Aniversario

La conmovedora historia del cementerio de Darwin, a 40 años de la Guerra de Malvinas

Darwin es un espacio de memoria y homenaje. Fue habilitado por el Reino Unido para sepultar a los combatientes argentinos que fallecieron en la guerra. ¿Cómo fue la tarea del equipo forense que les devolvió la identidad a los soldados?
Marcos Marini Rivera
por Marcos Marini Rivera |
Después de la guerra

Después de la guerra, Reino Unido se ofreció a enviar los cuerpos a la parte continental argentina, pero los familiares de los caídos se negaron: “No hay nada que repatriar, porque están en su patria”. 

Durante mucho tiempo el cementerio de Darwin fue el lugar donde más de la mitad de las tumbas figuraban sin nombre. Rodeado de cerros y fuera de la vista de los malvinenses, un pequeño cartel apenas lo anuncia como “Argentine Cemetery” (cementerio argentino).

Es mucho más que un cementerio militar que está en las Islas Malvinas. Es un espacio de memoria y homenaje permanente. Lo habilitó Reino Unido con un único objetivo: sepultar allí a los combatientes argentinos que murieron en la guerra de 1982.

Cementerio de Darwin 10.jpg
El Equipo Argentino de Antropología Forense en Darwin. (Foto: Télam)

El Equipo Argentino de Antropología Forense en Darwin. (Foto: Télam)

Del total de 649 argentinos que murieron en el conflicto bélico, 237 de ellos fueron enterrados allí en Darwin con una frase: “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.

Los combatientes fueron declarados por la Argentina como “Héroes nacionales”, según la Ley Nacional 24.950 de 1998. En sus inicios, Darwin sirvió solo para el entierro de los 47 soldados que murieron en la cercana batalla de Pradera del Ganso, librada entre el 27 y 29 de mayo en el istmo de Darwin.

La conmovedora historia del Cementerio de Darwin.jpg
Familiares de los caídos en Malvinas visitan sus tumbas en Darwin. (Foto: AP)

Familiares de los caídos en Malvinas visitan sus tumbas en Darwin. (Foto: AP)

Cuando finalizó el conflicto bélico, las autoridades militares británicas inhumaron en el cementerio a 218 soldados argentinos, algunos de los cuales se encontraban en tumbas colectivas y muchos otros en los campos de batalla en distintos puntos del archipiélago. En aquel momento habían quedado más de 100 cuerpos sin identificar.

Esas familias debieron esperar más de 30 años para llegar a la verdad. Las tareas fueron llevadas a cabo bajo la supervisión del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Después del conflicto, Reino Unido se ofreció a enviar los cuerpos a la parte continental argentina, pero los familiares de los caídos se negaron. Y había mucha razón en sus palabras: “No hay nada que repatriar, porque están en su patria”, fue el sólido argumento.

Cementerio de Darwin 2.jpg
Rodeado de cerros y fuera de la vista de los malvinenses, un pequeño cartel apenas lo anuncia “Argentine Cemetery”. (Foto: Télam)

Rodeado de cerros y fuera de la vista de los malvinenses, un pequeño cartel apenas lo anuncia “Argentine Cemetery”. (Foto: Télam)

La construcción y organización del cementerio la lideró el coronel británico Geoffrey Cardozo, uno de los protagonistas de esta historia. Su labor fue fundamental ya que gracias a su acción se logró identificar los cuerpos. ¿Cómo hizo? Los recubrió con tres bolsas plásticas e incluyó una nota con el nombre del lugar donde habían sido encontrados los restos, además de los efectos personales que se encontraban cerca de cada cuerpo.

Cardozo fue quien exhumó todos esos cuerpos y los agrupó en lo que hoy es Darwin, el cementerio de guerra de la isla. Colocó un nombre en los que pudo identificar y utilizó la fórmula del soldado desconocido para los 121 restantes. La guerra de Malvinas finalizó hace 40 años. Algunas placas de mármol negro continúan allí anónimas. Aún restan identificar siete de ellas.

Geoffrey Cardozo en Malvinas.jpg
Geoffrey Cardozo, uno de los protagonistas de esta historia.

Geoffrey Cardozo, uno de los protagonistas de esta historia.

"Al irme de las islas sentí un alivio enorme por haber cumplido mi trabajo, pero también una frustración por todos los chicos que no había podido identificar", llegó a decir Cardozo hace unos años en el marco de un viaje humanitario a Malvinas.

Después escribió un informe con sus hallazgos para el Gobierno Británico, quien se lo envió a la Cruz Roja. Cuando llegó al gobierno argentino al principio no se difundió entre los familiares de los caídos. Antes de hacerlo, se le solicitó a las autoridades argentinas que enviasen un grupo para reconocer los restos.

