respaldado por el ala Lousteau-Yacobitti-Nosiglia. Fue la primera gran batalla entre ambas facciones radicales en la nueva era de Juntos por el Cambio. Y la ganó el ala de Morales.

El excelente resultado de las listas radicales en las PASO abrió una pelea interna encarnizada por la conducción del partido, alrededor del 10 de diciembre (no hay fecha determinada”. Todas las nóminas del radicalismo, las ganadoras y las perdedoras, sacaron el 46% de los votos dentro del universo de Juntos por el Cambio, según un estudio partidario.

Por eso se abrió la sucesión de Cornejo, actual presidente del comité nacional de la UCR. “Hoy los candidatos a la conducción del radicalismo son Lousteau, por un lado, y Morales, por el otro”, señaló a A24.com una fuente de la conducción del radicalismo. Sin embargo, también podrían postularse Ernesto Sanz o Luis Naidenoff, por el ala de Morales.

En cambio, para las presidenciales de 2023 se mencionan a los siguientes candidatos con distintos niveles de instalación:

*Lousteau y Cornejo por la facción de Yacobitti-Nosiglia. Cualquiera de ellos también podría competir por la Ciudad o la provincia de Mendoza, respectivamente. Todo dependerá de las circunstancias y los candidatos que existan en uno y otro distrito. Si Lousteau tiene complicada la elección de la Ciudad podría intentar la pelea nacional.

*Del otro lado, el principal candidato es Facundo Manes, por la gran elección que hizo en la provincia de Buenos Aires en las PASO. Es la esperanza blanca del ala de Morales. Aunque si no se presenta Manes, es posible que el propio Morales intente competir.

Además, Manes cuenta con fuertes apoyos económicos e internacionales, incluso en los Estados Unidos y en Canadá. Mientras Lousteau, Yacobitti y Nosiglia cerraron una alianza con el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por las listas en la Ciudad (además de muchos cargos porteños que hoy tienen funcionarios cercanos a Lousteau), los radicales más tradicionales se quedaron con la conducción bonaerense con Abad y con el candidato a diputado por la provincia, Manes.

Si juega Manes en las presidenciales, Morales se retiraría, según dicen.

¿Cómo se definiría? Dicen que Morales propuso una elección interna partidaria en 2022 a la vieja usanza partidaria: solo votarían los afiliados o los interesados independientes que previamente se anoten en un padrón para votar solo quien será el candidato radical.

El ganador de esa pelea interna sería el representante de la UCR para competir contra Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Mauricio Macri o Miguel Pichetto, según los precandidatos que surjan en JXC.

s