Por la sequía

Por la sequía, la soja pierde 4 millones de toneladas

Por el calor y la falta de lluvias se bajó la estimación de cosecha de soja desde 49 a 45 millones. Las malezas complican al girasol.
11 de marzo de 2021 - 13:26
La Niña complicó a la soja y preocupa por el ingreso de divisas.

La Niña complicó a la soja y preocupa por el ingreso de divisas.

La preocupación estaba en el aire y finalmente se tradujo en cifras. Los efectos de la Niña, con mucho calor y pocas lluvias, redujeron las estimaciones que la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) tenía para la actual campaña de soja, pasando de 49 millones de toneladas a 45 millones en un contexto de sequía.

“Este proceso de falta de lluvias impactó en el potencial de rendimiento de la soja de segunda principalmente”, dijeron desde la entidad. Por eso se calcula la pérdida de 850.000 hectáreas de cultivo.

En la antesala al comienzo formal de la cosecha de la oleaginosa la entidad rosarina dio a conocer esta modificación en el proyectado. De materializarse este nuevo cálculo, la actual campaña agrícola se ubicará 5,7 millones de toneladas por debajo de la anterior.

Las lluvias abundantes de finales de enero habían hecho que la propia Bolsa subiera su estimado de 47 millones de toneladas a 49. Pero el efecto se frenó en los primeros días de marzo y el calor dio vuelta la situación. Así fue como se llegó a esta nueva estimación.

La entidad advirtió: "hay pérdidas muy graves de rindes y de superficie sembrada. Aún no es posible estimar el piso de producción con la que terminara está campaña de soja de extenderse la falta de agua".

En esta campaña, la soja de segunda ocupa un porción importante del área sembrada con el 31% de las 17,2 millones de hectáreas sembrada con el cultivo.

En buena parte de la región pampeana se estiman rindes en soja de segunda que podrían quedar por debajo de los 15 a 25 quintales por hectárea (qq/ha). Así, el rinde nacional promediaría 27,5 qq/ha, 1,7 quintales menos que en el informe anterior, y se espera que la cosecha de soja caiga 9,2% respecto a la previsión de febrero, hasta los 45 millones de toneladas.

El temor se avecinaba

En el sur de Santa Fe el calor había pegado muy duro, principalmente en los municipios que rodean a Rosario y bordean el río Paraná.

Para el caso de Buenos Aires el panorama no era mejor: Baradero, Arrecifes, San Antonio de Areco, Pergamino, Colón, General Pinto y Villegas son los partidos que más sufren por estos días la falta de agua que pueda mitigar las altas temperaturas.

Días atrás la propia Bolsa de Comercio de Rosario había indicado que en muchos de esos suelos se había producido trigo. El cereal tuvo una buena performance, pero también, eso hizo que en los perfiles de esos suelos quedaran vaciados.

“Los lotes se prenden fuego, hay estrés permanente y no se recuperan de noche”, alertaban los técnicos.

Entre Ríos y La Pampa también sufrieron los embates del clima.

Otros cultivos, otros lugares, otros problemas

La cosecha del girasol se demoró esta semana por las lluvias que afectaron el centro y norte de Santa Fe, con lo cual se llegó a un avance del 98,5% de los lotes y un retraso de 13 días respecto de lo ocurrido en la campaña anterior.

Eso fue lo que indicó el informe semanal elaborado por el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe en base a consultas con los productores. En la presentación precisaron que las demoras se debieron a lluvias de entre 10 y 70 milímetros.

Por esa razón hubo apenas un avance del 1,5% respecto de la semana anterior.

Los rendimientos del girasol

La zona norte registró valores de entre 16 y 18 quintales por hectárea, mientras que las regiones centro y sur consiguieron entre 18 y 23 quintales.

"El enmalezamiento continuó siendo el principal inconveniente en los distintos lotes, acrecentándose en el momento de la trilla", indicó el informe.

Se subrayó también que "los girasoles presentaron muy buena sanidad, sin inconvenientes”, pero puntualizaron que “como en toda la campaña, en estadio de fructificación, continuaron observándose importantes daños por ataques de palomas y de cotorras".

¿Cómo viene el maíz?

Con cuadros que presentaron entre 75 y 90 quintales por hectárea, los mejores se registraron en los departamentos de San Martín y San Jerónimo. En tanto que en la zona central se llegó a entre 65 y 85 quintales.

En contrapartida los lotes del norte (departamentos 9 de Julio, General Obligado, Vera y norte de San Javier) promediaron rendimientos de entre 38 y 60 quintales por hectárea.