La Justicia en busca de un electroshock para el PJ
Layer 1
PJIntervenido

La Justicia en busca de un electroshock para el PJ

No son pocos -ni en la Justicia ni en la política- los que definen la situación del PJ como la de un muerto que necesita ser revivido. Resucitar. Hoy el ala desplazada y los interventores coinciden en un punto: el peronismo necesita renovarse antes de que sea demasiado tarde. Y así miran los días del calendario a la espera de respuestas.

Finalmente, el expediente de intervención partidaria que firmó la jueza María Servini de Cubría ingresó el viernes pasado a la Cámara Nacional Electoral (CNE), que es la que va a tener la última palabra. En el entorno de José Luis Gioja, el jefe desplazado, están confiados. Cerca de Luis Barrionuevo, a la cabeza de la intervención, también dicen tener razón. El resto mira desde afuera.

Antes de que se conozca la decisión de los jueces Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera -en cuyo prestigio se apoya Gioja para abrigar sus esperanzas-, el fiscal electoral Jorge Di Lello va a recibir el expediente para dar su opinión, que no es vinculante pero sí puede incluir “observaciones de legalidad” que deberían ser consideradas.

Aunque no hay plazos definidos, cerca de Gioja esperan que “se resuelva rápido”. “Atento a la endeble resolución de Servini, creemos que el fallo debería ir en el sentido de devolverle el partido a la conducción intervenida”, dicen a A24.com desde el entorno del sanjuanino. Y esperan.

Pero la resolución podría estirarse. Di Lello va a tener la orden este lunes, pero tal vez reciba el expediente varios días después. De todos modos, hay en la Justicia una impresión extendida: “Cuando un juez trata de resolver los problemas políticos de una organización como el peronismo, es como declarar la nulidad de la muerte de una persona y pretender que resucite porque lo mataron mal”. Como el mito de Frankenstein.

Si bien se reconoce en el ambiente que el expediente del PJ tiene “mil incidentes y un pilón de intervenciones” a lo largo de su historia, también son muchos los que tienen claro que “no es la naturaleza del peronismo ser formal”. ¿Esto lo exime de todo? Claramente no. Y por eso el ala de Barrionuevo insiste con la “falta de legitimidad” de la conducción de Gioja.

Hay, también, otra sensación en los actores que se mueven entre la política y la Justicia. “El PJ estaba medio rengo, pero caminaba. La intervención es una cuestión extrema”, razonó ante este portal un operador. Podría ser una señal de lo que va a venir.

También se especula con la fecha en que podría darse a conocer la resolución de la Cámara. Los peronistas removidos quieren que sea un día en que tenga valor para no quedar “tapados” por la agenda. Así de confiados están. El 8 de junio, Gioja va a hacer un congreso partidario en Ferro. La fecha original era el 18 de mayo, pero la cambió. Podría ser por estar seguro de recibir, por esos días, buenas noticias. O podría ser simple casualidad. Como fuera, todos esperan que sea un electroshock.