Opinión

Diálogos con "José Tasa": el blue se acerca a los $200 ¿qué escenario económico se viene?

Todos los números macroeconómicos de la Argentina son frágiles. Crece el financiamiento del Tesoro con emisión monetaria. Señales contradictorias para el acuerdo con el FMI.
Guillermo Laborda
por Guillermo Laborda |
Diálogos con José Tasa: el blue se acerca a los $200 ¿qué escenario económico se viene?

El eterno dólar: el blue se acerca a los 200 pesos y complica al gobierno a tres semanas de las elecciones. ¿Qué puede pasar de ahora en más? En un extenso diálogo con el experto financiero que se escuda bajo el seudónimo de José Tasa, abordamos todos los interrogantes, varios por cierto, que jaquean a la economía argentina. Una frase del célebre economista Rudiger Dornbusch retoma valor en el análisis de lo que se viene. Almuerzo de por medio en Roldán, sede de grandes encuentros empresarios, debatimos sobre el auge del bitcoin y la nueva ola de compras en las criptomonedas.

Periodista: Se recalentó el dólar y no sabemos hasta dónde puede llegar…

José Tasa: Todo me hace acordar a una gran frase de Rudiger Dornbusch quien señaló que “las crisis pueden tardar tiempo en producirse, pero cuando ocurren, se desarrollan rápidamente”. Todos los números macroeconómicos de la Argentina son frágiles. Todos. La única duda que uno tiene es cuándo se va a producir la crisis.

La brecha es ya de casi 100% entre el dólar oficial y el blue. Hay gran concentración de vencimientos de deuda en el corto plazo: a las Leliq del BCRA hay que sumarle el festival de letras lanzadas por Martín Guzmán y que están indexadas por la inflación y por el dólar oficial.

Crece el financiamiento del Tesoro con emisión monetaria. Hay elecciones de por medio con un gobierno que puede debilitarse más. Hay un vencimiento con el FMI y pocas chances de acuerdo para refinanciarlo. La pregunta entonces no pasa por la razón de la suba del dólar. La duda pasa por cuándo se tomarán en la Argentina las medidas para corregir todos esos desbalances.

Periodista: Perfecto. ¿Cuándo va a ocurrir ello?

José Tasa: No se observa en el corto plazo una reacción en ese sentido. Tome en cuenta las declaraciones de Máximo Kirchner en Lanús contra el FMI y los medios de prensa. Perdón que insista con mi visión pesimista pero los problemas que tenemos los argentinos son dos: los datos macroeconómicos que le acabo de mencionar y, no menos importante, la reacción del gobierno que quiere profundizar ese camino. No veo un giro a la racionalidad económica después del 14 de noviembre. Creo que vamos a tener mucho ruido y es difícil anticipar cuál va a ser la salida.

Periodista: Llama la atención que los bonos sigan cayendo…

José Tasa: ¿Le parece raro? ¿Cuánto deberían valer los bonos en caso de un default con el FMI? No se olvide que el FMI es acreedor privilegiado del país y siempre cobra antes que los bonistas. Cuando uno habla con funcionarios del BCRA descartan ese escenario de default con el Fondo.

Pero al mismo tiempo no quieren hacer ningún tipo de ajuste de las cuentas públicas. Están gastando mucha energía en lograr que la comunidad financiera internacional apruebe una reducción de las tasas que cobra el organismo a los países deudores en lugar de cerrar rápido el acuerdo. Pero la tasa que cobra el FMI a países se incrementa con el paso de los años porque precisamente se incentiva a que los países no se conviertan en deudores eternos del FMI sino que vayan normalizándose, y vuelvan a acceder al financiamiento en el mercado de capitales.

Volviendo a la información pura: Alberto Fernández sabe lo que implica un default con el FMI. No hay nadie en el gobierno trabajando en un escenario de default. Pero me queda la duda de si ello es producto de un exceso de optimismo entre los funcionarios sobre las negociaciones en curso.

La posición de los Estados Unidos quedó graficada en una reunión que tuvo poca difusión pero que fue importante. Me refiero a la de Gustavo Béliz con la secretaria de Asuntos Estratégicos de EE.UU. Wendy Sherman. En ese encuentro nos mandaron a resolver los problemas que tenemos con el FMI, al FMI.

Lo que pasa en el FMI, queda en el FMI. No habrá ninguna intervención del Tesoro norteamericano a favor de la Argentina en la negociación. Era lo previsible de todas maneras. Volviendo al tema de los bonos, pueden seguir cayendo aún más. Recuerde que los nuevos bonos surgidos del canje tienen cupones de intereses más bajos por lo que no hay que comparar sus precios con los precios de los bonos argentinos antes de la restructuración de la deuda que hizo Guzmán en 2020.

Creo que los tenedores de papeles argentinos ya saben que se viene una restructuración de la deuda en 2024 con el nuevo gobierno, pero creo que en esa ocasión puede haber más quita de capital. Igual falta una eternidad.

Periodista: La inflación sigue su camino…

José Tasa: Roberto Feletti insiste con sus controles. Débora Giorgi es la mediadora con empresas. Todo un show. Se lo intenta aplicar sólo en el conurbano sin impacto real alguno. Los intendentes y los militantes fueron a sacarse fotos este fin de semana en supermercados para luego subirlas a twitter.

¿Realmente pensamos que pueden controlar precios de 1.500 productos? Recuerde que los argentinos de menores ingresos compran en comercios de barrio donde lo más probable es que los precios suban más que en los supermercados. El impacto electoral es neutro o negativo de estas medidas.

Periodista: ¿Las elecciones cómo las ve?

José Tasa: A diferencia de lo que piensa la mayoría de los analistas, creo que la diferencia se puede ampliar a favor de la oposición. Veremos.

Periodista: ¿Qué piensa del bitcoin?

José Tasa: La SEC, la Comisión de Valores norteamericana autorizó el primer fondo que invierta sobre esa criptomoneda. Pero advierte que es un activo manipulable en su precio, poco transparente, por lo que sólo autorizó el fondo que opera sobre los contratos a futuro de bitcoin.

Está claro que desde ahora en adelante habrá una gran cantidad de fondos que se lanzarán sobre ethereum y el resto del mercado cripto. Pero los inversores deberían tener cierto cuidado. Como dicen en Wall Street, invertiría solamente “fun money”, o sea, un monto de dinero que, de caer de precio, no me altera mi nivel de vida.

s