Diversidad de género

Apenas un 14% de las mujeres integran directorios en las empresas más importantes del país

Un informe relevó 6.186 casos entre las 1.000 compañías que más venden en la Argentina. Sólo 5% de los cargos de presidente están ejercidos por mujeres. Qué pasa con el rol de las mujeres empresarias.
Mujeres empresarias: Mariana Franza

Mujeres empresarias: Mariana Franza, de Ualá; Tamara Vinitzky, de KPMG; Laura Gé, de Banco Santander; y Patricia Pomies, de Globant. 

Los datos muestran un preocupante estancamiento de la presencia femenina en la conducción de las empresas radicadas en Argentina. Mientras que en 2019 el porcentaje de mujeres era del 11.7%, en el último relevamiento el número sólo ascendió levemente a 13.7%.

El informe, realizado por cuarto año consecutivo entre KPMG y revista Mercado analizó un total de 6.186 miembros, de los cuales 5.340 son hombres y 846 son mujeres. Otro dato significativo es que los cargos de presidente están ocupados por hombres en el 95%, es decir, apenas 5% son mujeres.

Tomando la base del ranking de las mil empresas que más venden en el país, las primeras compañías con mujeres que presiden los directorios son BBVA, Peugeot-Citroën Argentina, Correo Oficial de la República Argentina, Danone Argentina y Provincia ART. Mientras tanto, entre las que tienen un 40% o más de mujeres en sus directorios están Cargill, Telefónica Argentina, Coto, Droguería del Sud y ICBC.

De las mil empresas relevadas, 64 poseen directivos (presidente, CEO, gerente general, etc.) designados por empresas extranjeras con filiales en el país.

Ausencia de mujeres en la conducción

Para Tamara Vinitzky, socia a cargo Diversidad & Inclusión en KPMG Argentina, es preocupante esta situación en la alta conducción de las empresas locales. “A este ritmo, los números nos indican que si se aspira a alcanzar un 30% de mujeres en directorios deberían pasar alrededor de 120 años. Esto nos indica que estamos hablando mucho de la importancia de tener mujeres en esos espacios, de incorporar miradas diversas para la toma de decisiones, pero poco de redoblar el esfuerzo para que las cosas pasen, porque a este ritmo nosotros no llegaremos a ver un cambio real”, dijo.

En la misma línea, Patricia Pomies, COO de Globant y miembro de WCD Capítulo Argentina, opinó que “la falta de una mayor presencia de mujeres en los directorios de las compañías es la punta del iceberg de un desafío enorme y urgente: para acelerar la transformación digital necesitamos más mujeres apasionadas por la tecnología en todas las áreas de nuestras organizaciones”.

Un reciente informe sobre diversidad de género reveló que en las 3.000 empresas más grandes que cotizan en bolsa de Estados Unidos, sólo 21.5% de las posiciones de directorio están ocupadas por mujeres. Si bien hay mejoras (era un 18,5 % en 2018), los avances son lentos. “A este ritmo alcanzaremos la paridad en 2032; hoy el 2.4 % de esas compañías tiene un 50% de mujeres en sus directorios. Debajo de la superficie, la masa de hielo muestra una enorme necesidad y, también, una gran oportunidad”, indicó Pomies.

Mujeres empresarias y cambio generacional

A pesar de que el debate está instalado desde hace años en la sociedad en general y en el universo corporativo en particular, en la práctica las situaciones de sobre representación de hombres en los cargos de máxima responsabilidad dentro de las organizaciones constituyen la norma.

“La evolución del rol de la mujer en los directorios durante los últimos 15 años no solo implica un tema de cantidad sino también de calidad: el aumento paulatino de posiciones de directorio ocupados por mujeres debe estar acompañado de una valorización diferente del rol y de un mejor aprovechamiento del mismo. Sin embargo, aún queda un largo camino por delante”, sostuvo Laura Gé, directora independiente en Banco Santander.

Por último, Mariana Franza, chief Operating Officer de Ualá, cree que un factor clave para avanzar en la equidad social es el cambio generacional y la creciente aceptación del valor de la diversidad. “El 63% de la población mundial tiene menos de 40 años. En 10 años, el 70% del talento de una compañía estará compuesto por estos grupos generacionales y, en 20 años, estas mismas generaciones serán el mayor contribuyente al PBI mundial. El 49% de esta población se reconoce o se identifica como mujer”.

Finalmente, Franza puntualizó que “estas generaciones valoran la autenticidad y la diversidad como una forma de vida. Se rehúsan a dejar su individualidad al entrar a la oficina, y están convencidas de que ser diferentes es lo que agrega valor. Quieren trabajar en compañías inclusivas, porque se sienten valoradas e identificadas con la cultura de estas empresas”.

¡Seguinos en Google Noticias y enterate de todas las novedades sobre política y economía nacional e internacional!

s