Tendencias

Gin industria nacional: por qué crece la producción local de esta bebida alcohólica

Según cifras del sector, el consumo creció 30%. Por qué ahora se produce en el país. Cómo es la industria local y que perspectivas tiene. Conocé la historia de estos 3 emprendedores.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
Gin industria nacional: su producción creció a la par del incremento en el consumo de la bebida.

Gin industria nacional: su producción creció a la par del incremento en el consumo de la bebida.

Malaria Gin y su color rosado al mezclarse con tónica. 

Malaria Gin y su color rosado al mezclarse con tónica. 

Gin Magallanes

Gin Magallanes, de Puerto Madryn.

Distilería Moretti y su original Gin&Tonic tirado. 

Distilería Moretti y su original Gin&Tonic tirado. 

En los últimos años, Argentina desarrolló una “nueva industria nacional” centrada en la producción local de gin, la histórica ginebra, bebida alcohólica de origen holandés que consagraron los ingleses.

Como pasó en su momento con la cerveza artesanal, ahora llegó el turno de las destilerías que, en diferentes puntos del país, no paran de crecer y ofrecer un producto variado y de alta calidad. De hecho, algunos ya recibieron premios internacionales.

Pioneros del gin argentino

Si bien el sector ya agrupa a numerosos pequeños artesanos, emprendedores y pymes, entre los pioneros de la nueva movida se encuentran los hermanos Franco y Bruno Moretti, fundadores de la destilería que lleva su apellido.

Oriundos de Río Negro, y sin ninguna experiencia previa, en 2016 sacaron a la venta su primera botella gin producido a nivel local. “Queríamos hacer algo juntos, hasta pensamos en un taller para fabricar instrumentos musicales de madera, pero quizás por la historia familiar, nuestra formación académica o simplemente por las ganas que teníamos de destilar, todo decantó en esto”, cuentan los hermanos para A24.com.

Entonces, montaron una pequeña destilería en un PH de Palermo, con un laboratorio para desarrollo de bebidas. Al principio se volcaron al estudio de una manera tan intensa que “rozaba lo patológico”, confiesan. Con la adquisición del primer alambique (destilador) que compraron por Ebay (en Argentina aún no existía una oferta como la actual), comenzaron a crear sus fórmulas. “Fuimos mejorando metodológicamente y, gracias a la ayuda de amigos sommeliers, enólogos y bartenders, logramos luego de cientos de ensayos, el producto que estábamos buscando: un gin que se jacte de tal, con una alta complejidad y equilibrio aromático”, aseguran.

Destilería Moretti.jpg
Franco y Bruno Moretti, pioneros en la destilación de gin nacional.

Franco y Bruno Moretti, pioneros en la destilación de gin nacional.

En 2020, la venta de Moretti alcanzó unas 30 mil botellas de gin, condicionada por la disponibilidad de insumos producto de la pandemia. Durante 2021, en tanto, con sus 2 productos (Buenos Aires GIN y Caporale Oaked GIN), elaboraron unas 17.000 botellas al mes: “Estamos poniendo a punto nuevos procesos productivos para multiplicar ese número en el corto plazo”, sostienen.

Además, producen Gin&Tonic suelto y, si bien fue variante, llegaron a vender 700 barriles en el mes previo a los nuevos cierres de 2021. “Por lo que vemos en lo que va del año, estimamos que ese número se multiplique entre 5 y 10 veces para el verano 2022”, confían los hermanos.

Desde el sur, con el aval del turismo

Lucas Paolasso trabaja en una metalúrgica y su amigo de toda la vida, Facundo Ursino, es empleado municipal. Los dos viven en Puerto Madryn, donde crearon el Gin Magallanes, un proyecto nacido en la pandemia que tuvo sus primeras ventas recién con la salida del confinamiento más estricto. Desde entonces, no pararon de crecer.

La idea venía dando vueltas hace rato, querían hacer algo juntos, pero se decidieron un día en que iban a surfear. Facundo lo propuso sin vueltas y Lucas acepto de inmediato. El tiempo de encierro al comienzo de la pandemia hizo el resto: compraron su primer alambique, empezaron las pruebas y el desarrollo del producto. Se trata de un “producto noble” y, de todas las bebidas, “el gin cuenta con un proceso más rico y elaborado que permite combinar diversos elementos y obtener productos distintos”, comenta Lucas para A24.com.

Gin Magallanes.jpeg
Desde Puerto Madryn: Facundo Ursino y Lucas Paolasso con su Gin Magallanes nacido en pandemia.

