Niñeces en riesgo

Caso M.: ¿Cuántas niñas y niños están en su misma condición?

La historia de la niña que conmovió a todos vuelve a poner en cuestión qué pasa con los chicos que viven al margen de sus derechos.
por Luciana Arias | por Ignacio Ferreiro | 19 de mar de 2021 - 09:55
Caso M.: ¿Cuántas niñas y niños están en su misma condición?

Vive en la calle junto a su mamá, bajo el puente de Dellepiane y Escalada, una mujer que subsiste con el cartoneo y sufre adicción a las drogas. No va al colegio. El lunes 15 de marzo M., de 7 años, se fue de Villa Lugano con un hombre que su madre había conocido días antes. Él le prometió cambiarle la bicicleta y la mujer accedió a que partieran juntos. Tras la dimensión mediática que tomó el caso se montó un operativo en el que participaron fuerzas nacionales, provinciales y de la Ciudad. Estuvo desaparecida tres días. La encontraron en Luján, junto al hombre.

M. es una nena en peligro constante. Como tantos otros chicos en un país donde, según datos del Indec del primer semestre de 2020, casi 6 de cada 10 niños, niñas y adolescentes son pobres. Y un 15,6% están en la indigencia. Los chicos son el grupo etario más afectado por ambas.

Embed

La Ciudad de Buenos Aires, donde vive M., no escapa a esa realidad. Según el último censo de personas en situación de calle que publicó el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), en julio de 2019, había 871 niños y 40 embarazadas sin techo.

Macarena Sabin Paz coordina el área de Salud Mental de esa institución. “Las idea de ‘niñeces en riesgo’ habla de toda situación que pone al desarrollo psicosocial, físico, cultural, intelectual en riesgo. Porque el desarrollo debe ser integral”, dice a A24.com. ”No solo la pandemia o la situación de calle ponen a les niñes en riesgo. También aquellas en las que sus integridades no están respetadas, están desfavorecidas”.

Chicos situación de calle.png
En el último censo difundido por el CELS se contabilizaron viviendo en las calles de la Ciudad 871 chicos

En el último censo difundido por el CELS se contabilizaron viviendo en las calles de la Ciudad 871 chicos

“En riesgo significa que no tienen presente, que es incierto y, por lo tanto, no hay construcción de futuro”, aporta Omar Giuliani, referente del hogar convivencial para niñas, niños y adolescentes Ruca Hueney e integrante del espacio Niñez y Territorio de CTA. “No tienen acceso a la salud, a la educación, a la felicidad, al juego. Están desposeídos de vida digna”.

Maia y mamá

“La situación en la que vivió M. es sin dudas traumática. Primero por la separación violenta de su madre. Luego por la incertidumbre a la que fue sometida.”, dice Sabin Paz. Durante estos días no faltaron los comentarios que señalaran a la mamá de la nena con cierto recelo. Para la psicóloga, “Los vínculos entre las madres y les niñes tiene que pensarse no desde las capacidades de las madres sino de los apoyos que ellas necesitan para poder maternar con cuidados”. Por eso, un sistema que carga las tintas sobre las madres está lejos de hacer algún aporte. “La pregunta que le sugerimos a la justicia es qué apoyos necesita cada madre para poder maternar con los cuidados que necesitan las infancias.”

Para Giuliani: “Vivimos en una sociedad que está totalmente deshumanizada. Es la única sociedad animal que no cuida a su cachorro, a sus niñeces, a sus hijos e hijas”.

¿Qué pasará con M. de ahora en más, cuando las cámaras de televisión apunten a otro lado? Su historia sigue, sus necesidades también. "Una niña que atravesó una situación así requiere de acompañamiento psicosocial, estatal para promover que esas marcas traumáticas se elaboren. Son centrales los cuidados que pueden o no venir luego".

Chicos en situación de calle CABA.jpg.crdownload.png
Con sus madres o cuidadoras, comen y duermen en las calles del centro. (Foto: Télam)

Con sus madres o cuidadoras, comen y duermen en las calles del centro. (Foto: Télam)

Números que se achican

En diciembre de 2020 la ong ACIJ presentó su informe “Derecho a la vivienda en CABA: baja presupuestaria para el déficit habitacional de la Ciudad”. De él se desprende que, en términos reales, el presupuesto para tal fin se redujo en 17% respecto del año anterior y un 63% respecto del 2017.

Embed

Para 2021 la tendencia a disminuir los montos asignados para hacerle frente al déficit habitacional se reafirmaba. Además, lo destinado a la protección de las personas en situación de calle no contempló "ningún aumento presupuestario para el 2021", dice el informe.

Por su parte, la cantidad familias asistidas por los subsidios habitacionales (Decreto N° 690/2006) "se mantiene fija en 19.600". Eso a pesar de las estimaciones sobre que "esta población aumentó notablemente en el actual contexto de crisis".

Efecto pandemia

Las consecuencias de la situación sanitaria que vinieron de la mano del Covid impactaron más fuerte en los más vulnerables. “Instituciones de contención como la escuela, los jardines, los centros de primera infancia estuvieron cerrados. Con ellos cerraron los comedores, fuentes de alimentación para muches niñes”, dice Luna Miguens, Coordinadora del equipo de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del CELS.

La situación de calle es vulneratoria en sí misma. Si le agregamos un contexto pandémico se requieren esfuerzos adicionales”, agrega Sabin Paz. La pandemia siguió despojando a los chicos de posibilidades. Si están ahí es porque sus padres, su familia ya están aislados. Los ghettos en que las ciudades convierten a sus villas aplica con tanta o más fuerza para quienes duermen en una esquina del centro, en el interior de un cajero de barrio o, como M. y su mamá, debajo de una autopista. Para Giuliani "ellos ya son aislados socialmente, antes de ese aislamiento social que se plantea con la pandemia".

Sin casa

Otro punto respecto de la vivienda es el de los desalojos. A pesar de la vigencia del DNU 320/2020 que los prohíbe hasta el 31 de marzo, “Nunca pararon. Personas que alquilaban habitaciones en hoteles familiares o pensiones, incluso con niños y niñas, fueron desalojados aunque tuvieran problemas para sostener esa renta”, señala Miguens. “Lo mismo pasó con inquilinos de villas y asentamientos. Pasaron a vivir en la calle”.

Chicos pobreza.png

"Esperamos un crecimiento exponencial de la población en situación de calle para el próximo censo que haremos en abril", dice Rosario Fassina de ACIJ (Foto: Télam)

En cuanto al presupuesto, la subejecución -no usar el presupuesto asignado para un determinado fin- es otro triste clásico. Según el informe de ACIJ, al 30 de septiembre de 2020 sólo se había ejecutado el 44.34% de los $8.533 millones de pesos del presupuesto vigente para villas. Para 2021 se destinó a estos barrios un 67.9% menor en relación al presupuesto de 2019.

Según datos del CELS, el mes pasado unos 40 chicos quedaron sin casa tras desalojos en el barrio de La Boca.No existieron políticas ni para prevenir eso ni para dar soluciones de fondo al tema. Porque los subsidios tienen un año y vencen”, agrega.

En abril se hará el tercer censo popular de personas en situación de calle en CABA. Varias organizaciones civiles firmaron un convenio con la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público de Defensa y el Gobierno de la Ciudad en que acordaron la metodología y la forma en que tomarán los datos. "Esperamos un crecimiento exponencial de la población en estas condiciones", dice Rosario Fassina, de ACIJ, una de las ong que volverá a censar junto al CELS. Así sabremos cuántas más M. viven en la ciudad más rica del país.