icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Deuda: la trama secreta del nuevo pacto entre la Casa Rosada y los gobernadores de Juntos por el Cambio

Deuda: la trama secreta del nuevo pacto entre la Casa Rosada y los gobernadores de Juntos por el Cambio
Alberto Fernández con los gobernadores en Salón Blanco, Casa Rosada

Tras frenéticas negociaciones con gobernadores de la oposición (radicales y PRO) y con el presidente Alberto Fernández monitoreando la sesión extraordinaria del Congreso desde Olivos, la Cámara baja dio media sanción (por unanimidad, salvo laizquierda) a la ley que autoriza al Gobierno a renegociar las condiciones de pago de la deuda externa con el FMI y los bonistas privados.

Fernández llega así este jueves a su primer escala de la gira con la que buscará apoyo de las potencias europeas ante el FMI. Antes selló el segundo pacto con los gobernadores de la oposición.

La oposición votó la ley de reestructuración de la deuda. El Gobierno nacional aceptó dar un aval para que todas las provincias también puedan renegociar las suyas con Nación y tomar créditos externos pegadas a la administración central.

Para eso, los opositores lograron imponer a la Casa Rosada la creación por resolución del Congreso de una mesa de trabajo integrada por legisladores, gobernadores y funcionarios nacionales

Dicha mesa de trabajo tendrá como objetivo "propender a la sostenibilidad de la deuda pública provincial, facilitando en particular el acceso de las jurisdicciones locales a mejores condiciones financieras y al endeudamiento con organismos internacionales de crédito y con programas nacionales".

En otras palabras, con esta resolución, el Gobierno nacional discutirá en ese foro los dos planteos que habían hecho llegar los gobernadores opositores: autorización para tomar créditos de Bancos y colocar letras o títulos; y ser incluidos cuando Guzmán salga a los mercados para beneficiarse con sus tasas, siempre menores a las que pueda conseguir cada Provincia.

Massa, el puente

"Fue idea de Sergio generar el ámbito de diálogo desde la primera hora", dijeron a A24.com fuentes del oficialismo sobre las negociaciones entre la Casa Rosada y los gobernadores de Juntos por el Cambio Gerardo Morales (Jujuy); Gustavo Valdés (Corrientes); Rodolfo Suárez (Mendoza) y Horacio Rodríguez Larreta (CABA)

También se sumaron entonces los legisladores de Cambiemos, encabezados por el radical Mario Negri, que terminaron apoyando la aprobación exprés de la "ley de restauración de la sustentabilidad de la deuda pública argentina".

El primer encuentro fue encabezado por Massa en el despacho de la Presidencia de la Cámara baja el martes a la mañana cuando los gobernadores amenazaban con no dar el ok a sus diputados para que apoyen el proyecto del Poder Ejecutivo.

Para terminar de sellar el acuerdo, Máximo Kirchner se acercó ese mismo miércoles a la Casa Rosada, para informar al Presidente de la situación y decidieron hacer una segunda reunión en Diputados.

Massa puso en funcionamiento el Pacto II e invitó al jefe de gabinete, Santiago Cafiero y al ministro del Interior, Wado De Pedro a la mesa de negociaciones.

Por la oposición estuvieron el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; de Corrientes, Gustavo Valdés; de Mendoza, Rodolfo Suárez; el Jefe de Gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta; entre los referentes del Interbloque Juntos por el Cambio, que fueron liderados por Mario Negri (Jefe interbloque Cambiemos-UCR) y los diputados Maxilimiliano Ferraro (CC-ARI) y Alfredo Cornejo (presidente de la UCR nacional).

Un día después, la Cámara de Diputados aprobaba no solo el proyecto de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Externa y el nuevo Consenso Fiscal firmado por el Estado Nacional y las provincias, sino también la resolución para crear la nueva "mesa de trabajo" para resolver en el corto plazo la deuda de las provincias con la Nación.

Con el apoyo opositor, la ley tendrá un trámite exprés en el Senado, con un dictamen de la comisión de Presupuesto el martes 4 y la sanción definitiva el miércoles 5. Un contundente apoyo político que podrá mostrar Alberto Fernández en plena gira por Europa.

El pacto secreto II

En el primer pacto firmado por Fernández con todos los gobernadores del país fue el 17 de diciembre, a una semana de asumir. Acordaron derogar el consenso fiscal de Macri que imponía a las provincias eliminar impuestos y tasas .

En la resolución acordada ayer, los gobernadores radicales y Larreta (PRO) lograron a cambio de apoyar al Gobierno en la renegociación con el FMI, que Fernández acceda a discutir en una nueva comisión parlamentaria -sin decisiones arbitrarias por color político de cada provincia- los plazos de las deudas de las provincias con el Tesoro nacional y la ANSES.

Además, consiguieron la promesa del Gobierno nacional de avalar negociaciones de las provincias para refinanciar los bonos de deuda en moneda extranjera, con un cambio en el proyecto original enviado por Guzmán.

El Gobierno a cambio, impuso que se debata en esa comisión una nueva ley de responsabilidad fiscal - la última se aprobó en 2003 en el marco de las discusiones sobre una futura redistribución de la coparticipación federal.

¿Fin de la grieta?

Paralelamente, como muestra de apoyo a Fernández, el principal gobernador de Cambiemos el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, envió a la Legislatura el "consenso fiscal" que modifica las medidas que habían acordado con la administración de Mauricio Macri.

En el "consenso fiscal" firmado por todos los gobernadores, incluido Rodríguez Larreta, el Gobierno de Alberto Fernández "acordó suspender hasta el 31 de diciembre del año 2020" lo relativo "a la rebaja del Impuesto a los Ingresos Brutos, del Impuesto Inmobiliario y del Impuesto a los Sellos entre otros".

Exultantes, cerca de Massa destacaban ayer que el acuerdo con la oposición vuelve a "jerarquizar a la política y a los gobernadores" y "pone fin a la era de Marcos Peña y Durán Barba que los subestimaban" y abre la puerta a la "unidad para negociar la deuda y darle apoyo político al Gobierno ante las miradas del exterior".

En el oficialismo ponían como ejemplo el cambio de postura de la diputada Elisa Carrió que semanas atrás decía que no iba a votar un cheque en blanco al gobierno peronista. En su discurso en la sesión, terminó pidiendo "la mayor cantidad de votos que se pueda para que esto salga avalado para los que nos ven afuera, vean el mayor apoyo político posible al Gobierno y a las provincias".

La inclusión de la renegociación de las deudas provinciales fue el eje fundamental que posibilitó romper por primera vez la grieta política y mostrar madurez política en una cuestión de Estado: "Para discutir culpabilidades y demás, ya habrá tiempo", chicanean en el oficialismo.

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show