Diversidad de género

PyMES: cómo transformar la diversidad en el motor de la innovación

A partir del 2020 en las empresas se aceleró el proceso de transformación digital. La tecnología, la IOT, la Big Data y la Inteligencia Artificial están cambiando el futuro. Cómo impactó esto en la brecha de género y de qué manera utilizarlo para prácticas innovadoras.
En las empresas

En las empresas, la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 25%.

La inclusión laboral de cualquier colectivo en situación minoritaria o de vulnerabilidad, requiere la transformación en la cultura, políticas y prácticas de las empresas. Es un proceso que necesita implementarse de forma gradual, programada y con la gestión de la diversidad siendo parte de la estrategia de la empresa.

En una entrevista exclusiva con PyMES de A24.com, Laura Sager, investigadora en la Universidad del Salvador (USAL), se refirió a los cambios que deben sucederse en Argentina para reducir la brecha de género.

Sager explicó que "según datos de la OIT, la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 25%. En puestos directivos, el promedio llega al 13%". Y remarcó que "no es que ganen menos, sino que las mujeres se desempeñan en puestos menos remunerados mientras que los hombres ocupan cargos en sectores mejor pagos".

"También, hay una brecha salarial relacionada con el trabajo a tiempo parcial. Por sus cuidados, las mujeres suelen trabajar menos horas que la mayoría de los hombres", reflejó Sager. Y añadió: "En el mundo académico también pasa esto. Dentro del universo de 66 universidades públicas, contamos con sólo siete rectoras".

Conceptos clave para la diversidad

En otro tramo de la conversación, la especialista se refirió a conceptos como segregación ocupacional vertical y horizontal.

"Los prejuicios están dados al momento de incorporarse a las organizaciones. Las mujeres suelen quedar en los escalones inferiores de las empresas por estereotipos como la posibilidad de ser mamás o tener una larga carrera universitaria", describió.

"También ocurre que en la proyección de su carrera profesional, le cueste y haya un sesgo al subir a los cargos directivos. Esto hace que cuando lo lo logra se rompa el techo de cristal", enfatizó la experta.

Según las cifras analizadas por Sager, "las mujeres se concentran en ciertos sectores de actividad que hacen el grueso de las tareas administrativas. A esto se le denomina trabajos pegajosos".

"Otro gran obstáculo que tienen las mujeres es que solo representan a un 35% de los estudiantes en ciencia, tecnología, ingeniería y matemática", subrayó.

La investigadora de USAL graficó que "las carreras tecnológicas casi no aparecen en el radar de las estudiantes mujeres, que siguen optando por carreras tradicionales como enseñanza, servicios y la industria de cuidados".

"La tecnología y la Big Data está cambiando el futuro. Necesitamos más mujeres programando para construir un mundo más inclusivo. La diversidad es el motor de la innovación y es fundamental para salir de la situación que estamos viviendo", comentó la especialista.

Finalmente, aseguró que "las comunidades de mujeres online fueron un gran recurso de ayuda durante la pandemia, para quienes debieron reducir su jornada laboral ante un aumento de las tareas en sus casas. Sirvió como fuente de consulta y contención".

Se habló de
-

Últimas Noticias

s