intrusos

Coronavirus: mini glosario de conceptos básicos para entender a los especialistas

Coronavirus: mini glosario de conceptos básicos para entender a los especialistas

Desde que el coronavirus arribó a la Argentina, una serie de conceptos se agolparon en la conciencia colectiva. Sin embargo, algunos de ellos nunca fueron explicados en profundidad, hasta ahora.

En un documento emitido por el Ministerio de Salud se explican, además de conceptos generales referidos a la medicina, algunas definiciones que utilizan los especialistas a la hora de enfrentar la pandemia.

Desde el nombre del virus que mantiene en vilo al mundo hasta los tipos de testeos, el escrito realiza un amplio abordaje. Aquí los puntos más relevantes:

  • SARS-Cov-2: los coronavirus son una familia de virus, tanto en animales como en humanos, que pueden causar infecciones respiratorias que van desde un resfrío común hasta enfermedades más graves. El SARS-CoV-2, que actualmente se convirtió en pandemia por su propagación en varias regiones del planeta, fue descubierto recientemente y causa la enfermedad por coronavirus COVID-19, la cual fue incorporada al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud.
  • Vigilancia epidemiológica: en cada una de las conferencias de prensa y entrevistas que realizan los funcionarios nacionales se utiliza esta frase. Refiere a una observación sistemática y continua de la frecuencia y distribución del virus y los determinantes de los eventos de salud y sus tendencias en la población. El objetivo es diagramar acciones de salud pública para controlar o disminuir el impacto de enfermedades y riesgos. Estos datos se dividen en semanas epidemiológicas, medida estandarizada internacionalmente, para evaluar la progresión en el tiempo de una patología.
  • Definición de caso: antes de confirmar que una persona padece una enfermedad es necesario tipificarla. Para lograr este cometido se utilizan: criterios clínicos (síntomas y signos más frecuentes de una enfermedad), de laboratorio (análisis) que delimitan el accionar del virus o la bacteria y rasgos epidemiológicos, tales como antecedentes de viajes, contactos interpersonales, ambiente, región, etc. Luego sí puede darse paso a los tipos de casos: el sospechoso (que fue variando a lo largo del tiempo) es aquel que reúne criterios referidos a la enfermedad que impulsa su análisis, en tanto el confirmado es aquel que mediante estudios de laboratorio o rasgos epidemiológicos se ratifica que se trata de un paciente afectado por la patología y en estudio.
  • Curva epidémica: también conocida como curva de contagio, este gráfico se utiliza para visualizar la cantidad de casos de una enfermedad, desde el inicio del brote. Esta curva puede dividirse en: ascendente, que evidencia el crecimiento de epidemia y la velocidad con la que se propaga (asociada al modo de transmisión y a la población susceptible); punto máximo o meseta, momento en el que se llega al nivel más alto de contagios o cuando la cantidad de contagios se mantiene en el tiempo; y descendente, cuando la cantidad de personas afectadas por la enfermedad cae, evidenciando que las medidas instauradas cumplieron su efecto o cuando se logró una inmunidad en la población por iniciativas, fármacos o vacunas.
  • Cuadro clínico de coronavirus: quien fue infectado por el COVID-19 puede padecer síntomas leves, como fiebre y tos, malestar general, dolor de garganta, mucosidad, que pueden estar asociados a síntomas graves como dificultad respiratoria o neumonía. Es por eso que, además, se sumó a los casos sospechosos a las Infecciones Respiratorias Agudas Graves (IRAG), que se refiere a toda "infección respiratoria aguda que presente antecedente de fiebre o fiebre constatada mayor a 38°C, tos, inicio dentro de los últimos 10 (diez) días y que requiera hospitalización.
  • Transmisión: en los diferentes partes emitidos por el Ministerio de Salud se detalló cuál era el tipo de transmisión o contagio que se registró en cada uno de los afectados por el COVID-19. Más allá de los casos importados, donde el paciente se infectó fuera del territorio nacional, existe por contacto estrecho, es decir que se contagiaron al estar en contacto con un infectado confirmado (convivientes, visitas); por transmisión local en conglomerados, relacionados con lugar y un tiempo determinado (barrio, local comercial, oficina, etc); y circulación comunitaria, en este punto ya no existe un lugar o persona (vector) que permita rastrear el origen de la transmisión, por lo cual se estima que el contagio se realizó en la comunidad.
  • Tipos de testeos: estos análisis pueden dividirse en dos. El primero es la prueba de PCR (en inglés Reacción en Cadena de la Polimerasa), que busca la presencia del virus (material genético del SARS-CoV-2) en la muestra. El denominado test rápido, que busca la presencia de anticuerpos en la muestra (la respuesta inmunológica del infectado), por la cual es necesario que se haya desarrollado la enfermedad y que el cuerpo la haya "combatido". Por último está el llamado testeo centinela, en este caso se realizan análisis al azar en comunidades o instituciones para determinar y alertar sobre la presencia y avance de una enfermedad en una zona o región y, de esta manera, trazar la estrategia de acción.
  • Recuperados: conocer la cantidad de personas que se recupera tras una infección es de vital importancia a la hora de conocer la letalidad que tiene enfermedad. Sin embargo, existen dos tipos: alta transitoria y alta definitiva. En el primer caso ya no necesita estar hospitalizado por la mejora en su cuadro clínico, pero que aún debe permanecer aislado porque aún está infectado y puede contagiar. En el segundo caso ya no hay presencia del virus y puede volver a su vida cotidiana,; en el caso del COVID-19 debe contar con dos pruebas de PCR negativas.

A continuación, el documento completo:

 Embed      
s