El Salvador hace historia

Con la medida de Bukele, el Bitcoin se mete en geopolítica

La decisión del país centro americano impacta fuerte en una economía muy dependiente de remesas enviadas por emigrantes. Pero, ¿es también un desafío a los Estados Unidos?
Adam Dubove
por Adam Dubove |
El presidente de El Salvador

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ofrece su discurso anual a la nación ante el Congreso, en San Salvador, El Salvador, el martes 1 de junio de 2021. (AP Foto/Salvador Melendez)

Un pequeño país centroamericano se convirtió en el primero del planeta en adoptar Bitcoin como moneda de curso legal, abriendo una nueva etapa en la historia del criptoactivo.

La decisión del presidente Nayib Bukele, anunciada en la conferencia Bitcoin 2021 en Miami, y refrendada por la Asamblea Legislativa, equipara al Bitcoin con el dólar estadounidense. De esta manera, los participantes de la economía salvadoreña deberán aceptar la criptomoneda (salvo algunas excepciones) si alguien desea pagar con ella.

Esta decisión tiene un gran impacto para El Salvador, un país con gran dependencia de las remesas enviadas por emigrantes, principalmente desde Estados Unidos, y donde el 70% de la población no accede a una cuenta bancaria.

Durante el primer trimestre de 2021, los salvadoreños recibieron unos US$1.700 millones en remesas, lo que implica también que las empresas transmisoras de dinero embolsaron al menos un 10% de ese dinero, en concepto de costos y comisiones de envíos.

Bitcoin, por otro lado, es una red abierta y como tal ni los salvadoreños o ninguna otra persona debe esperar una autorización o permiso para participar de la red; y, además, pueden transferir valor a una fracción del costo de medios tradicionales.

Sin dudas, el respaldo oficial ayudará a que aumente la adopción de la criptomoneda en el país y así millones de salvadoreños podrán ahorrarse una gran cantidad de dólares que pasaban a las arcas de Western Union y que ahora quedarán en sus propias billeteras.

Pero hay algo más.

Bitcoin: las verdaderas intenciones de la decisión de El Salvador

La adopción de Bitcoin por parte del gobierno de El Salvador (que incluye un impulso a la minería utilizando energía limpia geotérmica proveniente de los volcanes de la zona) se enmarca también en una decisión de corte geopolítico.

Desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, las relaciones entre Washington y San Salvador se deterioraron. Bukele, además, quedó en el ojo de la tormenta luego de remover a los jueces de la Corte Suprema y al fiscal general, acusados de frenar legislación anti-Covid19.

Frente a cuestionamientos por parte de la administración Biden, la decisión presidencial parece un tiro por elevación a Washington que observa con suspicacia, y como una amenaza (a su monopolio monetario), el ascenso del Bitcoin. El tema se pone más interesante.

Bukele no sólo promueve la criptomoneda como una manera de empoderar a los salvadoreños, sino que lo utiliza como una herramienta para marcarle la cancha a Estados Unidos. Y esto es una novedad.

Bukele vs EE.UU.

En el pasado, para desafiar a Estados Unidos los países solían adoptar un régimen comunista, atacar los derechos de propiedad de sus propios ciudadanos y promover la lucha armada en países vecinos.

Bukele, en cambio, optó por incomodar a la potencia del norte ofreciéndoles a sus ciudadanos la posibilidad de ahorrar en la única moneda que tiene una emisión prestablecida y limitada, que no puede ser confiscada por agentes estatales y que resiste cualquier intento de censura.

Si los gobiernos que quieran irritar a Estados Unidos comienzan a optar por la adopción de Bitcoin antes que la implantación del Socialismo del siglo XXI o de relaciones carnales con China, entonces podemos agregar un renglón más a la larga lista de razones por las cuales Bitcoin hace que este planeta sea un mejor lugar para vivir.

* Adam Dubove - Bitcoiner. Co-fundador de Ichimoku Fibonacci y Central de Brokers

s