Tips para PyMES

Emprendedores: "hacelo o no lo hagas, pero no lo intentes tibiamente"

El 99% de los empresarios que lideran las marcas más exitosas del mundo, si hubieran intentado, hoy no existirían. Intentarlo es sinónimo de tibieza y los emprendedores no pueden quedarse a mitad de camino.
Gonzalo Otalora
por Gonzalo Otalora |
Los emprendedores exitosos tienen convicción

Los emprendedores exitosos tienen convicción, sueños y ganas de cumplir sus metas.

La diferencia entre los emprendedores y los que quieren emprender se explica en una acción: hacer o no hacer.

El peor enemigo de aquellos que buscan una nueva oportunidad para su vida pero no se animan a dar el paso es intententarlo.

¿Por qué está mal intentarlo?

El mundo de los negocios es una montaña rusa de emociones, obstáculos y desafíos. Si uno decide emprender con la ligera convicción de probar a ver que pasa, simplemente está apostando al éxito.

La mayoría de los negocios suelen fracasar antes de dar los resultados que uno espera. Entonces, en la mente de quienes intentan, cualquier resultado diferente a ganar será motivo suficiente para abandonar.

Para emprender hay que tener convicción, deseo, y energía para todos los días empujar, superar los problemas y luchar por los sueños.

Hay que tener una meta y un “hasta cuando seguir luchando”, cuando los resultados son bien diferentes a los que uno planificó.

En esos momentos cuando todo parece derrumbarse, nos sostienen los sueños y las convicciones. Los que intentan abandonan antes de tiempo.

El 99% de los empresarios que lideran las marcas más exitosas del mundo, si hubieran intentado, hoy no existirían.

Cuando uno se plantea que tiene la intención de hacer algo es como decirle al cerebro, probamos a ser chef. Cocinemos un plato, si nos va bien, ponemos un restaurant, si nos va mal, listo, nos dedicamos a otra cosa.

Nada puede salir bien en un emprendimiento con esa falta de compromiso y tibieza.

Decir no, no lo hago, no es el momento, es mejor que intentarlo, es un acto de valentía y convicción.

Si no estás seguro, es preferible no hacerlo. Pero si lo vas a hacer, hacelo con determiación, convicción y un deseo profundo sin importar el resultado.

Emprender es un juego. Equivocarse, volver a intentar y luego de varios intentos, descubrir una fórmula exitosa, para luego, reinventarse tantas veces como sea posible.

Hacelo o no lo hagas, pero no lo intentes. Ya sabes por qué.

-

Últimas Noticias

s