icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Pasos del método científico: ¿Cuáles son?

Pasos del método científico: ¿Cuáles son?
pasos-del-metodo-cientifico-cuales-son

Te contamos qué es y cuáles son los pasos del método científico que, por el contrario de lo que se cree, forma parte de nuestro razonamiento diario.

Para comprender lo que es el método científico, hay que entender primero a la ciencia en sí misma. Esta es una rama del saber humano que está constituida por conocimientos que son obtenidos mediante la observación y la experimentación. En este sentido, todo el saber de la materia se obtiene a través de los pasos del método científico.

Este método comenzó hace miles de años gracias a la curiosidad propia del ser humano que empezó a investigar y a realizar pruebas sobre qué alimentos debía comer, cómo y cuándo. Fue así como, con el correr del tiempo, se concluyó que los pasos del método científico son un conjunto de acciones ordenadas que se emplean para adquirir nuevos datos. Por supuesto que, para que un método sea de carácter científico, debe tener como primera medida la razón como fundamento, aplicando así el empirismo en cada paso.

Objetivo del método científico

Se puede afirmar entonces que el método científico busca adquirir el conocimiento de algunos fenómenos e incluso poder predecir otros. Mediante procesos objetivos y sus conexiones internas y externas busca demostrar con racionalidad un determinado postulado y comprobarlo mediante diversos experimentos y técnicas.

6 pasos del método científico

Por lo general, el método científico, independientemente del objeto de prueba, sigue un mismo procedimiento que consta de los siguientes pasos:

Primer paso: la observación es el inicio de todo método científico. Este paso no implica solamente mirar el objetivo en cuestión sino también examinarlo. Es por eso que, en esta primera fase, se utilizan elementos de medición para recabar la mayor cantidad de información posible.

Segundo paso: el planteamiento del problema. Consiste en que, una vez que el investigador recopila y obtiene toda la información posible a través de la observación, debe formular un interrogante. Esta pregunta es el problema que se quiere resolver mediante la investigación a realizar.

Tercer paso: la formulación de la hipótesis. En esta instancia, el investigador, en base a sus conocimientos y la información recabada anteriormente debe pensar una o varias respuestas posibles al interrogante que se planteó en el segundo paso. Este accionar es llamado hipótesis y de ahí proviene el nombre de esta fase. Por supuesto que, las suposiciones realizadas, luego pueden ser correctas o erróneas.

Cuarto paso: la experimentación. Llegado este punto, el investigador realiza experimentos que sirve como herramienta para demostrar si las hipótesis son falsas o verdaderas. Cabe destacar que cualquier tipo de experimento es válido sólo cuando otras personas pueden efectuarlo y obtienen el mismo resultado.

Quinto paso: el análisis de los datos. Una vez realizado el experimento es importante que se tome nota respecto a todas las reacciones ocurridas en el mismo. Es decir, dejar asentado cuál fue el resultado de la experiencia y la nueva información obtenida. La misma, puede expresarse mediante una explicación, gráficos u otro tipo de herramienta.

Sexto paso: las conclusiones. Por último, el método científico debe expresar cuáles son los resultados del experimento realizado y analizado por el investigador. En esta instancia se puede evaluar con total precisión si las hipótesis postuladas en un primer momento resultan ser verídicas.

Reproducibilidad y refutabilidad

Como se puede observar en base a los pasos y a los objetivos que establece, el método científico tiene dos pilares fundamentales en su esencia: el primero de ellos es la reproducibilidad. Esta es la característica que respalda que el experimento puede ser repetido por cualquier otra persona a parte del investigador y que puede realizarse con éxito. Por otro lado, la refutabilidad responde a la idea de que toda hipótesis científica debe poder ser falsa o verdadera. Es decir que, los experimentos en sí mismos son los que tienen la capacidad de demostrar si un postulado es correcto o no.

Técnicas del método científico

Principalmente existen dos tipos de técnicas que son más relevantes al momento de concretar un método científico:

  • La primera de ellas es inductiva. Es decir que, el investigador razona en base a la observación de diversos casos particulares y de allí emite conclusiones de forma general. Por ejemplo: un pez nada. Otro pez nada. Por ende, todos los peces nadan.
  • La segunda técnica es la deductiva y es aquella que obtiene una conclusión por la forma del juicio del que se parte. Es decir que funciona a la inversa que la anterior. Se parte de la idea que todas las premisas son ciertas y por ende, las conclusiones lo serán también. Por ejemplo: los pájaros son aves. Los pájaros vuelan. Las aves vuelan.

El método científico en el día a día

Por el contrario de lo que se podría pensar, el método científico forma parte de nuestro razonamiento diario. Por ejemplo, si no se encontró el celular en el sitio donde “debía estar” se formula la hipótesis de que otra persona lo agarró o que quizás se lo dejó en otra parte de la casa.

En consiguiente, comienza el experimento en donde se pregunta a otro miembro del hogar si tomó el teléfono o vio dónde estaba. Finalmente el dispositivo aparece guardado en la mochila. Esto puede concluir que el celular no estaba en donde se creyó en un inicio porque en realidad estaba guardado en otro lugar.

En esta nota:
SUBIR

Poder

Ovación

Show