Río Negro

Salvó a un paciente con Covid tras asistirlo por cuatro horas en una ambulancia

Ivana Giménez es médica y trabaja en la ciudad de Ingeniero Jacobacci. Tuvo que realizar un traslado de emergencia sin respirador de transporte.
Ayelén Bonino
por Ayelén Bonino |
La médica Ivana Giménez. 

La médica Ivana Giménez. 

La segunda ola de covid-19 y la saturación de las salas de internación en muchas provincias lleva al personal de salud a enfrentar situaciones límite de forma constante. Esto le pasó a Ivana Giménez, una médica del hospital de la ciudad rionegrina de Ingeniero Jacobacci, que tuvo asistir y dar oxígeno de forma manual a un paciente durante un viaje en ambulancia que duró más de cuatro horas.

El hecho sucedió el 26 de mayo, cuando el centro hospitalario de la localidad recibió a un hombre de 46 años con coronavirus. “Él estaba internado con diagnóstico positivo y sin factores de riesgo. Solo tenía obesidad. Empezó a empeorar de forma rápida. Su función respiratoria se deterioró y aumentó su frecuencia cardíaca”, explica la profesional en comunicación con A24.com.

Como el hospital de Jacobacci no cuenta con sala de cuidados intensivos, antes que hiciera un paro cardiorespiratorio, al paciente lo entubaron y buscaron derivarlo junto a un enfermero y a un conductor a la ciudad de General Roca, a 300 kilómetros. Ivana sabía que iba a ser un viaje largo, pero había un detalle con el que no contaba.

medica ivana giménez jacobacci.jpg
Ivana Giménez junto al equipo con el que realizó el traslado: el enfermero Lisardo Antual y el chofer Javier Álvarez.

Ivana Giménez junto al equipo con el que realizó el traslado: el enfermero Lisardo Antual y el chofer Javier Álvarez.

“Cuando íbamos a subir a la ambulancia, el respirador de transporte no funcionaba. El dispositivo es el que asegura la ventilación de la persona afuera de una unidad de cuidados intensivos”, explica la médica, un elemento que brinda oxígeno y es vital en el marco de una enfermedad que afecta los pulmones.

Sin otra alternativa, Ivana cuenta que debieron ventilar de forma manual al hombre durante todo el recorrido. “No podíamos quedarnos con el paciente ahí”, sostiene. “Corría el riesgo de no llegar con vida a pesar de ser joven”, recalca.

El proceso de ventilación manual consiste en la colocación en la boca del enfermo un dispositivo con una especie bolsa en la parte posterior que se presiona. Se usa en situaciones de emergencia y de traslado.

“Durante el viaje, hay que asegurarse, además, de llevar las drogas necesarias y que le llegue el aporte de oxígeno necesario”, explica Ivana, y afirma que en su hospital ya están acostumbrados a realizar traslados, aunque nunca le había tocado un viaje con un paciente con covid.

“Sí he tenido que derivar gente nevando, hasta el punto que el suero queda helado. Todo lo que es aparatología se deteriora porque desde Jacobacci hasta, por ejemplo, Bariloche no hay asfalto, hay ripio”, asevera.

En cuanto al viaje, afirma: “Fue mucha tensión. No veíamos la hora de arribar con el paciente estable y entregarlo a la UTI de Roca. Afortunadamente, llegó bien, que es lo que siempre tratamos. Que llegue vivo: esa es nuestra función”.

Se habló de