NUEVA CAMPAÑA

La siembra de trigo arranca con sorpresa: por qué caería la superficie a pesar de los altos precios internacionales

Los productores agropecuarios encaran la siembra fina, con el trigo y la cebada como estandartes. ¿En cuánto juega realmente el contexto mundial? El papel de la soja, el maíz y el girasol.
Ezequiel Morales
por Ezequiel Morales |
Los cultivos dejan el verano y se adentran en el invierno: el trigo es el más elegido en el campo. ¿Qué factores afectan?

Los cultivos dejan el verano y se adentran en el invierno: el trigo es el más elegido en el campo. ¿Qué factores afectan?

Ante un verano que dejó menos soja y maíz que la prevista al inicio de la siembra, con sequía, ola de calor y hasta incendios que encendieron las alertas al máximo, los productores agropecuarios buscan dar vuelta la página y lanzarse de lleno a los cultivos del invierno. Arranca la temporada “fina” y en el agro todos analizan las variables del trigo, el principal cultivo de esta época del año. Y se confirma una “sorpresa”: los altos precios internacionales a raíz de la guerra entre Rusia y Ucrania no son hasta ahora un suficiente motivo para ampliar la superficie del cereal, que caerá un 3% en relación al año pasado, según las primeras proyecciones.

Entre las razones que encuentran en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires hay varias, pero las más importantes tienen que ver con el alza de los costos de producción, algo que en el campo ya se viene alertando desde hace tiempo y que también motivó algunos cruces entre los ministerios de Agricultura y de Economía: Julián Domínguez, al frente de la cartera agropecuaria, salió en los últimos días a recordarle a su par Martín Guzmán que “los productores no pudieron captar los precios internacionales” de la guerra. También buscó ponerle paños fríos a la preocupación de los productores con respecto al abastecimiento de fertilizantes.

Guzmán, en tanto, viene de presentar junto al propio Presidente de la Nación Alberto Fernández un proyecto de Ley para captar y gravar lo que denominó como “renta inesperada” de empresas a raíz de los precios de la guerra. Una movida que ya cosechó grandes repudios en el campo, desde los empresarios agroexportadores hasta las entidades de productores.

Trigo Evolucion de la superficie sembrada ok.jpg
Lo que la Bolsa de Cereales estima que se sembrará de trigo para la siguiente campaña en el campo.

Lo que la Bolsa de Cereales estima que se sembrará de trigo para la siguiente campaña en el campo.

El discurso de la cartera que maneja Domínguez, al parecer, busca posicionarse más cerca del sector agropecuario y con sus propios matices -y siempre cuidando las formas de la convivencia política- marca diferencias con sus socios dentro del Frente de Todos. Incluso en las formas de comunicar hay una manera de mostrar una posición ministerial.

“Mi posición a veces me lleva a recibir críticas de adentro y de afuera, pero no puedo no decir lo que pienso. Y si en este momento de mi vida no hago lo que creo necesario para el país, despojado de todo interés partidario, no tiene sentido mi paso por la función pública”, se definió en un mano a mano exclusivo con La Red Rural (AM 910).

Por eso, los números que presenta el trigo para este invierno pueden ser leídos en consonancia con la disputa política del ministro Domínguez.

Martín Guzmán, Carla Vizzotti, Julián Domínguez y Juan Zabaletta en el Ministerio de Economía, preparan el plan económico y sanitario para debatir con empresarios y la CGT.jpg
Julián Domínguez y Martín Guzmán.

Julián Domínguez y Martín Guzmán.

Bolsa de Cereales de Buenos Aires: habría una menor área de trigo

Si bien la caída que demuestra la Bolsa porteña de Cereales puede explicarse por el lado “positivo” de volver a encontrar al trigo dentro de los años de mayor superficie sembrada, también hay una lectura “negativa”, que va enganchada a lo que se esperaba en el campo en términos de recaudación pero que terminó contrastada por la suba de costos y la desconfianza para con el Gobierno.

“A pesar de reflejar una caída interanual del 3% el área que se destinaría al principal cereal de invierno ubica a esta temporada por encima del promedio de siembra de las últimas cinco campañas, que desde 2017 puede fijarse en 6,3 Millones de Hectáreas (MHa). De concretarse la presente proyección, nos encontraríamos frente a la cuarta mayor superficie implantada en 23 campañas”, precisaron desde la Bolsa porteña.

Los especialistas destacaron entre los factores más importantes:

  • Un “favorable escenario de precios” para el trigo y expectativas positivas ante la situación del mercado internacional.
  • “Buen desempeño” del trigo ante escenarios climáticos adversos, con buenos rendimientos recolectados durante el ciclo previo, a pesar del impacto climático de “La Niña” durante el ciclo 2021/22.
  • “El rol del cultivo en la rotación” y los servicios que brinda al sistema productivo.
  • “La posibilidad de ajustar la inversión en tecnología”, gracias a la diversificación en la aplicación de fertilizantes a la siembra o en macollaje.
clasificacion de coberturas trigo ok.jpg
El área sembrada de trigo en el sudeste bonaerense durante la campaña 2021/22.

El área sembrada de trigo en el sudeste bonaerense durante la campaña 2021/22.

Sin embargo, la otra mirada es la que más que a la caída, explica la negativa de seguir creciendo. “Entre los factores que explican la baja se encuentran los aumentos en los costos de insumos, la mejora relativa en los márgenes del cultivo de cebada, y especialmente las políticas domésticas que afectan al cultivo de trigo y la incertidumbre en relación a futuros cambios en las mismas”, indicaron.

