Fase 1

Vuelta a fase 1: cómo evolucionó el "semáforo sanitario" del país a lo largo del año

En marzo, gran parte del país estaba en situaciones de riesgo bajo o medio. La semana pasada, muchos territorios se pintaron de rojo, sobre todo en el interior.
por Ignacio Ferreiro |
Vuelta a fase 1: cómo evolucionó el semáforo sanitario del país a lo largo del año

Este viernes 21 de mayo vence el último decreto de necesidad y urgencia que definió la estrategia de restricciones y controles para controlar el rebrote de casos de COVID-19. Tras una semana que tuvo doble récord (de contagios y de muertes), Alberto Fernández decidió volver a "fase 1" de restricciones por 9 días para intentar controlar el rebrote de casos.

En las últimas semanas, el mapa se pintó de rojo: 9 de cada 10 argentinos vive en distritos que están en alto riesgo o alarma sanitaria, según los datos oficiales más recientes.

A comienzos de marzo, gran parte de los departamentos y partidos del país estaban en verde o amarillo, según el semáforo de riesgo sanitario.

Embed

Tres semanas después, a principios de abril, todo el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) superó los 500 casos cada 100 mil habitantes en una ventana de 14 días. Con esa cifra el territorio, compuesto por la Ciudad y los 40 partidos del Gran Buenos Aires, cumplió una de las condiciones para estar en alarma epidemiológica.

Embed

Desde entonces, el rebrote de contagios se replicó en el interior del país. Según los datos más recientes, cerca del 48% de los argentinos vive en territorios en estado de alarma epidemiológico, mientras que otro 43% reside en lugares de riesgo alto.

¿Cómo se calcula el índice de riesgo epidemiológico?

Para definir a qué tipo de riesgo está expuesto cada territorio, se combinan dos variables. Por un lado está la razón de crecimiento de casos, que resulta de dividir los casos registrados en los últimos 14 días sobre los casos de los 14 días anteriores. Si el número es mayor a 1, los casos habrán aumentado en la comparación entre quincenas. El Gobierno Nacional dispuso dos límites para ese parámetro: 0,8 y 1,2.

La otra variable es la incidencia de casos en los últimos 14 días, que sirve para entender cuál es la proporción de los contagios de la última quincena en relación al tamaño de la población de cada distrito. Aquí los valores de quiebre son 50, 150, 250 y 500 contagios cada 100 mil habitantes.

Cafiero Miguel Bianco.jpg
Reunión de autoridades del AMBA para definir nuevas restricciones. El 21 de mayo vence el DNU del presidente Alberto Fernández. (Foto: Télam)

Reunión de autoridades del AMBA para definir nuevas restricciones. El 21 de mayo vence el DNU del presidente Alberto Fernández. (Foto: Télam)

A partir de esos dos valores (factor de crecimiento e incidencia de los últimos 14 días) se definen los estados de riesgo epidemiológico de cada localidad, que puede variar entre bajo, medio, alto y zona de alarma. Esta última se da cuando la incidencia supera los 500 casos cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días y la utilización de camas de terapia intensiva debe superar el 80%. Esto para los aglomerados con más de 300 mil habitantes.