Terrible decisión

Canceló el casamiento porque su novia casi mata a su perro

El animal debió ser atendido de urgencia. El novio suspendió la boda porque asegura que fue una negligencia de su prometida.
Canceló la boda porque su novia casi mata a su perro

Canceló la boda porque su novia casi mata a su perro

Tiene 28 años, está de novio desde 2018 y hace seis meses se comprometió con su chica. Sin embargo, una actitud -al menos descuidada- por parte de ella hizo que repensara su decisión a días de casarse, publicó The Mirror.

Al desahogarse en la red social Reddit, el joven contó que se dio cuenta de que estaba cometiendo un error después de que su futura esposa casi mata a su perro por "negligencia". Al mismo tiempo, describió que su mascota "es el mejor perro que existe".

“El sábado, mi prometida tuvo su despedida de soltera en casa. Yo me quedé con mis padres pero le dejé al perro porque me gusta tenerlo allí. Sin embargo, me aseguré de decirle que lo pusiera en nuestra habitación una vez que comenzara la fiesta", relató el hombre.

Pero a las 5 de la mañana del domingo, la cosa se complicó, pues su novia lo llamó frenética, asegurando que el animal estaba mal.

Ocurre que demasiado divertidas como para pensar en el perro, la mujer (que tiene 27 años) y sus amigas dejaron alimentos con alcohol y chocolate al alcance de la mascota que, ni lenta ni perezosa, los comió.

"Ella estaba borracha. Le dije que tomara un taxi y que fuera a la clínica veterinaria de emergencia", detalló el joven.

Y sumó: "Cuando llegué, parecía que no había dejado de llorar durante horas y ni siquiera podía hablar. Dos de sus amigas estaban allí, así que me dijeron que mi perro estaba vivo pero no se encontraba bien. Sentí pena por ella durante 10 minutos mientras esperaba al veterinario".

Fue entonces cuando el profesional le comentó al hombre que el animal había ingerido enormes cantidades de alcohol y chocolate, algo que, literalmente, es veneno para ellos.

"Aparentemente, las chicas pensaron que sería genial poner todo en mesas bajas de café, dejar que el perro deambulara en lugar de ponerlo en la habitación y luego emborracharse y no darse cuenta de que el animal se estaba comiendo todo", posteó, enojado, el joven.

En cuanto la pareja puso un pie de nuevo en su vivienda, él le pidió a quien hasta ese momento era su esposa que hiciera las valijas y "salga de su casa y de su vida".

Y sumó: “Le dije que le dijera a sus invitados que la boda se cancela, y yo le diré a los míos. Ella se sorprendió, pero tomó sus cosas y se fue".

Por supuesto, pocas horas más tarde, la familia y amigos de la joven literalmente lo "bombardeó" con mensajes de Whatsapp diciéndole que está loco por hacerle esto después de cuatro años y a poco de contraer matrimonio, publicó el medio.

Rápidamente, estos mensajes se convirtieron en insultos y amenazas. Incluso, y para su sorpresa, hasta su propia familia se puso del lado de la novia. "Bueno, fue un error, no lo hizo a propósito, además, ¡el perro no murió!", opinó su madre.

Sin embargo, la cuestión va más allá del perro. "Ella es negligente e irresponsable y no quiero quedarme y posiblemente ver a nuestro hijo morir en un accidente automovilístico algún día porque estaba enviando mensajes de texto o porque olvidó ponerse el cinturón de seguridad", sostuvo el joven.

"Supongo que me di cuenta de que no quiero pasar mi vida con alguien que tiene un desprecio tan flagrante por la vida humana (o animal)", sostuvo, contundente.

s