Peronismo vs. peronismo

Interna entre sindicatos por el decreto que impide la elección de las obras sociales: "Es un negocio para los gremios grandes"

Fuera de la CGT dicen que es una concesión de Alberto ante la falta de respuesta a otras demandas del sector. Críticas a Moroni.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto Fernández

Alberto Fernández, con la CGT. (Foto: archivo)

Si bien para la CGT el polémico decreto que limita por un año los traspasos entre obras sociales "viene a terminar con una práctica espuria y antisindical de los empresarios”, las organizaciones que están fuera de esa órbita descartan el tono épico y advierten que se trata de un “negocio al que sólo acceden los sindicatos grandes”, en una decisión tomada “a medida” de los “Gordos”, como se conoce a los gremios de servicios.

“A los sindicatos de menos de 100 mil afiliados la realidad es que no les mueve el amperímetro”, señalaron desde ese sector ante la consulta de A24.com. Bajo esa perspectiva, el DNU que obligará a los trabajadores a aportar por un año a las obras sociales sindicales sólo reportará dividendos a gremios potentes como camioneros, estatales, construcción, petroleros, comercios y no mucho más.

Carlos Acuña, Alberto Fernández y Héctor Daer
Alberto, con los jefes cegetistas Daer y Acuña. (Foto: archivo)

Alberto, con los jefes cegetistas Daer y Acuña. (Foto: archivo)

Y algo más. En el espectro sindical están también los que ven esta medida como una suerte de “compensación” del Presidente para los gremios ante la falta de respuesta a numerosos pedidos, el último de los cuales fue la vacunación para trabajadores esenciales.

“El descontento con Alberto era muy grande; les prometió muchísimas cosas y ni siquiera les pudo dar vacunas, que era lo que le reclamaban las bases”, señalaron voceros del sindicalismo sobre aquel pedido que viene desde fines del año pasado, tal como había reflejado este portal.

En esa línea, las fuentes consultadas se quejaron de que la “gran mayoría de los trabajadores tuvieron que vacunarse en sus provincias porque La Cámpora nunca cedió al pedido de ningún gremio, con excepción de Camioneros, que es el único que tiene capacidad de presión”.

El malestar en el sindicalismo alcanza además al propio ministro de Trabajo, Claudio Moroni, a quien le reprochan no poder solucionar ninguno de los inconvenientes que presentan los sindicatos. “No por nada fue ahora el único vocero de esta medida”, apuntaron con ironía entre los gremios.

Claudio Moroni.jpg
Claudio Moroni, eje de las críticas. (Foto: archivo)

Claudio Moroni, eje de las críticas. (Foto: archivo)

Por fuera de los contornos de la CGT, los sindicatos sostienen que a los “Gordos”, con el mandamás Héctor Daer a la cabeza, “la única que les queda es seguir apoyando a Alberto, más allá de que no les dé nada, porque desconfían mucho del kirchnerismo, del mismo modo que el kirchnerismo desconfía de ellos”. El detrás de escena de una medida que tendrá consecuencias.

s