Coronavirus

Laboratorios Richmond recibió la aprobación desde Rusia para su primer lote de Sputnik V fabricadas en Argentina

Lo anunció el presidente Alberto Fernández en conferencia con Marcelo Figueiras, presidente de la empresa farmacéutica.
El presidente Alberto Fernández durante una conferencia con Marcelo Figueiras

El presidente Alberto Fernández durante una conferencia con Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond.

Laboratorios Richmond obtuvo la aprobación del Instituto Gamaleya de Rusia para su primer lote de vacunas Sputnik V contra el coronavirus fabricadas en Argentina, según anunció este jueves el presidente Alberto Fernández en una videoconferencia con el presidente de la farmacéutica, Marcelo Figueiras.

"Marcelo, felicitaciones, acá tengo la aprobación llegada de Rusia. Ya producimos vacunas en Argentina, te felicito", dijo Fernández al comienzo de la reunión virtual con el empresario.

"Muchas gracias, señor Presidente. Tengo una muy buena noticia para transmitirle que nos llena de orgullo como laboratorio farmacéutico argentino, por las capacidades existentes en nuestro país que nos han permitido completar el proceso final de producción de la vacuna Sputnik componentes 1 y 2 en nuestro laboratorio", respondió Figueiras, quien además informó que hasta hoy se han producido aproximadamente "1.300.000 dosis del componente 1 y 1.010.000 dosis del componente 2".

En ese contexto, Figueiras comunicó que "el Instituto Gamaleya nos dio la aprobación al primer lote industrial fabricado por Laboratorios Richmond para ser usado en nuestro país. Como corresponde, la liberación final la tiene nuestra autoridad sanitaria, para lo cual enviaremos la documentación correspondiente de forma inmediata".

"Este es un primer lote que hicimos, de 140.625 dosis del componente 1 y a la brevedad se irá liberando todo el resto que fuimos fabricando y que se encuentra a disposición del Ministerio de Salud en el operador logístico", agregó.

Por su parte, Fernández dijo que la noticia llegó "en un día triste porque hemos pasado el número de 100.000 fallecidos lamentablemente, y el mejor homenaje que podemos rendirle a ellos es cuidar a los que están, y una forma de cuidarlos es poder seguir haciendo la vacuna en Argentina".

s