Salud

En el Día Mundial de la Hepatitis, el mundo intenta conocer el origen de la enfermedad que afecta a los chicos

Hay más de 450 casos en todo el mundo y el número sigue creciendo. Las principales hipótesis que manejan los científicos.
En el Día Mundial de la Hepatitis

En el Día Mundial de la Hepatitis, el mundo intenta conocer el origen de la enfermedad que afecta a los chicos. (Télam)

La creciente cantidad de casos de hepatitis aguda (más de 450 en todo el mundo) que afecta en mayor parte a menores de 5 años ha impulsado una búsqueda a nivel global de las causas que generan esta enfermedad.

Este jueves 19 de mayo es el Día Mundial de la Hepatitis, una inflamación del hígado generalmente causada por uno de varios virus, conocidos como hepatitis A, B, C, D o E. Sin embargo, en estos extraños casos, todas esas causales han sido descartadas e investigadores de organismos internacionales de salud de Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel, Italia y Japón trabajan para encontrar una explicación.

Según el diario New York Times, la especialista en infectología pediátrica del Imperial College de Londres, Elizabeth Whittaker, indicó que después de siete meses de investigar y recopilar datos "no hemos logrado ninguna revelación", aunque la evidencia acumulada apunta a dos sospechosos principales, que funcionarían solos o en conjunto: uno es el adenovirus, una familia de virus comunes, que provocan síntomas que van desde el resfrío común hasta la conjuntivitis. El segundo es el coronavirus responsable de la pandemia, el SARS-CoV-2, que según algunos médicos, puede haber contribuido a la inflamación del hígado debido a una infección previa o una coinfección, desatando una reacción exagerada del sistema inmunitario.

La evidencia más sólida que relaciona los casos de hepatitis con el adenovirus son los resultados de las pruebas que revelaron su presencia en la sangre de más de la mitad de los casos de Estados Unidos y casi las tres cuartas partes de los Gran Bretaña. Algunos de los niños también dieron positivo para la misma cepa 41 de adenovirus asociada con trastorno estomacal grave.

Lo que desconcierta a los médicos es que no encuentran presencia del adenovirus en el tejido hepático, donde debería hallarse si fuese causa de la lesión.

"Es un poco desconcertante que hasta el momento no lo hayamos detectado en el hígado", dice Umesh Parashar, jefe de gastroenterología viral de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que dirige al equipo de 40 funcionarios que investigan los casos en Estados Unidos.

El posible vínculo con el coronavirus

En Israel tienen la teoría de que la hepatitis está relacionada con la pandemia, porque la gran mayoría de los niños israelíes que sufrieron esta rara forma de hepatitis también mostraban evidencias de una infección previa de SARS-CoV-2. En ese país se registraron más de 40 casos de hepatitis grave en niños, incluidos dos bebés que recibieron trasplantes.

"¿Qué es lo único que cambio en el mundo en el último año y medio? Y la respuesta es clara: la pandemia", dice Eyal Shteyer, que dirige la unidad de pediatría hepática del Centro Médico Shaare Zedek en Jerusalén, donde fueron tratados siete de esos niños."Creo que el Covid provocó cierta desregulación inmunológica que condujo a la hepatitis", aseguró.

También en Estados Unidos y Gran Bretaña los médicos notaron que muchos de los niños tratados por hepatitis tenían infecciones documentadas por coronavirus, pero lo cierto es que según las estadísticas el 75% de los niños norteamericanos y más del 95% de los de Gran Bretaña tienen anticuerpos Covid-19, indicador de una infección previa.

Otras teorías

Los investigadores también exploran otras teorías, por ejemplo, si los niños que tuvieron menos interacciones sociales durante la pandemia son más susceptibles al adenovirus.

También analizan la posibilidad de que haya surgido un adenovirus más letal, o si una coinfección con el coronavirus "puede hacer que el adenovirus se manifieste de una forma nunca vista", dice Jay Butler, subdirector de enfermedades infectocontagiosas de los CDC.

Una carta publicada el viernes en la revista científica The Lancet sugiere que parte de la espícula viral del coronavirus se asemeja a una toxina bacteriana y puede estar causando que el sistema inmunológico enloquezca ante una coinfección con la cepa 41 del adenovirus.

Finalmente, también se está analizando un vínculo potencial con los perros, después de que los investigadores de Gran Bretaña advirtieran que el 70% de los niños con esta forma rara de hepatitis grave provenían de familias que tiene perro o que tenían contacto con perros. La relevancia de ese dato, dicen los investigadores, “está bajo análisis”.

Se habló de
s