Cardozo le entregó a Julio Aro información imprescindible para concretar la identificación de los caídos argentinos. Con estos datos, Aro creó la Fundación No me olvides (2009), para darle un marco formal a la iniciativa. El trabajo de ambos resultó ser conmovedor para lograr algo de paz ante tanto dolor.

Vista del Cementerio de Darwin 1.jpg
El Cementerio de Darwin es un espacio de memoria y homenaje.

El Cementerio de Darwin es un espacio de memoria y homenaje.

¿Cómo funciona el proyecto humanitario para identificar restos de combatientes argentinos?

Los restos de los excombatientes de Malvinas que lograron ser identificados por un equipo forense del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) fueron inhumados allí en Darwin.

Las muestras de ADN fueron trasladadas al laboratorio de Genética Forense que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) tiene en la ciudad de Córdoba. Ocurrió en agosto de 2020 cuando llegaron en un vuelo privado proveniente de las Islas Malvinas.

Durante al menos dos meses, los forenses abrieron 123 tumbas, extrajeron muestras de ADN de los cuerpos y los volvieron a poner en su sitio en nuevos ataúdes. El último de los hallazgos, en 2021, tuvo una particularidad. Había una tumba que sí llevaba nombre. Sin embargo, al abrirla, se corroboró que había restos de otros cuatro soldados que estaban sin identidad.

Todas las muestras fueron analizadas y cruzadas con las muestras de ADN aportadas por los familiares y alcanzó resultados positivos para llegar a la identificación.

Cementerio de Darwin 33.jpg
Durante al menos dos meses, los forenses abrieron 123 tumbas.

Durante al menos dos meses, los forenses abrieron 123 tumbas.

El resultado del análisis genético determinó cuatro nuevas identidades que se encontraban inhumados en la sepultura C.1.10: Subalférez Guillermo Nasif; Cabo primero Marciano Verón, Cabo primero Carlos Misael Pereyra y Gendarme Juan Carlos Treppo.

Además, se confirmó la identidad del Primer Alférez Ricardo Julio Sánchez, que había sido inhumado en la C.1.10 con nombre y se asociaron restos óseos del Cabo primero Víctor Samuel Guerrero, quien se encuentra inhumado en una tumba individual ya identificada.

Se supo que los seis gendarmes murieron en combate a raíz del incendio sufrido en el helicóptero que viajaban y que fue derribado en Monte Kent en 1982.

Luego de que fueron notificados, los familiares expresaron su voluntad de que los restos sigan descansando en Darwin: en algunos casos pidieron que los restos permanezcan juntos y en otros casos optaron por tumbas separadas.

Soldados argentinos en Malvinas 1.jpg
Una fosa común con los soldados argentinos después de lo que fue la batalla de Darwin.

Una fosa común con los soldados argentinos después de lo que fue la batalla de Darwin.

¿Cuántos cuerpos se encuentran aún sin identificar en el cementerio de Darwin?

Hasta el momento, son siete los que se encuentran sin identificar. Las tareas fueron una continuación del Primer Plan de Proyecto Humanitario (PPH 1), que condujo a la exhumación de los restos de 122 soldados argentinos en Darwin. Luego de realizar el análisis de las muestras de ADN de las familias, se logró identificar a 115 soldados.

Cabe señalar que el PPH2 fue suscripto por los gobiernos de la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y el CICR en marzo de 2021.

Cementerio de Darwin 4.jpg
El Cementerio de Darwin está a 70 kilómetros de Puerto Argentino.

El Cementerio de Darwin está a 70 kilómetros de Puerto Argentino.

Allí se dirigieron 14 especialistas forenses de Argentina, Australia, Chile, España, México y Reino Unido que apuntó a devolverles la identidad a los fallecidos.

Con la misma perspectiva humanitaria que tuvo la primera fase que se inició en 2012, la finalidad era por fin llegar a la identificación de los restos de los soldados argentinos que lucharon por la recuperación del ejercicio de la soberanía nacional en las Malvinas y perdieron la vida en las islas.

Una mujer llora en el Cementerio de Darwin 1.jpg
Una mujer llora ante la tumba de su hijo, en el cementerio de Darwin.

Una mujer llora ante la tumba de su hijo, en el cementerio de Darwin.

Darwin es hoy mucho más que un cementerio. Es el refugio que le llevó algo de tranquilidad a las familias que llegaban con todo su dolor. Es donde le rinden homenaje a sus seres queridos.

Y allí, entre tanto silencio, tienen el derecho a soñar que esas islas todavía les pertenece.

Embed

Se habló de