Anuncio oficial

Por qué Alberto Fernández fue a la fábrica de Toyota y se sacó una foto a bordo de un Honda

Alberto Fernández visitó la fábrica de Toyota pero la cuenta oficial de la Casa Rosada lo mostró a bordo de otro auto japonés. ¿Por qué se subió a autos de otras marcas?
Alberto Fernández fue a la planta de Toyota y se sacó una foto a bordo de un Honda. 

Alberto Fernández fue a la planta de Toyota y se sacó una foto a bordo de un Honda. 

El Presidente Alberto Fernández visitó esta tarde la planta de Toyota en Zárate, durante un evento organizado por ADEFA, la asociación de Fabricantes de Automóviles. Sin embargo, sorprendió que las fotos difundidas por la Casa Rosada tienen al presidente subido a bordo de otro auto japonés, un Honda que no se vende en Argentina.

Según fuentes oficiales, no se trató de un error ni un malentendido, sino que el Honda era uno de los autos que estaba en la fábrica de Toyota, ya que se anunciaba un plan de inversión sobre autos híbridos (los que funcionan con motor naftero y eléctrico). "El mandatario nacional, junto a empresarios del sector automotriz, realizó una recorrida donde pudo conocer una variada gama de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales", explicaron desde la Casa Rosada.

Y como parte del evento había modelos de muchas marcas. De Toyota, de Honda y también Volskwagen, Renault y Ford, todos presentando sus modelos híbridos.

En las redes sociales se comentó el hecho y se especuló con un nuevo error de su equipo de comunicación. Aunque desde el mismo equipo salieron fotos y videos de Alberto Fernández en otros vehículos.

https://twitter.com/alferdezprensa/status/1448073395866935296

A qué auto se subió Alberto Fernández en la planta de Toyota

El presidente fue fotografiado a bordo de un Honda Accord Hybrid, un modelo que no se vende en Argentina pero que llegará seguramente en 2022. Lo curioso es que en otra foto, Alberto Fernández se mostró cerca de un modelo de Volkswagen.

FBhapRTWQAY400O.jpg

Qué es la Ley de Movilidad Sustentable

En la presentación, el ministro Matias Kulfas explicó que el proyecto de Ley de Movilidad Sustentable "es un plan a 20 años que requiere de los consensos necesarios” para que “la Argentina sea una gran plataforma sudamericana y regional de fabricación de vehículos eléctricos y sus baterías y que podamos industrializar en la Argentina las materias primas”.

La propuesta impulsa la creación de un régimen promocional que incluirá beneficios impositivos, nuevas instituciones y financiamiento de largo plazo.

Además, se propone estimular la utilización creciente y sostenida de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales, lo que incrementará el aporte de la Argentina a la lucha global contra el cambio climático.

De aprobarse la norma, para el año 2030 se proyectan inversiones por 5.000 millones de dólares en terminales automotrices, lo que generaría 12.500 puestos de trabajo; por 1.500 millones de dólares en sectores autopartistas, que implicarían la creación de 6.000 empleos, y por 1.800 millones de dólares en el rubro de fabricantes de baterías, con 2.500 puestos de trabajo nuevos.

En ese escenario de inversiones por alrededor de 8.300 millones de dólares, se generarían exportaciones por 5.000 millones de dólares, y se espera obtener un ahorro acumulado de 10.7 millones de toneladas de CO2 equivalente.

s