Informe CEP XXI

La industria creció un 6% respecto de abril de 2019

La actividad productiva, medida en base al consumo de energía, creció un 6% respecto de abril de 2019. Pero mostró una baja en comparación con marzo de 2021.
La recuperación de la industria se vio afectada por los efectos de la segunda ola

La recuperación de la industria se vio afectada por los efectos de la segunda ola, los conflictos portuarios y tareas de mantenimiento en la automotriz Ford.

El último informe de Panorama Productivo elaborado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) indica que en abril el índice de actividad industrial, que toma como insumo el consumo de energía de CAMMESA, aumentó un 6% respecto al mismo mes de 2019, aunque la industria se contrajo un 2,9% mensual desestacionalizado respecto a marzo.

Más allá de la baja mensual de abril, 11 de 16 sectores industriales consumieron más energía que en el promedio de 2019.

Las caídas mensuales contra marzo reportadas por 13 de 16 sectores fueron relativamente moderadas dada la magnitud del rebrote de coronavirus (-3,1% en promedio en esos 13 sectores), con la más profunda en el sector automotriz (-9,3%).

Si bien la industria no tuvo restricciones para operar, las bajas reportadas se deben mayormente a la mayor cantidad de contagios entre el personal (que obligó a suspender turnos en ramas como la siderurgia y la automotriz) y la falta de insumos (por ejemplo, la situación sanitaria generó escasez de oxígeno, material importante en ramas como la siderurgia).

A esto se le sumaron factores no directamente vinculados con la pandemia, como conflictos en el sector portuario (que provocaron falta de insumos en diversas fábricas) y paradas técnicas por mantenimiento en sectores como el automotriz (Ford) y la siderurgia.

En cuanto a los datos de empleo, el informe del CEP XXI refleja que la segunda ola llegó en un momento en el cual, producto de la reactivación económica, el empleo —tanto formal como informal— estaba en vías de recuperación.

En este sentido, el estudio indica que “la importante recuperación del empleo en la construcción, la industria y los servicios profesionales y empresariales (que, juntas, crearon 55 mil empleos desde agosto pasado) se vio limitada por la persistente baja del empleo en ramas como hoteles, restaurantes, transporte y servicios culturales y personales (que, en conjunto, experimentaron una baja de 33,8 mil empleos desde agosto, y de 98,1 mil desde la prepandemia)”.

Otro indicador que sugiere que el impacto de la segunda ola en materia económica está siendo relativamente acotado es el de la movilidad de las personas.

El informe indica que en abril y en lo que va de mayo se observa un aumento de la movilidad en zonas residenciales en todas las provincias, pero en ningún caso —salvo Formosa, que tuvo pocos contagios en 2020 y una fuerte suba en las últimas semanas— se retornó a los niveles del segundo trimestre del año pasado.

En el promedio del país, la movilidad en zonas residenciales se ubicó en valores similares a los de noviembre-diciembre.

-

Últimas Noticias