historias

¿Cómo hacer una tarta de choclo en simples pasos?

¿Cómo hacer una tarta de choclo en simples pasos?

Saber cómo hacer una tarta de choclo es sinónimo de tener a mano una herramienta ágil para “salir del paso” en el almuerzo o la cena. Con pocos ingredientes, un verdadero manjar puede salir a escena.

Además de ser una receta muy sencilla, el choclo tiene la ventaja de combinar adecuadamente con muchos ingredientes y otros vegetales. Es por eso que al momento de pensar en cómo hacer una tarta de choclo también es bueno echar un vistazo a los materiales disponibles en la heladera.

Para elaborar una tarta básica de choclo, solo serán necesarios los siguientes ingredientes:

  • Tapas de tarta: pueden ser light o comunes, de harina blanca o integral. Se pueden hacer de forma casera, pero si lo que se busca es una receta express y rápida lo mejor es tener unos cuantos envases freezados para salir del apuro.
  • Choclo en granos: puede ser natural, o el amarillo en lata.
  • Choclo blanco cremoso: resulta fundamental para conseguir una mezcla homogénea.
  • De dos a cuatro huevos: dependiendo del volumen que se espera del relleno y el nivel calórico del plato final.
  • Queso rallado: unas pocas cucharadas sirven para darle espesor a la mezcla.
  • Queso cremoso: puede ser light, blanco descremado, o el de preferencia.
  • Sal y pimienta para condimentar a gusto.

Con estos simples ingredientes, muy sencillos de conseguir, se puede hacer una tarta de choclo básica y liviana.

Ahora bien, para darle un giro creativo a la receta de siempre, es necesario saber que el choclo sabe y combina muy bien con otros ingredientes. Si en casa la familia está aburrida del menú de siempre, llegó el momento de probar una nueva alternativa y apelar a la originalidad.

A continuación, algunas combinaciones posibles para una tarta de choclo diferente:

Choclo y jamón: es un clásico. El toque salado del jamón cocido aporta el valor cárnico a la receta. Fundido con el queso cremoso, será un verdadero manjar.

Choclo y pollo desmechado: es una excelente combinación si se busca un plato más poderoso que aporte mayor sensación de saciedad. La pechuga de pollo es un corte magro que no aporta demasiadas calorías y combina muy bien con este vegetal.

Choclo y champiñones: los hongos son la última moda en la cocina. Los chefs más destacados ofrecen entre sus combinaciones culinarias más “cool” los portobellos, champiñones y hongos silvestres mezclados con choclo y arvejas. En esta receta se puede cambiar el tipo de queso para llegar a un resultado más Gourmet.

Choclo y acelga o calabaza: una combinación sana, nutritiva y deliciosa. Todas las vitaminas necesarias para un buen desarrollo del organismo están presentes en este plato exquisito.

Choclo, queso azul y garbanzos: esta receta está inspirada en un plato francés. Aquí, las medidas deben controlarse porque los excesos podrían apagar el sabor de los ingredientes vecinos.

Tarta básica de choclo con cebollas caramelizadas y morones: es una versión más completa de la receta original. Una forma de darle al clásico el giro de sabor necesario.

La tarta de choclo es un básico de todos los planes de comida de la semana. Sin embargo, los nutricionistas aseguran que no es correcto excederse en las porciones consumidas por día o semana.

Y es que el choclo, al igual que la papa y la batata, contiene un gran porcentaje de almidón. Esto podría provocar hinchazón en el estómago, gases y simplemente un aumento de peso.

Es por eso que se suele recomendar que esta preparación se realice para consumir de día (y así contar con el resto de la jornada y el movimiento físico para lograr su buena digestión y degradación calórica) y en pocas cantidades.

Otro dato interesante y un consejo para quienes viven solos o buscan un tip de ahorro, es que la tarta de choclo se puede conservar perfectamente en el freezer. Por lo que resulta muy sencillo guardar porciones separadas en bandejas y descongelarlas cuando haya ganas de comerla.

Es una opción fresca y fácil de trasladar, ideal para llevar al trabajo y tener qué almorzar sin necesidad de salir a comprar o comer pedidos de delivery, cuyos ingredientes se desconocen.

La tarta de choclo combina muy bien con varias guarniciones: ensaladas de hojas verdes, lechuga, brócoli, rúcula, repollo, coliflor, cebolla blanca o morada, tomates frescos o cherry, y hasta brotes de soja con zanahoria.

Lo que no se recomienda es mezclar la tarta de choclo con guarniciones como puré de papas, batatas fritas o papas rústicas. Y es que así, la cantidad de almidón de la porción sería muy elevada.

Tanto en su versión básica como en cualquiera de las combinaciones posibles mencionadas anteriormente, tener la receta favorita de cómo hacer tarta de choclo es un tip de cocina excelente bajo la manga.

Este plato clásico argentino, hecho con el ingrediente más noble y autóctono de la región del norte del país, llega a la mesa de todas las familias para aportar sabor, textura, color, aroma y alegría.

Último consejo: dejar reposar la preparación en un lugar fresco antes de consumir. El choclo levanta temperatura muy fácilmente y lo ideal es comer la tarta en su versión tibia.

Se habló de
s