historias

Prófugo desde hace dos años, reapareció el "loco del mortero" y pidió "tirar abajo a Piñera"

19 de nov de 2019 - 07:48
Prófugo desde hace dos años, reapareció el loco del mortero y pidió tirar abajo a Piñera

Sebastián Romero, el militante del PTSU que está hace casi dos años prófugo de la Justicia por haber disparado un mortero contra las fuerzas de seguridad en las protestas contra la reforma previsional del 2017, reapareció este lunes y pidió un “paro nacional en Chile” para “tirar abajo a Piñera”.

 Embed      

"Saludo la heroica lucha de nuestros hermanos chilenos. Es muy importante que el movimiento obrero se ponga en escena con un gran paro nacional para que, a través de las asambleas, elijan un comité de lucha para llevar adelante nuestros reclamos", señala en un audio publicado en la cuenta de Facebook del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU).

En la misma línea, el hombre que también es conocido como “El loco del mortero”, afirmó: "Lo mismo tienen que hacer en los barrios y en los lugares de estudio y de trabajo. Para que de una vez por todas el pueblo chileno decida qué hacer con el país".

"De la única forma que los trabajadores podemos triunfar y salir de esto es reorganizando, a través de un comité de lucha, un gobierno obrero y popular que gobierne a través de esos comités", continuó.

 Embed      

"No tenemos que tener ninguna confianza en los partidos burgueses tradicionales, ninguna confianza en todas las instituciones de la burguesía, ninguna confianza en una asamblea constituyente". "No tenemos que tener ninguna confianza en los partidos burgueses tradicionales, ninguna confianza en todas las instituciones de la burguesía, ninguna confianza en una asamblea constituyente".

"La única confianza tiene que ser entre los trabajadores, los obreros y el pueblo pobre unidos para que juntos puedan decidir qué hacer con sus vidas", advierte Romero.

El militante de izquierda, que se define como un perseguido político del gobierno de Mauricio Macri, pidió seguir la lucha de los trabajadores como “así lo demostraron los chalecos amarillos en París, las manifestaciones en Madrid por Cataluña, Hong Kong, Nicaragua, Honduras, Ecuador y ahora Chile”.

Por último, sentenció: "Es por eso que de la única forma que van a terminar con Piñera es con un gran paro nacional, organizándose y tirando abajo a Piñera y a todos los que están haciendo nuestras vidas difíciles".