El rumbo de la economía

Elecciones PASO 2021: qué lectura hacen los economistas y los mercados sobre los resultados

Después de un revés difícil para el Gobierno, qué puede suceder en materia de gasto público, déficit y dólar. La expectativa del mercado y las dudas sobre los términos de un acuerdo con el FMI.
Carlos Toppazzini
Diego Landi
por Carlos Toppazzini | por Diego Landi |
Alberto Fernández junto a Martín Guzmán. (Foto: archivo)

Alberto Fernández junto a Martín Guzmán. (Foto: archivo)

Estas elecciones PASO 2021 trajeron, desde lo estrictamente político, un golpe difícil de digerir para el oficialismo. Por eso, en materia económica, será clave lo que llegue de acá en adelante. Los cambios -o profundizaciones en su rumbo- que pueda implementar el Gobierno tras el mensaje de las urnas tendrá su correlato en variables como el precio del dólar, la inflación, los salarios, el valor de activos y el acuerdo con el FMI. Hay miradas que prevén más radicalización y otras advierten que no habrá mayores cambios de raíz.

Para Lorenzo Sigaut Gravina, director de Análisis Macroeconómico de Equilibra , en el mercado se esperaba que “una elección cuesta arriba” para el Gobierno porque el Frente de Todos “había ganado las elecciones con una fuerte impronta económica de dar vuelta lo que había sido la segunda mitad del gobierno anterior”. Pero por “la pandemia y otras cuestiones no lograron reencauzar la economía de manera rápida”.

Según el especialista, los resultados económicos fueron magros. "Al comparar los indicadores de 2021 con 2019 la economía llegaba igual, en el mejor de los casos, y frente a 2017, es todo muy negativo". ¿Por qué? Básicamente porque “el país viene ya de una recesión muy profunda en 2018 y 2019, y durísima en 2020”, indicó.

Para el analista económico Damián Di Pace, de Focus Market, el resultado de las elecciones tiene un doble impacto. Por una parte, lo que ve el mercado, “una situación alcista de las acciones de empresas con expectativa positiva y sin demasiado movimiento en el mercado cambiario”.

Y, por otro, están en juego varias situaciones: “Para revertir este resultado el Gobierno nacional va a intentar intensificar el incremento del gasto público. Eso se da en un marco en el que crecerá el déficit fiscal y la emisión monetaria, que no va a tener como contrapartida una necesidad real de la demanda de dinero en el contexto actual”.

“Esto puede llevar a cabo un alza inflacionaria más elevada y aumentar los pasivos remunerados del BCRA”, agregó.

Salarios, emisión, acuerdo con el FMI tras la dura derrota del gobierno en las PASO 2021

Por su parte, Hernán Letcher , director del Centro de Economía Política Argentina, asegura que “la recuperación del salario real aparece como una necesidad imperiosa del Gobierno para modificar el resultado de cara a las generales”. Y, en ese sentido, considera que “se continuará por la senda del crecimiento económico, aunque es evidente que esa recuperación no ha llegado al conjunto de los argentinos”.

Más contundente, el economista Gabriel Caamaño destacó que hay “un mensaje de reprobación a la gestión” y que “lo ideal es que el Gobierno interprete que este enfoque de política económica lo trajo hasta acá”.

De cara al futuro, cree que “van a hacer más de lo mismo” porque “esto es lo que son ellos”, no habrá un cambio de enfoque sino que buscarán “acomodar un par de variables que le den aire para llegar a 2023 ”.

Para el economista Diego Martínez Burzaco, Jefe de Investigación de Inviu, "vamos a ver un r ally de los activos financieros durante algunos días". Y consideró, en diálogo con A24.com, que "los problemas de la macroeconomía siguen".

Además agregó que "la pelota está del lado del Gobierno para lograr consensos y presentar un plan económico que demanda la sociedad para que la economía no empeore. Se debe hacer dentro de un acuerdo político porque el Gobierno ve desafiada la mayoría que tiene en el Congreso y especialmente en el Senado".

En tanto, Nery Persichini, gerente de inversiones de GMA Capital, analizó para A24.com: "Los activos tenían en precios un escenario de mayor paridad. Como base, un "empate", que incluía una victoria a nivel nacional del oficialismo por menos de 5 puntos, debajo de la cota de los 40 puntos. El resultado de ayer sorprendió al mercado porque la oposición logró números mucho mejor a lo esperado. Esto, incluso, podría hacerle perder el quórum en el Senado al Gobierno, algo impensado en la antesala de las PASO 2021".

Persichini agregó: "Los movimientos de hoy ajustan las expectativas previas al resultado de las PASO. Los bonos en dólares mejoran hasta el 5% en el exterior, mientras que las acciones que cotizan en Nueva York se disparan hasta el 15%".

Caamaño no ve cambios positivos en el corto plazo: "Vienen dos meses de asistencia monetaria y política fiscal para mejorar la performance electoral. La economía real va a seguir mal. Lo que vamos a tener es que los precios de los activos va a estar disociado de lo que pase en la economía. Esa expectativa nos sirve a todos porque es el resultado de anclaje de expectativas".

La pregunta, dijo en A24, "no es tanto si va a haber acuerdo con el FMI si no cómo será ese acuerdo".

Ahora, consideró Martínez Burzaco, “la pelota está del lado del Gobierno para lograr consensos, presentar un plan económico como el que demanda la sociedad y esperar que la cuestión económica no empeore”. Todo esto deberá lograrlo “dentro de un acuerdo político porque el Gobierno ve desafiada la mayoría que tiene en el Congreso y en el Senado”.

PASO 2021: la economía que viene

En efecto, la situación de la mayoría en el Congreso “puede resultar determinante para el Gobierno en el próximo años, sobre todo pensando en el acuerdo con el FMI que debe pasar por el poder Legislativo", coincidió Sigaut Gravina.

Su análisis proyectó que el Gobierno “tendrá que recalcular y eso le pone más presión a la estrategia expansiva de política económica de corto plazo para salir a inyectar más recursos en los sectores de menos poder adquisitivo, lo que significa más gasto del sector público financiado con emisión y eso en el mercado cambiario, lo veo más complicado”.

De sostenerse una emisión para incrementar el gasto público y financiar el déficit, añadió Di Pace, el Gobierno llegaría muy debilitado a noviembre. "En esa línea debería lograr gestionar la política y la economía y, sobre todo, dejar condiciones de gobernabilidad", dijo.

De acá a noviembre, agregó Caamaño, “se buscará una mejora de corto plazo pero nada profundo porque el Gobierno se queda con lo superficial sin ir a las causas”.

Paradójicamente, sostuvo, “ una derrota de ellos es una buena noticia para el mercado, hay una oxigenación de expectativas y eso le puede servir al Gobierno, ya que vamos a tener un mejor anclaje de expectativas, por lo que puede generarse un horizonte que en 2023 haya un cambio, esa es una nueva chance ”.

Sin embargo, aclaró, vienen “dos meses de asistencia monetaria y política fiscal para mejorar el desempeño electoral. La economía real va a seguir mal”.

Por último, Di Pace aseguró que “hay reservas muy debilitadas” y estos resultados “aplazan todavía más una negociación con el FMI”. Eso, en el corto plazo, genera “una expectativa de inestabilidad, si es que no se toma una decisión para avanzar en ese acuerdo con el organismo”, puntualizó.

Empotrar

s