Opinión

PYMES: cuál es la arquitectura digital óptima para cumplir nuestra estrategia

Por dónde empezamos. Cuáles son las herramientas que debemos considerar. Cuál es el diagnóstico actual de la tecnología. Las respuestas a preguntas estratégicas.
Incorporar servidores

"Incorporar servidores, sistemas y equipos no asegura ningún cambio", sostiene el autor. (Foto: Shutterstock)

Por Diego Erben (*)

Las herramientas y recursos en una organización deben alinearse a la ESTRATEGIA de la empresa.

La tecnología no es la excepción. Todo lo que podamos invertir en soluciones digitales debe ser para impulsar el negocio y cumplir los objetivos planteados por los dueños y la dirección.

Incorporar servidores, sistemas y equipos no asegura ningún cambio, ni potencia la organización si todo no está debidamente alineado a lo que la empresa necesita en ese momento y construido de forma homogénea.

En el artículo anterior hicimos mención a la importancia de trabajar integralmente en estos 4 aspectos:

  1. Estrategia.
  2. Personas.
  3. Procesos.
  4. Tecnología.

Continuando con esta línea queremos hacer foco en la ARQUITECTURA DIGITAL ÓPTIMA como base digital para cumplir nuestra misión y visión de la organización.

cuadro 1.jpg

Con todo esto podemos hacernos varias preguntas:

  • ¿Por dónde empezamos a armar la arquitectura?
  • ¿Cuáles son las herramientas que debemos considerar?
  • ¿Cuál es el diagnóstico actual de la tecnología?
  • ¿Cuál es el plan de implementación estimado?
  • ¿Quiénes nos pueden ayudar a trabajar este recurso en la empresa?
  • Armando la arquitectura óptima: ¿Será necesario pero no suficiente?

¿Por dónde empezamos a armar la arquitectura digital?

En primer lugar, debemos conocer la caja de herramientas que tenemos a la mano.

El centro de la arquitectura digital es el ERP (Software de gestión integral) en donde vamos a buscar una solución que nos cubra totalmente los procesos de la empresa, en la gestión del negocio, a saber: compras-pagos, ventas-cobranzas, producción, stock, tesorería, contabilidad, impuestos.

Sobre el ERP debemos considerar la capa de otras soluciones que se integran y potencian determinadas áreas como: la venta online con los eCommerce, la explotación de la información con BI, o soluciones para una mejor gestión de los recursos humanos.

Hasta aquí se presentaron todas soluciones a las que las PYMES pueden acceder perfectamente.

Siguiendo las capas de la arquitectura digital empresaria, podemos mencionar la última de ellas que trata sobre las NUEVAS TECNOLOGÍAS. Es posible seleccionar alguna en nuestra arquitectura digital, pero pensando a futuro, por ejemplo, entender que Big Data en salud nos permitiría trabajar con predicciones en base con información pasada, pero que ya se está utilizando para prevenir enfermedades en determinadas patologías.

¿Cuáles son las herramientas que debemos considerar?

Debemos preseleccionar las tecnologías que son adecuadas para el negocio, dejando fuera de análisis las que no apliquen.

Por ejemplo, un sanatorio no debe considerar la capa de e-commerce, ya que es una solución para retail.

De esta forma, basado en el negocio, deberíamos decidir qué herramientas dejar encendidas en nuestro mapa.

cuadro 2.jpg

¿Cuál es el diagnóstico actual de la tecnología?

Deberíamos comparar la arquitectura óptima preseleccionada con las herramientas actuales y establecer cuáles son los puntos que debemos planificar y avanzar.

Por ejemplo, podemos utilizar un ERP que ya no abarque las necesidades del negocio, entonces sería un punto para evaluar, cambiar o mejorar.

En otros temas podemos tener solo planillas en Excel y si ese es el caso, será más fácil entender que debemos incorporar soluciones específicas, como por ejemplo, en tableros de control y recursos humanos.

¿Cuál es el plan de implementación estimado?

Con el diagnóstico podemos armar un plan que inicie desde el ERP y definir prioridades en soluciones que tengan un alto impacto en el negocio.

Deberíamos poder armar un plan general y anual.

¿Quiénes nos pueden ayudar a trabajar este recurso en la empresa?

Será muy importante detectar quién se encuentra en condiciones internamente de liderar este proceso y también la búsqueda de aliados externos para trabajar en equipo.

La empresa debe desarrollar su propio músculo, con colaboradores que puedan entrenarse en gobernar la tecnología. No es necesario que programen, su rol es el de entender las herramientas, las necesidades del negocio y trabajar en implementar los cambios.

Armando la arquitectura óptima, ¿será necesario pero no suficiente?

Seguramente podemos armar el mejor plano, que es un gran paso para tener claro que necesitamos hacer, lo cual sabemos que es necesario pero no suficiente. Armar una arquitectura digital óptima es estratégico para la organización, luego debemos pasar a la acción tal que concretemos los cambios y podamos ir en la dirección que marca la estrategia del negocio.

Incorporar el concepto de MEJORA CONTINUA nos hará flexibles, ágiles e innovadores en un mundo que gira cada vez más rápido para todos nosotros.

(*) Diego Erben es CEO de Infogestión.

Se habló de
-

Últimas Noticias