Congreso

Ley del etiquetado frontal: la pelea detrás de la normativa que no obtuvo el quórum para tratarse en Diputados

Los referentes del Frente de Todos criticaron a la principal bancada opositora por la decisión de no bajar al recinto para tratar uno de los proyectos.
Ley del etiquetado frontal: tras no conseguir el quórum

Ley del etiquetado frontal: tras no conseguir el quórum, la oposición criticó al oficialismo

Este martes, el Frente de Todos no logró conseguir el quórum necesario para poder debatir y aprobar la ley de Etiquetado Frontal. Con 122 diputados presentes -hacen falta 129 para sesionar-, el oficialismo decidió dar por concluidas las negociaciones con el interbloque de Juntos por el Cambio.

De esta manera, la normativa no obtuvo los votos suficientes para ser tratada, pero también despertó una ola de comentarios entre los legisladores de distintos espacios que deja al descubierto una disputa de fondo.

¿Qué hay detrás de la pelea por la ley del etiquetado frontal?

Este martes fue la primera plenamente presencial desde el inicio de la pandemia y tras las elecciones PASO. El tema principal era la ley de etiquetado frontal de alimentos. Sin embargo, desde el interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, había adelantado su decisión de no dar quórum en la sesión convocada por el oficialismo, por estar en desacuerdo con la forma en que se había realizado esa citación.

Los legisladores pidieron un compromiso para que, dentro de las dos próximas semanas, se comiencen a tratar en comisiones proyectos sobre boleta única, una reforma a la Ley de Alquileres, la emergencia educativa y el Presupuesto 2022, con la presencia del ministro de Economía, Martín Guzmán.

En un comunicado, la oposición expresó: "Queremos que el Congreso funcione plenamente y se traten los temas prioritarios para la sociedad". Sin embargo la propuesta no fue avalada y, mientras dentro del recinto Massa daba por caída la sesión, en el Salón Pasos Perdidos, Negri lamentaba que “el oficialismo no aceptó nada de lo que planteó la oposición en Labor Parlamentaria”.

Por su parte, en el oficialismo consideran que hay un motivo de "lobby empresario" detrás de esto. La diputada nacional del Frente de Todos Cecilia Moreau aseguró que la negativa de algunos diputados de Juntos por el Cambio a tratar la ley de etiquetado frontal de alimentos se debe a que "muchos de ellos que tienen presiones de algunas empresas que creen que van a verse afectadas y terminan conduciéndolos, sobre todo a los diputados del PRO, los grupos empresariales", indicó la legisladora en declaraciones a radio Del Plata.

En coincidencia, el diputado oficialista Leonardo Grosso, señaló: "Hoy hay empresas muy grandes, la de la bebida cola más consumida del planeta, las empresas lácteas, en fin las empresas de alimentos en Argentina son sectores muy concentrados y muy poderosos que están haciendo una presión fuerte para que esta ley no se sancione".

Tras el debate que no obtuvo el quórum suficiente, el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, acusó a la oposición de buscar "hacerlos actuar bajo extorsión". Con críticas a María Eugenia Vidal, les pidió "ser más pacientes" porque "para el 2023 faltan dos años, y eso también es la República".

"Han vuelto a comportarse como siempre fueron cuando le tocó ser gobierno: suprimir a quienes pensaban diferentes, perseguirlos. No soportan la democracia a veces porque esta ley, por ejemplo, lo que hace no es ni siquiera prohibir el azúcar sino poder ser conscientes de qué consumimos, de cómo nos alimentamos", aseveró Kirchner.

Etiquetado con octógonos: ¿qué establece el proyecto de etiquetado frontal?

La ley de Etiquetado Frontal busca incorporar octógonos negros en el frente del producto en caso de nutrientes críticos en alimentos o bebidas. De esta manera, busca regular el etiquetado de los alimentos envasados, al incorporar un esquema de rotulado que advierta cuando un determinado producto tenga exceso de nutrientes críticos en cinco categorías: grasas totales, grasas saturadas, sodio, azúcares y/o calorías.

Según la iniciativa, las bebidas y alimentos procesados deberán llevar octógonos negros de al menos un 5% del tamaño de la cara principal del envase, cuando su composición supere un umbral mínimo en cada uno de estos componentes. Es decir, puede llevar uno o más sellos negros. Con esto se busca que el consumidor reconozca una advertencia sobre las características del producto.

Si bien en la actualidad, el código alimentario regula el rotulado de alimentos, y exige que se incluya la información nutricional, el valor energético y los ingredientes de cada producto, con esta nueva ley se busca incorporar el octógono como advertencia adicional sobre el frente del paquete. Quedan exceptuados de este esquema el azúcar común, los aceites vegetales, los frutos secos y la sal común de mesa.

s