icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Los artistas contemporáneos más destacados

Los artistas contemporáneos más destacados
Obra del artista contemporáneo Ai Weiwei

Cuando se habla de artistas contemporáneos son muchas las posibilidades de abordaje. El llamado “mercado del arte”, la reputación, aquellos “mecenas modernos” que en la actualidad hacen posible que alguien viva sólo de sus obras, son asuntos que siguen vivos hoy en día.

Todos estos elementos sin dudas juegan un papel primordial en la creación de los artistas contemporáneos y su contundente establecimiento ante las normas culturales y sociales existentes.

Banksy es un claro ejemplo de ellos. Son muy pocos los datos que se pueden dar con certeza del artista que firma sus obras con este seudónimo. Ni es conocido su nombre real, ni su fecha o lugar de nacimiento. Lo que sí se sabe es que comenzó su actividad como un moderno “graffitero” en la década de los noventa en Bristol (Reino Unido) y que su fama despuntó a nivel nacional e internacional ya en el siglo XXI con sus famosos stencils satíricos anti-sistema que según muchos críticos de arte fueron “populistas”.

La obra del graffitero más famoso del mundo ha pasado de las calles a las galerías y casas de subastas de arte. Tanto con como sin su consentimiento, siempre se trató de creaciones altamente polémicas y controversiales. Su popularidad y éxito comercial han contribuido a un mayor interés por la obra de otros artistas urbanos contemporáneos (calificado por algunos como ‘efecto Banksy’) y a la discusión sobre si el graffiti es arte o vandalismo, que sigue de alguna forma siendo parte de la agenda de arte moderna.

Otro nombre entre los artistas contemporáneos más destacados es el de Ai Weiwei (1957, Pekín). Se trata del artista contemporáneo chino más famoso del mundo, pero aún más famoso por su perfil de activismo social y problemas con la autoridad china.

Y es que Weiwei compagina su actividad como artista conceptual con la crítica pública al gobierno de la República Popular China por corrupción, censura y violación de los derechos humanos, y esto hace un ruido tremendo alrededor de todo el mundo.

Por orden del gobierno chino su estudio en Shanghái fue abruptamente demolido y ha sido arrestado en varias ocasiones por acusaciones diversas. Su popularidad logró estallar del todo cuando en abril de 2011 la familia de Ai Weiwei denunció ante las autoridades su desaparición y distintos medios, organizaciones y profesionales mostraron su cálido y sincero apoyo dando visibilidad al suceso.

Luego de la suma de 81 días más tarde fue liberado bajo fianza por el gobierno, pero tuvo prohibido salir del país. Pese a estas limitaciones, Ai Weiwei permanece muy activo y visible gracias a campañas en las redes sociales y su participación en multitud de exposiciones internacionales.

Otro nombre dentro de la lista de artistas contemporáneos es el de Marina Abramović (1946, Belgrado).

Ella es también conocida como la orgullosa “abuela de la performance”, disciplina artística a la que lleva dedicándose desde principios de los setenta. A lo largo de su trayectoria ha explorado en su obra el rol del artista, su relación con la audiencia, los límites del cuerpo y la mente.

Para describir el sentido del arte de la performance, se puede decir que es aún joven y, aunque mucho menos que en los inicios de la carrera de Abramović, se sigue discutiendo si es realmente arte y si su sitio no son los escenarios en vez de las salas de un museo.

Si ya de por sí la disciplina era polémica, los límites a los que llegó la artista en algunas de sus obras poniendo en peligro su integridad física rayaban con el sensacionalismo.

Otro artista contemporáneo importante es Jeffrey Koons (1955, York, Pennsylvania). Un gran admirador de Salvador Dalí y Andy Warhol, broker en Wall Street, no es de extrañar que fuese el primer artista en contratar los servicios de una agencia de publicidad para promocionarse y hacerse un hueco en el comercio de lujo.

Koons comenzó su carrera de artista contemporáneo como escultor conceptual minimalista exhibiendo reproducciones de series de objetos de carácter doméstico como aspiradoras o pelotas de fútbol.

Pero sus series más conocidas tienden hacia el estilo pop art. Es con las esculturas de versiones lujosas y monumentales de objetos kitsch con los que logró romper el récord al precio más alto pagado por la obra de un artista vivo en el 2013.

Y, como último ejemplo de artistas contemporáneos destacados del mundo, llega el nombre de Damien Hirst (1965, Bristol, Reino Unido).

Él sigue siendo el artista británico más famoso en la actualidad, pero su pico de popularidad y demanda en el mercado fue el periodo entre principios de los noventa y principios del siglo XXI.

Su auge se dio claramente en los años noventa, cuando se convirtió en el miembro más destacado del grupo Young British Artists que cuente actualmente con el respaldo del coleccionista Charles Saatchi (casualmente publicista) quien por aquel momento saltaba al estrellato con cada incorporación que realizaba.

Damien Hirst, entre el arte conceptual y el pop, es sin dudas uno de los iconos de un segmento muy acotado el mercado del arte contemporáneo en la que mandan los coleccionistas por encima de los curadores y críticos más estudiosos.

En esta nota:
SUBIR

Poder

Ovación

Show