Ciencia

El Gobierno impulsa la producción de harina de insectos: ¿para qué sirve?

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) visitó las fábricas destinadas a producir la harina de insectos en la provincia de Buenos Aires.
El Gobierno supervisó la producción de harina de insectos: para qué sirve

El Gobierno supervisó la producción de harina de insectos: para qué sirve

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y la presidenta del Senasa, Diana Guillén, visitaron las instalaciones de la biofábrica, radicada en el parque industrial de Balcarce.

¿Para qué sirve la harina de insectos?

Según explicó la agencia de noticias Télam, la harina de insectos es una molienda con proteína premium para la alimentación animal y biofertilizantes, producto de la cría de larvas de la mosca denominada 'Soldado Negra', que son alimentadas con residuos orgánicos de cáscara de papa.

Además, se trata de una materia prima emergente en alimentación animal que por su composición, suele clasificarse como una fuente de aminoácidos esenciales, aunque también puede ser destacada por su contenido en grasa.

Una nueva categoría productiva

El acompañamiento del Senasa a este proyecto incluyó además la creación de una nueva categoría de actividad productiva: la de establecimientos de cría de insectos para consumo, lo cual se concretó con la inscripción de la empresa Procens en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa), que funciona en la órbita de la Dirección Nacional de Sanidad Animal.

harina-insectojpg.jpg

Asimismo, la Dirección Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria trabaja en una normativa que le permita a la empresa obtener una habilitación como establecimiento faenador.

"La idea es tratar a los insectos de la misma manera que lo hacemos con cualquier especie animal destinada a consumo. Por ejemplo, considerar el bienestar animal, es decir, insensibilizar a las larvas antes de su procesamiento", aseguró Ángela González Gentile, coordinadora General de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa.

Una producción más ecológica

Julien Laurençon, cofundador y director general de Procens, aseguró que busca poner su trabajo al servicio del sistema agropecuario y transformar desperdicios alimenticios en nuevos nutrientes para las plantas y los animales, cuidando la sanidad vegetal, animal y de los humanos.

“Para poder desarrollar una nueva industria en el país el Estado debe conocerla y regularla", remarcó el cofundador Franco Nolet, quien enfatizó que "la creación de un marco regulatorio es esencial para el desempeño de este proyecto".

El Senasa reseñó que, iniciada hace menos de una década, la cría de insectos para la alimentación animal es una industria innovadora en crecimiento y la Argentina cuenta con varias ventajas para el desarrollo de este tipo de iniciativas, a saber: tecnologías de los alimentos; acceso a instituciones científicas calificadas; mano de obra y materia prima competitiva; un mercado local potente y canales de exportación desarrollados.

Se habló de
s