icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

"La política de seguridad de este Gobierno es tapar todo"

La foto en la que Astudillo Castro fue detenido por policías en una ruta el 30 de abril último.

La desaparición de Facundo Astudillo Castro nos remonta a los tiempos más oscuros de nuestro país, donde la violencia la ejerce el Estado a sus ciudadanos con sus brazos armados. Necesitamos que Facundo aparezca, no nos podemos permitir un nuevo Julio López en democracia.

La maldita Policía volvió con todo. Magalí Morales y Franco Maranguello aparecieron sin vida en dos comisarías de San Luis. En Tucumán, Luis Espinoza corrió la misma suerte y apareció muerto en un descampado. Estos son los tres casos que tuvieron más trascendencia, pero no son los únicos y eso es muy preocupante.

Pedí como vicepresidente de la Comisión de Seguridad Interior la comparecencia de la ministra Frederic. Prefirió seguir peleando con Sergio Berni y no asistir al Congreso a dar explicaciones en tiempo oportuno. Se dedicó a negar lo sucedido, a negar la realidad.

Resulta más fácil enojarse con los periodistas que con los propios que hacen las cosas mal. El aumento de la inseguridad es tangible, la gente lo vive a diario.

Liberaron 4 mil delincuentes, muchos de ellos peligrosos asesinos, violadores y narcotraficantes, con la excusa del coronavirus. Y ahora se está viendo el accionar de estos malvivientes. ¿O se pensaba que no iban a salir por miedo a contagiarse?

Sergio Berni salió en defensa del abuelo que asesino a un delincuente en Quilmes. Fue el único del Gobierno que tuvo esa postura, pero no fue sincero, porque aprovechó ese triste episodio para allanar el camino de la reforma judicial y decir que es necesario un cambio en la Justicia.

Todos sabemos que esa reforma de la justicia del Gobierno no es para que la ciudadanía tenga mejor Justicia, es para garantizarle a Cristina Kirchner su impunidad y hacer que al kirchnerismo no se lo pueda investigar más en el seno de las instituciones y la Justicia para adelante.

El kirchnerismo, rápido de reflejos, aprovechó está pandemia para gobernar por decreto cerrando el Congreso, prorrogó la cuarentena todo lo que necesitaban porque no tienen plan; para completar la unidad de autoritarismo, Alberto Fernández firmó un decreto que impone un estado de sitio encubierto, un abuso de poder que viola derechos y libertades contempladas en la Constitución.

Por ello, presenté un proyecto en el Congreso que repudia, rechaza y pide rever esta medida y volver atrás con la misma. Este decreto, manifesté, es inconstitucional, desmesurado e ilegal. La Cámara del Crimen de la Ciudad de Buenos Aires, dos días después de que presentara el citado proyecto, declaró al decreto presidencial inconstitucional.

Necesitamos volver a la normalidad, donde los argentinos puedan salir de sus casas por que el Estado los cuida y mete presos a los delincuentes; donde el que trabaja no tiene que sentirse amenazado por delincuentes que roban en sus viviendas, que roban ganado y queman silobolsas y mafias y patotas sindicales afines al Gobierno.

Hemos retrocedido peligrosamente en materia de seguridad y se ha desmantelado y desguazado el excelente trabajo que había realizado Patricia Bullrich.

La Argentina actual, con niveles de pobreza que son una vergüenza inexplicable, no resiste políticas autoritarias que nieguen la inseguridad creciente y promuevan impunidad y violencia institucional.

Parece que en el país vivimos en el mundo del revés. Se apaña al delito y el narcotráfico y se encierra y quiere castigar con penas de hasta dos años a quienes están en sus casas con familiares o afectos.

De ese modo, el Estado, lejos de ayudar a los ciudadanos, parece ser un Estado del cual hay que cuidarse.

(*) El autor es diputado nacional de Juntos por el Cambio

por Alvaro de Lamadrid (*)
SUBIR

NWS

Ovación

Show

Más Noticias