“La marihuana no logró curar a mi hijo, pero le dio calidad de vida”
HistoriasA24

“La marihuana no logró curar a mi hijo, pero le dio calidad de vida”

Valeria Salech entra al escenario principal del Teatro de la Comedia, mira al público y sonríe, sorprendida por la convocatoria. Admite que está nerviosa y, desde el backstage, alguien se enoja por la repentina confesión de la oradora: "No sé para que lo ensayamos y ahora arranca con eso". La queja parece exagerada: Valeria saldrá airosa durante los casi 30 minutos de su exposición, explicará para qué sirve la marihuana medicinal y contará cómo cambió la vida de su hijo Emiliano, que sufre epilepsia y autismo.

Pero su exposición, un cruce entre charla TED y stand up sobre el cannabis medicinal, tendrá también un valor agregado: no solo manejará los tiempos emocionales de más de 500 personas a su antojo, nos hará reir y nos hará llorar y sobre todo, naturalizará un tema que hasta no hace mucho tiempo era tabú. Hablamos de marihuana sin prejuicios ni estereotipos. No estamos hablando del faaaaso, sino de una planta. Y el auditorio parece entenderlo: la mayoría son hombres y mujeres de más de 50 años que buscan en la planta (y más precisamente en el aceite que se produce a partir de ella) una solución para sus dolores y una respuesta que la medicina tradicional no les da.  

Valeria es una de las fundadoras de Mamá Cultiva, una red de cultivadores de cannabis que crece a pasos agigantados. Solo hay que ver la convocatoria: la capacidad de la sala es de 470 butacas y hay gente sentada en los pasillos. 

"Los que llegan a Mamá Cultiva estás buscando una respuesta que los satisfaga. Llegan porque todo lo anterior falló", dice desde el escenario. "Todo lo anterior" es, a grandes rasgos, el sistema de salud tradicional, la medicina alopática y los tratamientos tradicionales.

El tratamiento y la posterior sanción de la ley de Cannabis medicinal, en abril de 2017, catapultó a Valeria a los primeros planos: habló en el Congreso y también llegó a la mesa de Mirtha Legrand, para exponer (como expuso ayer en el teatro) cómo fue que llegó a tratar a su hijo Emiliano, paciente epiléptico y con autismo, con cannabis. Básicamente, cómo fue que el aceite de marihuana le cambió la vida a una familia.

"Emprendimos un camino que nos llevó a hacernos muchas preguntas, consultar muchos médicos y tratamientos alternativos. Es un camino muy duro, vi muchos matrimonios separarse", dice Valeria al auditorio. "La marihuana no logró curar a mi hijo, pero le dio calidad de vida, le redujo la cantidad de ataques de epilepsia. Ahora lo llamo por su nombre, me mira y se ríe".

Después de la exposición de Valeria, el periodista Fernando Soriano (autor del libro "Marihuana") entrevistó al doctor Carlos Magdalena, jefe de Neurología Infantil del Hospital Gutiérrez. 

Cómo producir aceite de cannabis