Conflicto en Neuquén

Desabastecimiento, riesgo del Plan Gas y pérdidas millonarias: un conflicto gremial pone en jaque las operaciones petroleras en Vaca Muerta

Lo que comenzó como un reclamo salarial de los trabajadores de salud de Neuquén desembocó en un inaudito golpe al corazón petrolero del país.
por Julia D´Arrisso | 13 de abril de 2021 - 20:08
Desabastecimiento

Desabastecimiento, riesgo al plan Gas y pérdidas millonarias: Un inaudito conflicto pone en jaque las operaciones petroleras en Neuquén. Crédito: Rionegro.com.ar

Lo que comenzó como un reclamo salarial de los trabajadores de salud de Neuquén desembocó en un inaudito golpe al corazón petrolero del país. Los empleados de sanidad cortaron las rutas, lo que imposibilitó el ingreso a los yacimientos, generó desabastecimiento en las estaciones de servicio, pérdidas millonarias y puso en riesgo el cumplimiento del Plan Gas.

Hace una semana atrás, un grupo de trabajadores de la salud cortaron las rutas en pedido de una recomposición salarial, pero la manifestación impactó sobre la industria petrolera. “Los autoconvocados de salud no estaban de acuerdo con los acuerdos salariales con el gobierno provincial -que primero fueron del 12% y luego subieron al 15%- y cortaron las rutas. Hay unos 15 o 20 cortes en toda la provincia”, describió una fuente del sector desde Neuquén. Sin embargo, según explicó, el conflicto escaló cuando los manifestantes bloquearon la destilería de YPF en plaza Huincul, que abastece a toda la región.

Esto puso inmediatamente en aprietos al sector, que actualmente tiene unos 40 equipos parados, entre perforación, fractura, terminación y asistencia en Vaca Muerta. “A esto se suma una pérdida de producción en instalaciones remotas o que tienen evacuación de líquidos (petróleo, gasolina) por camiones. Hay, además, una pérdida futura, que se asocia al retraso en la conexión de pozos”, indicó una fuente de la industria a A24.com. Esta parálisis representa una pérdida de 10 millones de dólares.

La primera consecuencia directa se vio en el abastecimiento de las bocas de expendio para los usuarios, ya que se estima que existe un quiebre de stock –esto es, que falta al menos algún tipo de producto- en 53 estaciones a las que no pueden llegar los camiones que cargan el combustible.

Pero esta situación también despertó la indignación de las compañías petroleras que operan en el lugar. “Dada la imposibilidad de acceder a nuestras áreas de Fortin de Piedra y Los Bastos con personal de relevo de operación y mantenimiento, y con insumos, no se puede fracturar ni perforar. Tecpetrol tiene hoy tres equipos de perforación y uno de fractura parados dado que no puede ingresar la arena para el set de fractura ni tampoco ingresa el gasoil para los equipos de perforación, entre otros insumos”, explicaron a este medio en Tecpetrol.

Sumado a esto, el bloqueo también generará un fuerte impacto en los planes del Gobierno. La suspensión de actividades perjudica el funcionamiento del Plan Gas, que se vería retrasado en la perforación de nuevos pozos, enganche y construcción de la infraestructura de superficie. “La pérdida se puede estimar en 1 millón de metros cúbicos día de gas”, explicaron en el sector.

En la secretaría de Energía, que comanda Darío Martínez, mantienen un fuerte hermetismo. “Nada para decir”, insisten. Sin embargo, según pudo reconstruir este medio, la preocupación sobre el avance del conflicto está latente. La inquietud no es casual, ya que, si el conflicto continúa, el Gobierno tendrá problemas para cumplir con la ejecución del plan de producción gasífera en los meses previos al invierno.

“Hay un plan que habilita a las empresas a producir en mayor cantidad y evitar la importación de barcos de gas, que cuesta una cantidad de millones. Estábamos en plena puesta en marcha y eso se ha retrasado. No sé si se podrá retomar, pero esto es un gran prejuicio para el país”, reflexionó un representante del sector mientras escuchaba las manifestaciones desde su casa en el sur del país.

Se habló de