Educación rural

La Pampa: por falta de protocolos, viven en una casilla de cosecha para poder ir a la escuela

Una familia cordobesa decidió que sus hijos vivan en esa instalación ya que el colegio al que acuden en La Pampa no puede alojar estudiantes en su residencia.
17 de mar de 2021 - 18:35
Gazzera acondicionó una casilla de cosecha para que sus hijos continúen con su educación.  (Foto: InfoTec Realicó)

Gazzera acondicionó una casilla de cosecha para que sus hijos continúen con su educación.  (Foto: InfoTec Realicó)

Así es el interior del tipo de casilla de cosecha en el que vivirán los hermanos de 14 años.

Así es el interior del tipo de casilla de cosecha en el que vivirán los hermanos de 14 años.

El sector de las camas para poder descansar. 

El sector de las camas para poder descansar. 

Plagada de protocolos, burbujas, y horarios cambiantes, bajo la amenaza constante de un cierre eventual de escuelas ante la aparición de focos de contagio, la vuelta a clases en medio de la pandemia no deja de sorprender con casos extraños, impensados hasta hace poco. En La Pampa, la educación rural anotó un nuevo capítulo: un padre le instaló a sus hijos una casilla de cosecha cercana al colegio para que ellos puedan continuar con sus estudios.

Lo que motivó a Javier Gazzera, el protagonista de esta historia junto a sus dos hijos, fue que la provincia todavía no había aprobado los protocolos para las residencias estudiantiles del colegio. Y el Instituto de la Fundación Sociedad Rural Argentina se encuentra dentro de estos casos.

Una familia de Realicó nos ofreció un pequeño predio con algunas comodidades para poder utilizarlo. A partir de eso lo analizamos bien porque si bien tenemos la confianza de esta gente dueña del lugar, mis hijos tienen 14 años y es un gran desafío”, explicó Gazzera en una entrevista al medio de La Pampa InfoTec Realicó.

casilla 1.jpg
La Pampa: así es el interior del tipo de casilla de cosecha en el que vivirán los hermanos de 14 años.

La Pampa: así es el interior del tipo de casilla de cosecha en el que vivirán los hermanos de 14 años.

Aunque resulte paradójico, la modalidad de estudio presenta más complicaciones y trabas en 2021 que en plena cuarentena del 2020. ¿El motivo? Durante el año pasado las clases se dictaron de manera remota y los Gazzera, que son mellizos, pudieron mantener el ritmo de clases y estar al día. Pero ahora, con la vuelta a la presencialidad, las clases remotas no tuvieron la misma organización y durante la primera semana los alumnos debieron acudir presencialmente.

Pero no todos lograron conseguir un sitio para alojarse.

La primera semana de este año esta familia amiga nos prestó su casa, les compartieron colchones en el piso. Sin embargo tomamos esta decisión porque no queremos estar molestando adentro en la casa de la familia, y ellos nos brindaron este predio”, contó.

casilla 2.jpg
La casilla instalada en La Pampa: El sector de las camas para poder descansar.

La casilla instalada en La Pampa: El sector de las camas para poder descansar.

Algunos profesores incluso le dan una mano a los alumnos para que no pierdan las clases. “Varios profesores están alojando a chicos, “haciéndoles el aguante” porque están en los últimos años. Es pura voluntad de que los chicos puedan seguir estudiando”, graficó.

Javier Grazzera instaló en el frente y adentro de la casilla un circuito de cámaras, interconectadas con su casa a la distancia. Este hogar “muleto” mide 4,50 x 2,50 mts. Entre otras cosas, cuenta con:

  • Doble techo.
  • Ventanas levadizas de hierro T con vidrio.
  • 2 camas.
  • Placares.
  • Alacena y mesada.
  • Piso fenólico.
  • Instalación eléctrica 12 volts.
  • Garrafero doble de 10 kg.
  • Aislación de lana de vidrio y telgopor de alta densidad.
  • Estructura metálica con caño reforzado.
  • Luz exterior.
  • Pantalla de directv con cableado.
  • Luces led.
  • Ducha.

La familia es oriunda de Del Campillo, al sur de Córdoba, como también lo son otros alumnos de “El Agropecuario de Realicó”, como popularmente se conoce en la zona al establecimiento. “Hoy hay chicos que no pueden venir al colegio porque no tienen un lugar adonde traerlos y que se hospeden. Hay más chicos de Del Campillo que no están pudiendo venir. Necesitamos que vuelva la normalidad y que los chicos puedan estar en el colegio”, dijo.

Hasta que se habiliten definitivamente los protocolos por parte del gobierno de La Pampa, los alumnos Gazzera vivirán en la casilla agrícola de lunes a viernes. Cada fin de semana sus padres harán los 90 kilómetros que separan al colegio del hogar familiar para aprovisionarse, y lógicamente, descansar. Y estudiar.

Reclamos

Días atrás, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, había enviado una carta al gobernador de La Pampa Sergio Zillioto pidiendo el "imperioso" tratamiento del tema. Lo que el dirigente agropecuario adujo en su texto fue que gran parte de los alumnos comenzaba a analizar la posibilidad de cambiar de institución a causa de esta problemática.

"Nosotros analizamos inscribirlos en otro lado, pero ellos ya tienen su habitualidad acá, sus amigos, y no quisieron irse a otro colegio", explicó Gazzera sobre su caso.

Desde la Sociedad Rural se habían mostrado optimistas por el visto bueno que les llegó de parte de las autoridades provinciales. Por eso, se espera que la situación pueda normalizarse prontamente y los protocolos sean aprobados mientras no se disparen nuevamente los contagios tanto en La Pampa como en el resto del país.

Se habló de