icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

El fin de la campaña marca también el fin de la política cambiaria actual: opciones para un escenario post 27-O

El fin de la campaña marca también el fin de la política cambiaria actual: opciones para un escenario post 27-O
Guido Sandleris, presidente del BCRA

El fin de la campaña electoral marca también el final de la política cambiaria actual del gobierno. No es la primera vez en la Argentina que una elección define para el gobierno de turno su estrategia con el dólar. Un clásico argentino es provocar un atraso cambiario en la previa a los comicios, mejorar los salarios reales, y después de la votación, llega la devaluación y la caída de los salarios.

En este caso, al igual que en 2015, se llega con controles de cambio o cepo, ventas de dólares a futuro y de reservas. La información del Banco Central es parcial dado que no muestra las reservas desagregadas, netas de maquillaje como el swap con China, préstamos del Banco de Basilea o bien encajes de depósitos en dólares en bancos. Tampoco informa la posición de dolar futuro del BCRA actualizada.

De todas maneras, dado que las reservas netas se estiman en 11.000 millones de dólares solamente, es obvio que habrá más restricciones si el resultado de las elecciones y quien resulte ganador no logren calmar a inversores.

Sólo un triunfador el domingo que dé seguridad en su gestión, que asegure un buen manejo de la economía con un equipo técnico sólido podría hacerlo. Por ahora ello no ocurre.

Ahora bien, ¿cuáles serían las medidas que podría tomar el BCRA tras las elecciones?

No hay que tener demasiada imaginación dado que sólo basta mirar las operaciones permitidas hoy al tipo de cambio oficial.

En base a ello, ir tachando. La historia económica reciente también muestra ejemplos de cuáles son las medidas que adopta un banquero central argentino ante esta crisis. Pasan por los siguientes aspectos:

1) Hoy la demanda de dólares en la plaza es 95% proveniente de ahorristas. No hay aluvión de empresas comprando vía sobrefacturación de importaciones. Por ello si se quiere limitar la demanda hay que ir sobre los ahorristas.

Un banquero ayer explicaba a A24.com que hay muchos haciendo “puré”, es decir comprando al tipo de cambio oficial y vendiendo en el “blue” pero como no tienen los 10.000 dólares para hacerlo en una sola operación, lo hacen en varias.

Por ejemplo, empiezan comprando dos mil dólares y los venden en el “blue”, repitiendo la transacción cinco veces. Por ello es que una posible limitación del BCRA es que haya un sólo ticket, una sola transacción habilitada por hasta u$s 10.000.

2) La más fácil es también bajar el monto máximo de compra hasta 2000 dólares por mes. Con ello se corta de cuajo el “puré”. Paradójicamente el “puré” es lo que permite reducir la brecha dado que quienes hacen esa operatoria terminan ofreciendo sus dólares en el “blue”. Es decir que con las restricciones adicionales, el “blue” puede subir de precio y acercarse al “contado con liqui”.

3) El gasto con tarjeta en el exterior en dólares por ahora no está generando una sangría de divisas al BCRA. Por ello es que si bien es una alternativa, no hay razón para gravarla con impuestos o para limitarla. Pero seguro está en el menú del BCRA.

4) Siempre que hay controles de cambio, surgen empresas que sobrefacturan importaciones para hacerse de dólares baratos.

Por ahora la demanda de dólares de empresas está limitada y no sería blanco de restricciones adicionales. Recuérdese que en el kirchnerismo las importaciones se limitaron por diferentes mecanismos. Pero también está en el menú para aplicarse en algún momento.

Nada será igual desde el lunes en mercados y en la economía en general. Las apuestas están hechas.

Guillermo Laborda Foto
por Guillermo Laborda @GuillermoLabord
SUBIR

NWS

Ovación

Show