Desde Puerto Madryn: Facundo Ursino y Lucas Paolasso con su Gin Magallanes nacido en pandemia.

Con apenas un año de producción ya piensan en exportar, aunque de momento Puerto Madryn es su principal mercado, donde tuvieron “buen recibimiento de la gente y sobre todo del turismo”. No obstante, con el objetivo de expandir su alcance a todo el país, ya cuentan con distribuidores en Córdoba, Ushuaia, La Plata y Buenos Aires.

Por ahora, dice Lucas, “lo tomamos con calma”, no producen grandes cantidades (hoy están en 800 litros al mes) porque la estructura es pequeña y, además, deben resolver la dificultad de la distancia, “con los costos de transporte y logística que eso supone”.

Las 1600 botellas al mes que destilan les sirven para incrementar el stock de cara al verano, la temporada más alta en cuanto al consumo de la bebida (el pico va de octubre-noviembre a marzo, después se estabiliza la demanda). “Nuestro objetivo es alcanzar los 2 mil litros mensuales y mantenernos en esos niveles”, agrega Lucas, “con un crecimiento lento pero sostenido en el tiempo”.

El gin de Mar del Plata tiene premio

Malaria Gin tiene 4 procesos de destilado, por lo que se ubica dentro de la categoría Premium. Se realiza una maceración de 48 horas y, luego, se le agregan otros componentes de botánicos para su destilación final. Recientemente, en Londres, obtuvo la medalla de plata con 90 puntos sobre 100 en la International Wine and Spirits Competition (IWSC), uno de los eventos más prestigiosos de cata de gin a nivel mundial.

Como fieles consumidores, en su caso, la idea de crear un gin obedeció a su fanatismo por el producto. “Consideramos que era una bebida que se estaba poniéndose de moda en el mundo, con un crecimiento grande en el consumo y como nos gusta beberlo, nos informamos sobre su producción y decidimos llevar adelante el proyecto”, reconoce Facundo Carloni, uno de los 7 fundadores de Malaria Gin. Hoy la marca produce 2.000 litros al mes de, por ahora, su único producto premium, que se vende a todo el país.

Facundo Gin Malaria.jpeg
Facundo Carloni, uno de los fundadores de Malaria Gin. Un Premium con reconocimiento internacional.

Facundo Carloni, uno de los fundadores de Malaria Gin. Un Premium con reconocimiento internacional.

Desde Mar del Plata, en diálogo con A24.com, Carloni asegura que su objetivo es “trabajar para imponer la marca a nivel nacional como puntapié para exportar y competir en diferentes mercados internacionales”.

La manera de lograrlo, explica, “es presentando un gin de calidad Premium, desde los botánicos para producción que son importados de diferentes lugares del mundo, hasta una botella de características únicas que no vimos en ningún mercado”. Es decir, apuntan a una experiencia desde la calidad, con un perfil orientado a lo floral, pero también desde lo visual. Además de la botella, su gin tiene la particularidad de volverse color violáceo al mezclarse con la bebida tónica, mutando a un color rosado.

El futuro del gin nacional

Según explica Lucas Paolasso,“el consumo de gin viene creciendo a nivel mundial y las dificultades en el país para importar generan faltante de marcas internacionales, lo que favoreció el auge de productos hechos en Argentina”.

Y agrega que en los últimos 2 o 3 años se está dando un crecimiento exponencial en la producción de gin a nivel local, algo muy similar a lo que ocurrió con la cerveza artesanal hace un tiempo atrás”.

Lo cierto, asegura Facundo Carloni, es que cada vez se consume más gin nacional y la tendencia indica que seguirá ese camino. “La gente comenzó a consumir gin más que en otros momentos por lo que es un segmento que seguirá creciendo, con nuevos productores y más competencia, porque esto recién empieza”.

Por su parte, los hermanos Moretti aseguran que “en estos últimos 3 años explotó y se aceleró el crecimiento del mercado nacional de producción de gin con mucha oferta”. Si bien la tendencia es global, a partir del aumento en el consumo del gin, específicamente del Gin&Tonic, los Moretti coinciden en que “nos hemos organizado todos los actores del sector, destiladores, comunicadores y bartenders para darle difusión a esta bebida y reforzar el trabajo de los argentinos que apuestan a crear un producto de calidad”, a la altura de los mejores gin internacionales.

Por último, apuestan a seguir trabajando de manera respetuosa y seria para que “no sea sólo un boom, sino una industria que llegó para quedarse en el país”.

s