Terrible

No quisieron servirle en un restaurante por llevar un top muy corto

Según la mujer, el gerente del local le dijo que llevaba un corpiño.
No quisieron servirle en un restaurante por llevar un top muy corto

No quisieron servirle en un restaurante por llevar un top muy corto

Una mujer de 34 años denunció que fue a comer a un restaurante con su hijita y que debió irse porque no querían atenderla a raíz de su vestimenta.

Emma Prince contó, a través de redes sociales, que ocurrió en un local gastronómico tipo pizzería en el Reino Unido durante una de las noches más calurosas del año.

De acuerdo con su relató, llevaba un top y el gerente del comercio la cuestionó porque entendía que se trataba de "un sostén".

Tras una discusión, Emma fue hasta su auto y, a pesar de los más de 30 grados, tuvo que ponerse una camisa para que la dejaran ingresar a la parte al aire libre del local en Wolverton.

Pero el mal momento no terminó ahí porque ella y su hija Penélope, de dos años, esperaron más de una hora por la comida que ordenaron.

Finalmente, la mujer decidió irse ante la falta de atención y por la humillación pública que dijo sentir, informó The Sun.

Tras consdiderar que su ropa era "bastante apropiada", Emma sostuvo: "El gerente dijo que no podía entrar porque solo llevaba puesto un sostén. Le expliqué que era una blusa corta, no ropa interior y que hacía 30 grados afuera".

"Me dijo ’este es un restaurante y es nuestra política’, así que pedí ver la política y el código de vestimenta donde decía que no se permiten blusas cortas", recordó.

Al expresar su queja, remarcó: "Había hombres en el jardín de remera. No podía entender por qué me discriminaban por usar una blusa que mostraba mi estómago. No me parecía justo en absoluto".

Aseguró que hizo su pedido a las 18.20 y a las 19.30 todavía no había llegado. "La gente a mi alrededor estaba recibiendo su comida, pero la nuestra no. Sin dudas, era a propósito", criticó.

Tras el incidente, Emma cuestionó al comercio de forma anónima en su página de Instagram, le solicitó detalles de su código de vestimenta y le respondieron que podía "usar cualquier cosa con la que te sientas cómodo".

Al responderle por el mal momento que pasó, desde el restaurante le dijeron: "Nos gustaría disculparnos por el retraso experimentado con nuestro servicio. Debido al clima , tuvimos un día increíblemente ocupado y nuestro equipo estuvo mucho más ocupado de lo habitual".

image.png

s