Desigualdad

Brecha de empleo: las mujeres sufren más la desocupación pero mejora la inserción en el mercado laboral

El desempleo en mujeres creció de trimestre a trimestre pero descendió en términos interanuales. Qué otros indicadores marcan las características del escenario actual.
Qué indicadores explican las características del mercado laboral y la inserción de las mujeres

Qué indicadores explican las características del mercado laboral y la inserción de las mujeres

Mientras que en el nivel general el desempleo se mantuvo en un 7%, para las mujeres la cifra fue del 8,3%. Un 0,6% más que en el cuarto trimestre del 2021 pero 4% menos que en el mismo período del año anterior. Para los varones, en tanto, fue del 5,9%, lo que representa una merma del 0,5% en la variable estacionalizada y un descenso del 2,6% en términos interanuales.

Con un año de distancia, la brecha entre géneros, una de las razones más centrales que explican la desigualdad económica en perjuicio de las mujeres, pasó del 3,8% al 2,4%, con un aumento de la diferencia trimestre a trimestre del 1,1%.

Empleo y actividad: los indicadores que muestran inserción y participación

La tasa específica de empleo para mujeres de 14 años y más bajó un 0,4% desde el anterior trimestre y alcanzó el 46,0%, lo que la ubicó unos tres puntos por encima del primer trimestre del año anterior. Se destaca el ascenso interanual tanto para las edades entre 14 y 29 años, que pasó de 29,3% a 33,5% (4,2 p.p.), como para el grupo de edad entre 30 y 64 años, de 61,7% a 65,2% (3,5 p.p.).

Brecha de género.webp

Este indicador muestra la participación de las mujeres en el mercado de trabajo, y es la más alta de la serie estadística que comienza en el año 2004 (medida para los primeros trimestres de cada año). Por otro lado, la tasa de actividad de las mujeres, que mide la inserción laboral, alcanza al 50,2, siendo el valor más elevado de los últimos 18 años, según relevó un informe del Ministerio de Trabajo sobre los datos del organismo estadístico.

El estudio también observó la mejora en la tasa de actividad de las mujeres en relación a la evolución de la participación en el mercado de trabajo de los varones. La diferencia entre la tasa de actividad de mujeres y varones es del 27% en el 2022, y "es la menor brecha de toda la serie que se inicia en el año 2004". "En el año 2017, por ejemplo, la tasa de actividad de las mujeres era un 34% inferior a la tasa de actividad de los varones", advirtió la cartera.

Diseño sin título (15).jpg

¿Qué factores explican los cambios en las brechas y los niveles de empleo en las mujeres?

Economistas y analistas coinciden en que las tareas de cuidado no remuneradas interrumpen trayectorias laborales y dificultan la entrada al mercado de las mujeres. Según la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) ellas desarrollan el trabajo no remunerado en mayor proporción: el 91,6% de las mujeres se encarga del trabajo doméstico, de cuidado o de apoyo a otros hogares o voluntario mientras que, en el caso de los varones, lo hace el 73,9%.

Las mujeres de entre 14 y 29 años son las que más realizan este tipo de tareas (83% contra 65,4% de los varones) y eso se traduce en mayores niveles de desempleo: las jóvenes son las que presentan la mayor tasa de desocupación, con un 16,8% en el primer trimestre 2022.

Los cambios en las tasas de empleo y actividad, según Trabajo, en tanto, se explican por "dos fenómenos que tienden a reducir algunas de las dimensiones que caracterizan a la desigualdad en el ámbito laboral entre el varón y la mujer: las mujeres consiguen aumentar su participación laboral, al mismo tiempo que se amplían sus oportunidades laborales".

"En el primer trimestre de 2022, la tasa de desempleo de las mujeres alcanza al 8,3%. Este valor se encuentra casi 3 puntos porcentuales por debajo de la tasa verificada en el mismo trimestre de 2020 (9,7%) y es el índice más bajo desde el año 2004", destacó el informe.

Se habló de
s