Emocionante

La incertidumbre política impacta en la conducta de los inversores en las renovaciones de deuda

Guillermo Laborda
por Guillermo Laborda |
La incertidumbre política impacta en la conducta de los inversores en las renovaciones de deuda

La calma que aporta la estabilidad del dólar está ocultando una conducta de inversores: la reticencia a renovar vencimientos de la deuda. Las dudas que genera el resultado de las elecciones presidenciales se están haciendo sentir.

En la licitación de Letras del martes, las LECAP y las LECER renovando el 67% y el 18% de lo que vencía respectivamente. En total renovó el 60% liberando u$s 870 millones. Sería interesante descubrir qué porcentaje de las renovaciones se hizo a través de organismos oficiales para poder medir exactamente el comportamiento de los inversores del sector privado.

Pero, lamentablemente, los comunicados oficiales no dan los datos desagregados. Según consigna el economista Federico Cohen, en enero las licitaciones de LECAP tenían un porcentaje de renovación del 107% (se emitían más de lo que vencía) mientras que en mayo ese porcentaje se redujo al mencionado 67%.

¿Qué efectos tiene este fenómeno? En primer lugar, a medida que se acerquen las elecciones, implicará una mayor presión al dólar. Otro efecto es el impacto de las mayores tasas de interés sobre las cuentas públicas. Las LECAP al 28 de febrero del 2020 en la última licitación se terminaron adjudicando a una tasa del 62,92% mientras que las LECER de corto plazo, al 30 de agosto, se hicieron a 27% por encima de la inflación.

A futuro hay otros elementos a tener en cuenta. El mes próximo vence el equivalente a u$s 1.700 millones por amortizaciones del Bono Dual y del BoPoMo. ¿Se irán al dólar los pesos que cobren los inversores que poseen esos papeles? Seguramente el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, ofrecerá nuevos papeles para tentar a los inversores a que renueven los vencimientos. Como viene ocurriendo, la tasa de interés que deberá ofrecer estará en función de la incertidumbre que genere la elección presidencial.

Federico Cohen señala también que “los vencimientos que tiene por delante entre junio y diciembre se presentan como un gran desafío; son seis licitaciones y la primera es el 24 de junio, posterior a la presentación de listas”.

Por ello es que más allá de los logros del Gobierno en cuanto a estabilidad del dólar, la vulnerabilidad sigue siendo alta a las señales que reciban inversores del resultado de las elecciones presidenciales. El TC20 por ejemplo, un papel que ajusta por inflación, ofrece a sus tenedores una sobretasa de 33% por encima de la inflación.

Refleja ese alto rendimiento el posible retorno a un cepo al dólar y un tipo de cambio desdoblado. Una alternativa de inversión atractiva para los arriesgados generales.

Se habló de
s