“El escenario previsto a pocas semanas de comenzar la nueva campaña permite proyectar la superficie a ocupar con trigo en 6.500.000 hectáreas, reflejando una reducción interanual del área a sembrar de 200.000 hectáreas (Trigo 2021/22: 6,7 MHa sembradas)”, precisaron.

El partido del clima

En la Bolsa de Cereales destacan “el favorable escenario hídrico que actualmente presentan los suelos sobre buena parte de la región agrícola nacional”, que en gran medida responde a las lluvias acumuladas durante las últimas semanas, como los eventos que permitieron el reabastecimiento de humedad en zonas clave para la producción de trigo en nuestro país.

Aunque también entienden que “aún no garantizan una buena implantación del cultivo”.

“Serán necesarias lluvias que mantengan la humedad en los estratos superficiales del suelo durante la ventana de siembra, entre los meses de mayo y julio. Y frente a la falta de lluvias que permitan una correcta implantación de los cereales invernales, se podría profundizar la caída del área sembrada”, explicaron. Un escenario de continuidad de sequías a causa de La Niña es uno de los grandes temores en el campo. Y consecuentemente en el equipo económico del Gobierno, que desde siempre siguió de cerca las variables de las cotizaciones de los commodities pero también de los avatares del clima.

trigo relacion insumo producto ok .jpg
La relación

La relación "insumo-producto" para el trigo. El campo analiza las variables para un nuevo invierno.

Trigo: el partido de los costos y la competencia con otros cultivos

En este aspecto sí el análisis lleva a pensar en movimientos significativos. En lo que tiene que ver con los costos para el mercado doméstico, algunos insumos específicos para el desarrollo del trigo, como los fertilizantes (un 130% más caro) y los herbicidas (hasta un 100% por encima del valor de los últimos meses), hicieron que la relación “insumo-producto” se vea completamente alterada y el premio de obtener una renta más importante por la cotización internacional de la producción hasta ahora no es un impulso concreto para que los productores efectivamente se decidan a plantar más trigo.

Dicha relación para la Bolsa de Cereales cayó un 30% en comparación al año pasado. Es decir, que un productor necesitará un 30% más de granos producidos para costear el precio de los insumos. El propio Julián Domínguez le puso cifras: dijo que en concepto de fertilizantes el país demandó en 2021 unos u$s 2.400 millones. Y que este año el requerimiento será de u$s 1.200 más.

“Como resultado, los márgenes brutos de trigo para el promedio nacional presentarían un retroceso del 13% en relación de la campaña previa. Mientras tanto, los márgenes brutos para cebada mostrarían caídas del 7% para forrajera y del 3% para cervecera”, compararon en la Bolsa de Cereales.

Y agregaron: “la preocupación por cambios en las reglas de juego bajo las cuales se va a desarrollar el nuevo ciclo productivo ha estado presente en el relevamiento de precampaña”.

“La mera expectativa de nuevos cambios condiciona las decisiones de siembra. Por eso, serán determinantes las señales que puedan provenir desde el sector público en relación a las políticas agrícolas y comerciales, llevando confianza para promover la inversión de los productores en un contexto tan desafiante”, concluyeron en la entidad porteña.

soja casa rosada.jpg
Lo que produce el campo está en la mira del Gobierno.

Lo que produce el campo está en la mira del Gobierno.

¿El maíz puede beneficiarse?

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) también aportó su mirada sobre las decisiones de los productores agropecuarios. Allí analizaron que el área de siembra del maíz para la campaña2022/23 y entendieron que a pesar de que desde el ciclo 2014/15 el maíz no para de crecer y que el actual marca que por octava vez el cultivo viene sumando hectareaje de forma ininterrumpida, la “vitalidad” maicera podría tener freno esta vez.

“Hace un año atrás no había dudas, la tendencia era clara: el maíz volvía a crecer en área igual que el trigo, y la soja caía en Argentina. Pero este año la precampaña maicera está lejos de mostrar la vitalidad con la que se desenvolvía hace un año y el crecimiento ininterrumpido no se repetiría en la próxima siembra 2022/23”, graficaron.

girasol (2).jpg
El girasol terminó su campaña con unas 3,3 millones de toneladas producidas.

El girasol terminó su campaña con unas 3,3 millones de toneladas producidas.

¿Qué pasó con el girasol?

La Bolsa de Cereales informó que las labores de recolección terminaron en todo el país. ¿Los números finales? un volumen total de 3,3 MTn luego de recolectar más de 1,6 MHa.

“El rinde promedio nacional finalizó en 20,7 quintales por hectárea (qq/ha), ubicándose 0,9 qq/Ha por debajo del rendimiento promedio del ciclo previo y 0,3 qq/Ha por debajo del promedio de las últimas cinco campañas”, analizaron.

“Si bien aún se registran algunas hectáreas en pie, cuadros aislados correspondientes a planteos tardíos y de segunda en sectores de Pigüé, Coronel Suárez y Adolfo Gonzales Chaves, el resultado de la recolección de esta superficie no tendrá impacto sobre las estimaciones actuales”, aclararon.

Para el Sudoeste de Buenos Aires-Sur de La Pampa, el rinde promedio zonal cerró en 19,3 qq/Ha, cercano al promedio de las últimas 5 campañas. Sin embargo, las condiciones de sequía afectaron fundamentalmente el sector costero del Sudeste de Buenos Aires, donde el rinde promedio zonal de 19,1 qq/Ha, resultó un 16,6 % inferior al promedio del último quinquenio.

“Sin embargo cabe destacar que, pese al régimen de lluvias de año niña, en las zonas del centro-norte del área agrícola se alcanzaron rindes significativamente superiores a los del ciclo previo y a los de las últimas cinco temporadas”, compararon.

Se habló de
s