Tecnología

¿En qué piensan los creadores de empresas nativas digitales?

Las organizaciones se preparan para escalar sus negocios en la post pandemia. ¿Qué características tienen? Tres casos de éxito y recomendaciones para crecer.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
Muchos emprendedores ya piensan naturalmente en negocios digitales. 

Muchos emprendedores ya piensan naturalmente en negocios digitales. 

El desarrollo tecnológico de las empresas ya no es motivo de análisis, sino una realidad o necesidad urgente en organizaciones tradicionales que buscan la mejor manera de hacer la transición hacia modelos de negocio con perspectivas de futuro.

Esta situación, en cambio, casi no existe en los ecosistemas emprendedores, donde predominan pymes o compañías de base tecnológica, nacidas naturalmente digitales para existir, crecer y escalar a nivel global.

De acuerdo con un estudio de Microsoft, más de la mitad de las pymes cambió su estrategia y objetivo de negocio durante la pandemia y el 74% considera que continuará con la implementación de nuevas tecnologías después de esta etapa.

El uso de la tecnología será un habilitador para la recuperación económica después de la pandemia y debemos acompañar a los emprendimientos de base tecnológica para que puedan escalar sus modelos de negocio”, asegura Wilson Pais, director de Empresas Digitales para Microsoft Latinoamérica.

En este escenario adquiere mayor relevancia un tipo de compañía particular que, cada vez más, ocupa un lugar central en la escena productiva de países latinoamericanos: las empresas nativas digitales.

Entre sus principales características, se pueden enumerar:

  • Son compañías con base 100% digital.
  • Surgen para cubrir demandas propias del siglo XXI.
  • Son muy jóvenes, nacieron en los últimos diez años.
  • Favorecen la deslocalización de su fuerza laboral. No necesitan oficinas para funcionar.
  • Sus empleados llevan ADN emprendedor, incluso dentro de la misma organización.
  • Aplican modelos híbridos de trabajo.
  • Nacen para ser globales. Muchas venden sus servicios directamente a otros países.

Emprender para las finanzas

Julián Colombo es argentino y trabajó durante toda su vida en la industria financiera hasta que en 2017 fundó N5, la start-up que desarrolló una plataforma de software para la industria fintech y que hoy permite a bancos y aseguradoras digitalizarse totalmente. Cuenta con 200 empleados y oficinas en 13 países, con gran presencia en Latinoamérica.

“Hay tres puntos clave para emprender y desarrollar una empresa nativa digital: uno técnico, otro económico y el operativo”, explica Julián desde su oficina en Estados Unidos, en diálogo con A24.com

Para el ahora CEO de la firma, el aspecto técnico consiste en encontrar un problema que pueda resolverse usando bits en lugar de átomos: antes debíamos escribir una carta, ahora podemos dar la orden a una PC y 20 personas reciben un mensaje. Es decir, hay infinidad de problemas que pueden resolverse en forma digital y acá entra el factor económico que, según el empresario, implica entender si esa solución es lo suficientemente valiosa, difícil de replicar y eficiente como para poder generar una empresa alrededor de ella.

“Mi impresión es que la gran mayoría de start-up digitales parten de una idea que no tiene viabilidad económica, salvo que se produzca un evento muy improbable”, confiesa.

La recomendación de este emprendedor digital es apuntar a modelos realistas, ser conservador dentro de la innovación: “Si esta empresa no encuentra inversores, no se convierte en la número 1 del mundo o no es comprada por una multinacional, ¿tiene viabilidad? ¿Puede pagar sus costos?"

La buena noticia, dice, es que los negocios digitales suelen requerir inversiones bajas. “Si abro un supermercado necesito mucho capital, pero una app para hacer la compra remota puede escribirse en unas semanas, pagando un programador y sólo invertir si llegan resultados positivos”, asegura.

Finalmente, el tercer punto, el operativo tiene que ver con todo lo que implica gestionar una empresa, algo que el emprendedor digital típico desconoce, como aspectos legales, fiscales o regulatorios, que pueden ser mucho determinantes.

code-1839406_1920.jpg

Ciberseguridad y protección de identidad

VU Security es una compañía global que fundó Sebastián Stranieri en 2007, enfocada en ciberseguridad, prevención de fraudes y protección de la identidad. Hoy tiene más de 130 clientes en 25 países y trabaja en distintos sectores, desde bancos hasta retail.

“El punto clave para emprender y desarrollar una empresa nativa digital es estar enfocados en los objetivos”, cuenta Sebastián para A24.com

Y agrega que también es importante contratar a personas que sean independientes: “Es decir, un modelo digital 100% remoto no soporta a gente que no sepa trabajar de manera independiente o que no sea, de alguna forma, entrepreneur, incluso para emprender dentro de la misma compañía”.

Innovar en gestión de cargas

La idea original que llevó a emprender a Diego Bertezzolo, CEO de Avancargo, era mejorar la experiencia en la contratación y el transporte de las cargas. La compañía fue acelerada por NXTP Labs en 2017 y elegida por el Grupo Murchison, la Organización Román, Globant Ventures y Supervielle CVC para recibir inversión de capital emprendedor en 2019.

Para Diego, en gran medida, ser una empresa digital desde su nacimiento significa haber llegado al mercado “libre de prejuicios sobre cómo deben ser los procesos y, sobre todo, estar abiertos a pensar nuevas maneras de hacer las cosas”.

En su caso particular, eso se traduce en romper con un modelo de negocios que “lleva décadas definiendo cómo se debe operar en el transporte de cargas, cómo se deben medir los riesgos y cuáles son los costos implícitos de este tipo de operaciones”.

Por eso, cuenta, “los desafíos son múltiples pero siempre pensándonos primero como empresa digital y luego como actores del sector”. Eso, asegura, les permite cierta libertad creativa y constructiva de cara a problemáticas del día a día como cuál es la forma más eficiente de operar, cómo reemplazar procesos costosos con tecnología, cómo impactar en los márgenes de toda la cadena, etc.

El efecto pandemia

Sin dudas, la pandemia aceleró un proceso que se venía gestando en el tiempo y dejó algunas enseñanzas como que “ningún negocio es 100% resiliente, aunque las empresas que incorporaron tecnología digital demostraron estar mejor preparadas y ser capaces de transformarse cuando nos enfrentamos a cambios estructurales”, reconoce Sebastián Aveille, gerente de Pymes de Microsoft Argentina.

Para el directivo, la transformación digital ya está en la mente de los emprendedores como algo natural y, también se ubicó dentro de las prioridades del resto de los empresarios. Lo más importante es comenzar.

En este contexto de pandemia, reconoce Diego Bertezzolo, los desafíos se multiplicaron pero también se aceleraron dinámicas muy sanas para las compañías. “La buena noticia es que de las mejoras no se vuelve y lo importante es poder aprovechar los ciclos, acelerar los procesos de digitalización facilitando las transiciones para enfocarnos en rodear de servicio a nuestros usuarios”, dice.

Para Sebastián Stranieri, en tanto, esta pandemia sirvió para mostrar qué negocios están funcionando y cuáles son los distintos competidores alrededor del mundo, lo que llevará a un agrupamiento de las compañías que hacen lo mismo para tomar la ventaja del conocimiento local de cada uno de esos grupos. “Creo que habrá muchísima oportunidad de emprender en cualquier parte del planeta, es algo que quedó en evidencia en este tiempo y los emprendedores deben aprovecharlo”, finalizó.

s