Doodle del día

Quién fue Wu Lien-teh, el médico homenajeado por Google que inventó el barbijo y combatió la peste de manchuria

El médico malayo es considerado el padre de la salud pública china y es una de las eminencias más respetadas de Asia.
10 de marzo de 2021 - 21:42
Quién fue Wu Lien-teh, el médico homenajeado por Google que inventó el barbijo y combatió la peste de manchuria

El doodle que Google destinó hoy tiene a un hombre que podría decirse que es protagonista desde hace un año: el doctor Wu Lien-teh. Este médico malayo es considerado el padre de la salud pública china y salvó a la población de ese país de la peste de Manchuria (peste neumónica en 1911), que causaba centenares de muertes por día.

Wu Lien-teh nació en Penang, una de las provincias de Malasia, y a los 17 años obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. Obtuvo el título dos años antes de lo esperado y se convirtió en el primer estudiante de ascendencia china en obtener ese título. Logró varios premios académicos y completó su formación en Alemania y Francia. Si bien la medicina privada le permitió obtener prestigio y dinero, Wu Lien-teh siempre mantuvo su pasión por la sanidad pública.

En 1910, una enfermedad desconocida causaba cientos de muertes por día en el noroeste de China. En cuatro meses se propagó por cinco provincias y seis ciudades, causando más de 60.000 muertes. La epidemia devino en una crisis de salud internacional cuando los residentes de Harbin arrojaron los cadáveres a las calles y abandonaron la ciudad.

Ante el desconcierto, el gobierno convocó a Wu Lien-teh para que investigara la situación epidemiológica. Tres días después de arribar a la ciudad afectada por el brote, Wu realizó la primera autopsia a una mujer víctima de la enfermedad. Luego de sus estudios, llegó a la conclusión que se trataba de la peste neumónica (peste de Manchuria) que se podía transmitir por el aliento humano y los fluidos, similar al coronavirus. Estas afirmaciones iban en contra de la creencia general de Occidente, donde se pensaba que el vector de contagio de la enfermedad era el contacto con ratas o picaduras de pulgas.

El médico sentó un precedente para la gestión de epidemias y pandemias como la que el mundo transita debido al Covid-19. Wu Lien-teh impulsó la creación de hospitales especiales para pacientes infectados, puestos de cuarentena, la implementación de restricciones a la circulación de las personas para prevenir la propagación del virus y equipos de rastreo de contagios.

Sin embargo, Wu es mayormente reconocido por su idea revolucionaria de diseñar y fabricar un barbijo quirúrgico especial a base de algodón y gasa, a la que añadió varias capas de tela para filtrar las gotas de saliva. Además, recomendó que esta mascarilla sea utilizada por toda la población para evitar los contagios.

Otro de sus mayores aportes al combate de la epidemia fue descubrir que los cadáveres en el invierno chino servirían de incubadora para el virus de la peste. Por esta razón, Wu Lien-teh propuso retirar los cadáveres y ataúdes sin sepultar del cementerio para realizar una cremación masiva, un acto estrictamente prohibido por la ley y que equivalía a un sacrilegio según la tradición popular.

Por fortuna, el sanitarista convenció a las autoridades y el 30 de enero de 1911 se incineraron 3000 cadáveres y ataúdes. Esa medida permitió reducir el número de muertos por la peste de Manchuria y el 1 de marzo de 1911 no se contabilizaron nuevos contagios.

Fuente: La Nación

Se habló de