icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Rumbo a octubre: los precios, las vacunas y las clases se miran con lectura electoral

Rumbo a octubre: los precios, las vacunas y las clases se miran con lectura electoral
Alberto Fernández, en la última conversación con Joe Biden (Foto: Presidencia).

Un aire denso de verano invade al gobierno de Alberto Fernández. Decidió convocar para el miércoles próximo a los empresarios y a los sindicatos para comenzar a negociar un acuerdo de precios y salarios con subas de sueldos acotadas.

Pero el titular de la CGT, Héctor Daer, que es oficialista, igualmente mostró los dientes: dijo que no aceptará un techo en las paritarias. Los industriales de la UIA, que dirige Miguel Acevedo, todavía no recibieron el llamado.

Según pudo saber A24.com, el Presidente está desesperado por controlar la inflación porque la suba de precios parece incontenible. Las consultoras estiman una inflación del 4% para enero (alimentos 4,7%) y de 50% anualizada. Pero esa debilidad encierra la herramienta para convencer a los sindicatos de moderar sus expectativas de cara a las paritarias.

"Si no nos ayudan no podremos bajar los precios, perdemos las elecciones en 2021, y en 2023 vuelve el macrismo y eso no nos conviene a ninguno", murmuran los funcionarios en Balcarce 50 como argumento de hierro. Colaboren porque viene el lobo feroz.

El clima con los empresarios no es el mejor. La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, no descartó ayer una suba de retenciones para los productos agropecuarios. Salió a contestarle el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, con un rechazo absoluto.

Otra vez hay ruidos internos en el Gobierno. En las oficinas del ministro de Economía, Martín Guzmán, señalaron que "no está eso en estudio, hay mecanismos más elaborados para impedir el pleno impacto de las subas de los commodities en el precio final de los alimentos a nivel local. Pero habrá que esperar".

En medio de ello, el dólar blue siguió bajando, y tocó los 150 pesos, por debajo del dólar ahorro, del contado con liqui y del MEP, que rondan los 152/153 pesos. Pero por malas razones. Las empresas están extremadamente dolarizadas y para hacer frente a las obligaciones (sueldos, pagos, impuestos) deben vender sus dólares en el mercado paralelo para hacerse de pesos.

Además, el Estado y el gobierno de la Ciudad están pateando pagos de obras públicas y así las empresas no cobran nada, por lo cual hay menos pesos que van al mercado del dólar.

Por otro lado, corrió una brisa de aire fresco anteayer cuando se destrabaron los envíos de las vacunas de AstraZeneca y del Fondo Covax para febrero.

Además, Alberto Fernández recibió una promesa de acelerar el suministro de la vacuna Sputnik V por parte del propio presidente ruso, Vladimir Putin. Aunque por ahora, la orden de Alberto es no hacer más promesas ni pronósticos.

La negociación con el laboratorio Chino Sinopharm sigue trabada porque Alberto Fernández se niega a pagar 20 dólares por dosis en un contrato de 30 millones de vacunas, aunque aceptaría ese precio por una remesa de solo un millón, como anticipó A24.com.

Lo confirmó el propio Ginés González García, ministro de Salud, ante la comisión respectiva en la Cámara de Diputados.

En medio de ello, el Gobierno mira las encuestas, con el objetivo en las elecciones legislativas de octubre próximo, y hay una abrumadora mayoría de ciudadanos que piden a gritos que empiecen las clases para los chicos.

Es por eso que el Presidente lo instruyó al ministro de Educación, Nicolás Trotta, que recorra el país para asegurar el comienzo de clases a nivel federal. Hoy los precios, las vacunas y las clases se miran con lectura electoral.

En cuanto al acuerdo de precios, Alberto Fernández busca moderar las expectativas de ambas partes, los empresarios y los sindicatos. A cada uno se le pedirá que ceda un poco. Pero la CGT ya mostró los dientes y pidió un plan antiinflacionario, antes que limitar las paritarias.

El Gobierno informa que el gran encuentro será el miércoles próximo en la Casa Rosada, pero no hay detalles del lugar, ni de los invitados ni de cuantos serán: estará la CGT, las cámaras empresariales y los formadores de precios.

El esquema del acuerdo no está definido y la CGT quiere escuchar primero la propuesta oficial. También los empresarios. El Gobierno anticipó quiere salarios por encima de la inflación prevista en el presupuesto para 2021, o sea 29%.

Debería superarla en 3 o 4 puntos, según la propia Todesca. Ello es para que los salarios tengan capacidad de consumo y así se reactive la economía.

Un alto jefe de la CGT dijo a A24.com que "por ahora solo queremos escuchar la propuesta del Gobierno, reina la incertidumbre porque pensamos que debe existir algo novedoso y que sea un disparador de la economía productiva". Están pensando en un plan contra la inflación. "No vamos a aceptar poner techo a las paritarias, hay una erosión grande del poder adquisitivo", dijo Daer.

"Hay que revisar las ganancias de los empresarios, no sólo de los formadores de precios, ponerse de acuerdo para bajar la inflación. El salario no puede ser la variable para frenarla", martilló.

Mientras el Presidente se ocupa del bolsillo de los trabajadores y de los empresarios, la vicepresidenta Cristina Kirchner presidió ayer en el Senado otra sesión orientada a consolidar el control institucional del Poder Judicial y de los organismos sensibles del Estado.

Por un lado, la Cámara alta aprobó el pliego de Alejo Ramos Padilla el nuevo juez federal número 1 de La Plata, con competencia electoral, un cargo clave en la organización de los comicios legislativos de agosto y de octubre. Ramos Padilla tiene una inclinación clara a fallar en favor del kirchnerismo.

Por otro lado, modificó el mecanismo de designación de la Administración de Defensa de la Competencia, que se encarga de las fusiones, abusos de posición dominante, adquisiciones y prácticas monopólicas. No será más por concurso como desde 2018 sino por decisión del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Ramos Padilla tuvo 58 objeciones opositoras. Esto se sumó a que el Presidente había firmado el lunes último el decreto de designación de Eduardo Farah como nuevo miembro de la Sala II de la Cámara Federal.

Farah dictaminó la liberación del empresario Cristóbal López y de su socio Fabián De Sousa, hace dos años, en la causa conocida como Oil Combustibles. Y ayer el Presidente envió el pliego al Senado de Roberto Boico, otro kirchnerista, para completar la misma Sala II. Martín Irurzun quedará en minoría.

En la Sala I siguen Mariano Llorens, Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia, pero el kirchnerismo trabaja en el Consejo de la Magistratura para apurar los concursos para su reemplazo, tal como lo dispuso la Corte Suprema el año último.

En el Consejo, el kirchnerismo está a punto de lograr la entronización de Diego Molea como presidente.

Por ahora la reforma judicial está trabada en la Cámara de Diputados, así como la reforma de la ley de Ministerio Público. Sin embargo, Cristina Kirchner apoyaría el nombramiento de Daniel Rafecas como procurador General.

Alberto quiere impulsar la ley del Tribunal Intermedio, para descargarle causas a la Corte, una manera de seguir creando cuerpos afines al poder y afianzar el dominio sobre los tribunales.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show