Qué pasó. En medio de versiones cruzadas, varias decenas de médicos del hospital Alejandro Posadas, en El Palomar, fueron despedidos (los números varían entre 30 y 150). La versión oficial -que difundió la ahora secretaría de Salud mediante un comunicado- es que las personas echadas tenían una asistencia promedio del 30% de lo que correspondía. En cambio el personal médico sostiene que se trata de un recorte a la salud. La mayoría se enteró se su despido en el momento en el que recibieron un telegrama de despido.

Qué dijo Salud. "El hospital está funcionando normalmente", aclaró a A24.com Josefa Rodríguez, secretaria de Regulación y Servicios Asistenciales. Rodríguez no pudo precisar exactamente cuántos médicos fueron despedidos ya que por estas horas aún se están revisando algunos casos. "En todos los casos las desvinculaciones son por un incumplimiento flagrante del horario, no es para bajar el presupuesto".

En las últimas horas renunció Christian Kreutzer, jefe del equipo de Cirugía Cardiovascular Infantil dejando vacante el puesto. Sin embargo, luego de una reunión con autoridades de la secretaría de Salud, Kreutzer volverá a su puesto después de tomarse una semana de vacaciones. Según pudo saber A24.com su permanencia en el hospital estuvo garantizada cuando logró la promesa de reincorporación de personal de su equipo. Aparentemente habría una confusión con sus asistencias. 

Qué dicen los médicos. "Tenía cuatro pacientes programados para esta semana y ahora esos turnos se suspendieron", dijo a A24.com María José, una cardióloga despedida que prefirió no dar su apellido. "El motivo de mi despido es una 'cantidad impresentable de faltas' pero yo falté sólo por familiar enfermo y lo tengo correctamente justificado", agregó.

Una particularidad que relató María José es que en el último tiempo estaban llegando más insumos al hospital e incluso un nuevo resonador. Por lo tanto, les resulta extraño a los médicos que despidan al personal que maneja los equipos.

Silvina Jaime, médica dermatóloga pediatra, tenía un cargo permanente en el hospital que le costó varios años conseguir. Hizo su unidad hospitalaria ahí y también su residencia, incluso su padre se jubiló trabajando en el Posadas. A principio de año, mientras estaba de licencia por maternidad, la desvincularon de su cargo de planta y le ofrecieron trabajar por contrato. Ella lo rechazó y ahora se está movilizando junto a otros médicos que vivieron la misma situación que ella.

"Están todos trabajando con miedo, es horrible. Estamos haciendo marchas silenciosas en los horarios de descanso para que no nos acusen de no estar trabajando", contó a A24.com

Qué se viene. Los médicos ya hicieron un abrazo al hospital para pedir la reincorporación de los despedidos y no descartan repetir la medida el viernes.