Casos de éxito

En plena pandemia crearon la primera destilería de Mar del Plata y seducen al mundo con un gin argentino

Déborah y Pablo se definen como emprendedores natos. Durante el confinamiento lanzaron su propia empresa que, además de salir a conquistar el mundo, protege el medio ambiente y genera impacto social. Conocé el caso de Kalmar.
Déborah Sabsay

Déborah Sabsay, junto a su esposo, Pablo Apodaca fundaron Kalmar durante la pandemia del Covid-19

En una entrevista con PyMES de A24.com, Déborah Sabsay, socia fundadora de Gin Kalmar, contó la historia de su emprendimiento que surgió durante uno de los peores años de la historia para Argentina y el mundo.

"Tanto mi marido como yo somos emprendedores natos. Él siguió la tradición de destilar iniciada por su bisabuelo vasco y tomó a la actividad como un hobby durante toda su vida", explicó Déborah, al comienzo de la entrevista.

Y remarcó: "Durante la pandemia decidimos convertir ese hobby en un emprendimiento y fue así que nos convertimos en la primera destilería habilitada en Mar del Plata".

"Somos una de las empresas B, que además de buscar un negocio lucrativo queremos lograr un impacto social y ambiental", subrayó Sabsay durante la charla.

"Tomamos nuestra nombre de la ciudad sueca más antigua que existe (Kalmar), con la idea de relacionar el viejo mundo con el nuevo, entendiendo que Gin Kalmar es de Mar del Plata para todo el mundo", detalló Déborah.

"El objetivo es que los proveedores y la maquinaria que utilizamos tengan todos un origen local, estimulando este tipo de producción", comentó.

"Asimismo, trabajamos con una organización social que opera con mujeres en situación de vulnerabilidad. Nosotros generamos oficios y le damos empleos a esta ONG", resaltó Déborah en ese sentido.

Además, respecto al cuidado del medio ambiente, destacó que la empresa tiene una "circulación de agua que funciona con un circuito cerrado para poder reutilizar esa materia prima. Y todas nuestras luces son LED".

"El gin se produce a base de botánicos. La ONG con la que trabajamos se queda con el interior de las naranjas -que sirve para que ellos puedan generar otro emprendimiento- y nosotros utilizamos las cáscaras para nuestra producción", mencionó Sabsay.

"Nuestro propósito es que el producto salga de nuestra fronteras y llegue al mundo, con el símbolo de la ciudad atlántica de Argentina. La idea es exportar a México, Italia y España", señaló la empresaria.

"México nos interesa mucho porque es una plaza donde todo lo argentino es bien visto y el gin es muy bien recibido en general allí", mencionó.

De cara al futuro, Déborah admitió: "tenemos la suerte de que viene en alza el consumo de destilados. En Mar del Plata la cerveza es furor pero se está viendo ahora que el gin está empezando a marcar una tendencia muy fuerte".

"La pandemia ayudó en el concepto de 'hágalo usted mismo'. La gente se acostumbró a este tipo de bebidas", concluyó.

-

Últimas Noticias

s