Provincia de Buenos Aires

Polémica entre los intendentes de Juntos por el Cambio por cómo encarar la segunda ola (y las elecciones)

El de Mar del Plata no quiere adherir a las nuevas restricciones; el de La Plata pide medidas más duras. En el medio, las candidaturas.
por Diamela Rodríguez | 30 de marzo de 2021 - 18:17
Mauricio Macri

Mauricio Macri, reunido con los intendentes del Grupo Dorrego.

Las medidas de restricción para combatir la segunda ola de coronavirus aisló a Guillermo Montenegro del resto de los intendentes de Juntos por el Cambio. El jefe comunal de Mar del Plata se opuso rotundamente al teletrabajo para los empleados públicos, mientras el resto de los distritos gobernados por opositores apoyaron las sugerencias del Ejecutivo Nacional e, incluso, reforzarán los controles como lo impuso la gestión de Axel Kicillof. De todos modos, una reunión con Mauricio Macri bastó para acordar dos pilares: "mantener la coherencia" discursiva sobre la pandemia y fijar posición sobre las próximas candidaturas a gobernador.

"Quiero aclararles que ninguna oficina municipal va a cerrar", advirtió Montenegro a pocas horas de que el gobierno nacional solicitara el teletrabajo para los empleados públicos. A su entender, "ya todos aprendimos cómo cuidarnos y no tenemos que aflojar" por lo que no consideró necesaria la medida.

Por su actitud, recibió críticas y repudios del Frente de Todos. Uno de los más duros fue Gustavo Barrera de Villa Gesell, quien calificó de "inaceptable" la decisión y envió un fuerte mensaje: "Todos los destinos que privilegiaron el negocio por sobre la salud, terminaron colapsados". Pero los propios tampoco lo apoyaron. Desde el Grupo Dorrego -que integran todos los intendentes de Juntos por el Cambio- nadie salió a bancar a Montenegro.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FBarreraGusOk%2Fstatus%2F1376609810699980801

Según pudo saber A24.com, en Tres de Febrero -distrito de Diego Valenzuela- mantienen algunas oficinas abiertas con personal público pero evitan hablar del ex ministro de Seguridad porteño. Al ser un municipio con menos dificultades epidemiológicas, buscan "reforzar" la difusión y concientización de los cuidados, explicaron.

En Lanús, Néstor Grindetti ordenó ajustar los testeos y "continuar" con el esquema de teletrabajo de los empleados públicos del municipio. "No seguimos el ejemplo de nadie", respondieron a este medio sobre la postura de Montenegro. Lo mismo sucede en San Isidro: Gustavo Posse -preocupado por los resultados de la internas bonaerenses de la UCR- evitó meterse en la polémica.

Embed

El que sorprendió fue Julio Garro. Antes de que la gestión de Kicillof anunciara el cierre de la actividad nocturna entre las 2 am y las 6 am, el jefe comunal de La Plata había reclamado medidas más estrictas: "Una hora prudente (para cerrar) es después de la cena para no golpear al gastronómico, desde las 12 hasta las 6".

Entrevistado por Mauro Viale, protestó: "El empleado municipal no fue a trabajar a la municipalidad La Plata porque hemos adherido al asueto del Presidente, pero hoy a la noche puede ir al Bingo porque está abierto".

pjimage (5).jpg
Mauricio Macri reunido con intendentes de Juntos por el Cambio.

Mauricio Macri reunido con intendentes de Juntos por el Cambio.

El Grupo Dorrego con Macri

"Mantener la coherencia" fue la conclusión a la que llegaron los intendentes de Juntos por el Cambio durante un encuentro con Mauricio Macri, respecto a la llegada de la segunda ola de coronavirus. Además acordaron insistir con el reclamo por el "ritmo lento" de vacunación. El ex presidente volvió a la escena pública al presentar su libro "Primer Tiempo", brindó entrevistas con cuestionamientos al Gobierno y marcó un objetivo: conciliar los halcones y palomas de cara a las legislativas.

El encuentro con Macri le dio fuerza al reclamo que mantiene el Grupo Dorrego: evitar candidaturas a la Gobernación que no tengan identidad bonaerense. Para calmar el malestar por las postulaciones de Diego Santilli y Cristian Ritondo -dos referentes porteños- el ex mandatario se comprometió a "consolidar un proyecto provincial, sostenido en los intendentes".

La estrategia será clara: utilizarán las elecciones legislativas para medir los candidatos que podrán pelear por un lugar para el 2023. "El resultado de esa elección será el sostén de una realidad distinta y mejor para" las presidenciales, detallaron. A cambio, Macri fue con una condición: mantener la unidad.