¡Increíble! Transportaban la casa que acababan de comprar sobre el mar y casi termina hundida

Durante el traslado de la casa, uno de los botes que la remolcaba sufrió un desperfecto, provocando que el inmueble empezara a hundirse.
¡Increíble! Transportaban la casa que acababan de comprar sobre el mar y casi termina hundida

Las mudanzas suelen ser un verdadero dolor de cabeza, y cuando la que se muda es la casa, y no sus habitantes, la cosa es mucho peor. Kirk Lovell y Daniele Penney, una pareja de Canadá, adquirieron la vivienda de sus sueños para después moverla por aproximadamente un kilómetro sobre el mar hasta su nueva ubicación. Lo que nunca imaginaron es que estuvieron a poco de perderla.

Penney afirmó que, desde que era niña soñó con vivir en esa casa, construida hace más de un siglo en la ciudad de McIvers, en la provincia de Terranova y Labrador. La vivienda cambió varias veces de dueño hasta que, finalmente, fue comprada por la pareja después de que sus antiguos propietarios anunciaran su demolición para construir una nueva en su lugar.

En un principio pensaron trasladarla vía terrestre; sin embargo, debido a sus dimensiones no fue posible, ya que la propiedad no hubiera podido atravesar por los cables eléctricos de la zona. Ante esta dificultad, la pareja decidió que la mejor manera de trasladarla era a través del mar con ayuda de embarcaciones, tal y como se hiciera hace 60 años durante la época del reasentamiento de los habitantes en el área.

image.png

Para trasladar la vivienda por el agua construyeron un marco con ruedas, el cual fue fijado a 28 barriles de plástico y espuma de poliestireno del tipo que suele usarse como material aislante. Una vez sobre la estructura, la casa de dos pisos comenzó a ser remolcada con la ayuda de embarcaciones.

Sin embargo, a la mitad de camino una de las lanchas de remolque sufrió un desperfecto, provocando que la casa perdiera estabilidad y se inclinara para un lado, empezando a hundirse en el mar. “No sé qué fue más devastador, si ver cómo se hundía la casa delante de nuestros ojos o Kirk remando en su bote sin poder hacer nada”, contó Penney.

Afortunadamente, vecinos y testigos que observaban el desplazamiento se apresuraron a prestar ayuda y se sumaron a los esfuerzos para traer la vivienda a flote y llevarla hasta su destino final. Ahora, Penney y Lovell esperan a que su casa se seque antes de comenzar los trabajos de reparación y remodelación.

image.png

Se habló de
s