La mentirita

Beneficios de pilates en camilla: para qué sirve y cómo se practica

Beneficios de pilates en camilla: para qué sirve y cómo se practica

Cuáles son las ventajas de realizar pilates en camilla como actividad física.

Realizar pilates en camilla es una actividad física que incrementó muchos seguidores en los últimos años. Esto se debe a que es una práctica que combina cuerpo, mente, concentración y resistencia en el margen de una hora.

Como beneficio principal, pilates en camilla propone una combinación de ejercicios que tiene como elemento principal la camilla en sí misma y movimientos que apelan a la fuerza y elongación del cuerpo.

En este sentido, Tamara Di Tella presidenta de Pilates S.A y pionera de la actividad en el país señala que "Al estirar los resortes de las camillas uno hace fuerza y al mismo tiempo se está elongando. La combinación de la elongación con la fuerza es la característica distintiva de Pilates. Esto lo hace particular".

Cómo es la práctica

El nombre de la actividad proviene del alemán Joseph Pilates quien inventó la camilla de trabajo. La misma está compuesta por una estructura de madera con pisos deslizantes, cuerdas, pesas y resortes. Los elementos y la intensidad de la rutina se regulan de acuerdo a cada cuerpo y la resistencia que tiene el mismo.

La camilla permite entrenar el cuerpo con un abordaje integral pensando el organismo y la mente como un todo.

Por ello, mediante las posturas sostenidas en el tiempo, se trabajan todos los músculos del cuerpo localizándolos. De este modo, se corrige la postura y se tonifica el core de manera consecuente.

Para qué sirve

Es importante comprender que pilates no sirve para ganar masa muscular ni para descender de peso. Si esos son los objetivos, además de pilates es necesario complementar el entrenamiento con rutinas aeróbicas o trabajos de carga en el gimnasio.

Como disciplina, trabaja el desarrollo de músculos internos. Por ello, es un método ideal para tratar rehabilitaciones de lesiones musculares, correcciones posturales y tonificaciones específicas.

Beneficios

  • Mejora y corrige la postura: ayuda a evitar posiciones incorrectas propias del sedentarismo y del trabajo de oficina. Los ejercicios que involucran la espalda, el pecho y los hombros mejoran la posición del cuerpo al estar caminando o al sentarse.
  • Al realizar movimientos de estiramiento los músculos se alargan permitiendo que el organismo gane flexibilidad lentamente. Esto trae un beneficio enorme al flujo sanguíneo, mejora el rendimiento físico y reduce el riesgo de sufrir lesiones.
  • Con esta práctica, se trabaja la respiración. Tomar el control de la misma proporciona relajación al cuerpo. Concientizarse respecto a las inhalaciones y exhalaciones mejora la oxigenación en sangre, reduce las pulsaciones y hace que la tensión arterial se regule. El trabajo correcto del metabolismo trae como consecuencia la reducción del estrés.
  • Como consecuencia de la elongación, pilates aumenta y mejora la movilidad de las articulaciones. Con el correr de los años, estas se vuelven rígidas. Por lo cual, mantenerlas activas ayuda a lograr una longevidad motriz mucho mayor que aquellas de las personas sedentarias.
  • Como consecuencia del entrenamiento de la movilidad, pilates sirve para recuperarse de múltiples lesiones. Debido a que elimina el dolor y le brinda un movimiento fluido a la articulación. De este modo, se realizan secuencias que, con constancia, devuelven la tonicidad para volver a practicar ejercicios cotidianos de carga.
  • Es el complemento perfecto, por los puntos comentados anteriormente, para sumar a las actividades tales como el running, natación o el gimnasio para relajar los músculos.

Quién puede hacer pilates

Esta actividad pueden practicarla personas jóvenes, adultos y mayores. En el caso de embarazo, dolencias físicas, postoperatorios, caídas o presentar unas enfermedad crónica es importante consultar con el médico antes de exigirle al organismo un esfuerzo físico.

De igual modo, en el caso de contar con buena salud es imprescindible efectuar el chequeo médico anual que habilita a una persona a poder realizar actividad física. Estos estudios son anuales ya que, de un año a otro, puede surgir alguna patología.

Por donde se inicia

El primer paso es contar con la iniciativa y seguir el impulso. Es importante, si se práctica en el hogar buscar clases que sean acorde al nivel de cada uno y darle tiempo al organismo para que se acostumbre.

En el caso de acudir a un establecimiento, hay que anotarse en las intensidades correspondientes y aprovechar al tutor para despedir las dudas durante la clase y así, hacer el ejercicio correctamente.

Los beneficios del ejercicio y los avances en el entrenamiento dan como resultado que, el alumno, logre una constancia con las prácticas.

Por qué hacer actividad física

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la falta de actividad física es un factor de riesgo considerable para las enfermedades no transmisibles (ENT), como los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y el cáncer. Son muchos los países en los que la actividad física va en descenso. En el ámbito mundial, el 23% de los adultos y el 81% de los adolescentes en edad escolar no se mantienen suficientemente activos.

Por estos motivos, es importante realizar actividad física como pilates de forma regular o con un mínimo de 3 veces por semana para tener buena salud.

s