Qué pasó. El peronismo del Senado se desmarcó del Gobierno y presentó su propio proyecto de extinción de dominio para recuperar los bienes de la corrupción. La diferencia principal es que, mientras la norma que tiene media sanción de Diputados se enmarca en el fuero civil, la propuesta del PJ se ubica sólo en el fuero penal y busca dar mayores garantías.

Qué significa. Mientras Cambiemos, con apoyo del Frente Renovador, le dio media sanción al proyecto en junio de 2016 para responder a la demanda de la sociedad, el PJ se abroquela y actúa más “corporativamente”.

Qué dice el nuevo proyecto. Según explicó el senador salteño Rodolfo Urtubey, el punto de partida para la extinción de dominio va a ser la elevación de la causa a juicio. La Procuración del Tesoro va a tener que “probar y requerir al imputado la prueba sobre el origen lícito de los bienes, sin invertir la carga de la prueba”.

Por qué expresaron diferencias con el proyecto del oficialismo. Porque, según el PJ, ponía la ejecución en fiscales del fuero civil comercial, que “ante la mera sospecha podían iniciar una acción de extinción de dominio”, lo que “no se compadece con el sistema de garantías” del país.

Qué dice el radicalismo. La UCR pidió que, luego del debate por la legalización del aborto, se incorpore al temario este proyecto. “Es una herramienta fundamental para que el Estado pueda obtener la titularidad los bienes que provienen de actividades ilícitas”, dijo el ex vicepresidente Julio Cobos. “Pronto a vencer el estado parlamentario del proyecto, resulta prioritario abocarse a su tratamiento”, resaltó Ángel Rozas, jefe del bloque.

Cómo sigue. El bloque del PJ buscará iniciar el debate la semana que viene en un plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Seguridad Interior, con el objetivo de dar dictamen a fin de mes.