Entre emojis y en modo selfie, el presidente Mauricio Macri dio una conferencia de prensa vía Instagram. A los pocos días visitó a "Jorge", un jubilado que había recibido la reparación histórica. Tomó mate y lo besó en la frente. Esta semana llegó a la Casa Rosada con el celular en una mano y su hija Antonia en la otra. Filmó su entrada, los saludos de los estudiantes que visitaban el lugar y después se puso a pintar con los niños que estaban ese día.

Para los distraídos estas actitudes del Presidente pueden parecer una coincidencia pero para los bichos de la política hay algo más. ¿Por qué repentinamente Mauricio Macri decidió reflotar una imagen más informal?

Ante la crisis, la batería de medidas gubernamentales no están enfocadas sólo en lo económico o lo social. También hay que reforzar la imagen del presidente ¿Cómo? Una de las estrategias que desarrollaron Marcos Peña y Jaime Durán Barba es mostrar al presidente “más cercano” y menos protocolar y el mejor medio es a través de las redes sociales. Capitalizar los 4,5 millones de seguidores que el presidente tiene en Facebook y los casi 850.000 que levanta en Instagram.

"Sigue la estrategia de 'haciendo lo que hay que hacer' y una estrategia de más cercanía. El Mauricio que hay ahora es muy frío, acartonado. Descuidamos esa cercanía que habíamos logrado. Nos enfocamos en mostrar la gestión antes que en su figura", confió a A24.com una fuente que participa de la elaboración de estas campañas.

-¿En un contexto de crisis no puede tomarse esta cercanía como una tomada de pelo o falta de seriedad?

-Lo cercano no tiene por qué ser lo informal. Lo cercano es mostrar que es una persona igual a vos y a mí. Mostrar que tiene sus hijos, que mira nuestras mismas series (en la conferencia por Instagram aseguró que le gusta Peaky Blinders y Luis Miguel), que juega con el perro. Esas cosas te unen.

Lo cierto es que la imagen presidencial mermó producto del impacto de la crisis económica. Algunas encuestadoras estimaron que la confianza en la figura de Macri cayó entre 20 y 30 puntos en los últimos meses.

"Hay mucha rareza en el ambiente. Mucha gente que nos pega por derecha y por izquierda. Si bien todavía no sabemos cuánto, la percepción que tenemos es que nos va a impactar el año que viene", señaló la fuente.

¿Qué queda por delante? En materia de comunicación, veremos más de este Macri cercano y también vuelven los timbreos que se aprovechan tanto en el contacto directo con el vecino como a través de las redes del partido, el Gobierno y los funcionarios.

La estrategia siempre la elabora Durán Barba con su método: primero recopila información a través de sus consultoras, la procesa y luego arma una consigna que baja al equipo de comunicación para que la adapte.

¿Entran en juego los famosos trolls? Según dijeron en el equipo no tiene sentido armar y mantener un ejército de trolls porque las redes sociales procesan demasiado rápido las cosas. Hablando en criollo, lo que hoy es tendencia, en una hora queda olvidado, siempre y cuando no lo tomen los grandes medios de comunicación. Aunque reconocieron que hay lineamientos que se distribuyen entre los voluntarios y funcionarios para que sepan cómo responder o qué información aportar sobre determinados temas.

En síntesis, el Gobierno busca cubrir todos sus flancos para recuperar la imagen presidencial, aún aquellos más intangibles. El tiempo dirá si la estrategia rindió sus frutos a la hora de decidir en las urnas. Lo cierto es que es difícil remontar un barrilete en una tormenta de granizo.